Desde Southampton al Stadio Olimpico

Todo comenzó en 1988, yo tenía 7 años y mi abuelo, que era aficionado del Arsenal, me llevó a The Dell a ver al Southampton enfrentarse en su estadio al Arsenal. Fue también un gran día para un Alan Shearer de 17 años que debutaba en su primer partido de liga con el Southampton y que, hasta el día de hoy, sigue siendo el máximo goleador histórico de la Premiership con 260 goles y un título de liga cosechado con el Blackburn.

Aquel día recuerdo el olor del estadio y estar rodeado por miles de caras desconocidas que nunca antes había visto, pero tenía una extraña sensación de conocerlos de toda la vida porque todos ellos estaban allí por la misma razón. Los siguientes 90 minutos fueron la experiencia más emocionante que he vivido nunca, el Southampton ganó 4-2 y el aún desconocido y joven Shearer marcó un hat-trick. Desde aquel momento quedé enganchado y, afortunadamente en contra de los deseos de mi abuelo, ahora era un aficionado del Southampton más.

Mi padre era originario de Guildford y se había mudado a Southampton cuando fue destinado aquí en el Ejército, por lo tanto no era un aficionado de los Saints o un gran amante del fútbol. Debido a ello yo nunca tuve esa pasión heredada “de padre a hijo” pero sí que aprendí de los aficionados que me rodeaban acerca del odio hacia un club en concreto. No entraré en detalles sobre nuestros vecinos (Pompey) pero sin importar cuántas vueltas le den a las cosas, en el fondo de ese gran mito, ellos conocen la verdad tanto como nosotros.

La siguiente temporada, cada sábado que los Saints jugaban en casa le rogaba a mi padre que me llevase a The Dell a ver a mi amado club rojiblanco. Mi padre solía aguantar de pie durante 90 minutos en la Milton Road End conmigo mientras veía cómo el Southampton cosechaba una de sus mejores temporadas finalizando séptimo en la antigua First Division.

Avanzamos unos años hasta 1992

Hubo algo increíble para una generación de aficionados al fútbol en Inglaterra como fue el comienzo de la emisión de la Serie A italiana por parte de Channel 4 en un programa llamado Football Italia. Esto coincidió con el fichaje de Paul Gascoine por la Lazio.

Los sábados a la hora de comer tocaba ver Gazzeta Football Italia, donde el extremadamente sarcástico James Richardson hacía una revisión de los titulares de la semana de muchos periódicos deportivos italianos. También ponían todos los resúmenes y mejores jugadas de los partidos del fin de semana anterior y de entre semana. Yo veía estos programas y flipaba con los estadios, los aficionados, la increíble habilidad técnica de los futbolistas y las equipaciones que lucían estos clubes.

Los domingos televisaban uno de los encuentros de la Serie A, para entonces ya había nacido mi amor por todo lo italiano. Todo lo relacionado con el fútbol italiano parecía estar a un millón de kilómetros de casa y era muy emocionante y exótico. Seguí yendo a ver al Southampton durante toda mi adolescencia, luchando año tras año y peleando por evitar el descenso casi cada temporada, pero siempre estaba pendiente de la Serie A.

En realidad nunca seguí a ningún equipo italiano en particular hasta mi primera visita a Italia en 1998. Esto fue en la misma época en la que comencé a darme cuenta de que los chavales en el fútbol vestían de una cierta manera, bebían en determinados pubs y también se movían de una determinada manera. Obviamente se trataba de aquello que llamaban casual, algo que cambió mi perspectiva en casi todo lo relacionado con el fútbol. Ya no era solo un deporte, sino toda una cultura en la que me estaba sumergiendo.

Mi primera visita consistió en un viaje de tres semanas a lo largo y ancho del país, dedicando 2 o 3 días a cada una de las principales ciudades y teniendo en cuenta todos los lugares de interés y puntos de referencia a lo largo del camino. Durante el viaje pasamos tres días en Roma, uno fue el sábado 5 de diciembre… ¡Cambiaría mi vida para siempre!

La Roma jugaba contra el Perugia, así que compramos entradas para el partido, estaba muy emocionado de ver por fin un partido en directo de la Serie A. A medida que te acercas al estadio cruzas el Ponte Duca d’Aosta, pasando por todos los puestos de material, y vislumbras el Stadio Olimpico. Nunca lo olvidaré. Ves el obelisco de Mussolini y la enorme magnitud del estadio romano, me dio escalofríos. Al entrar al campo, fui recibido con la vista de la famosa Curva Sud. Sentía que por primera vez todo aquello ya formaría parte de mí para siempre, las banderas, las pancartas y el gran número de seguidores en una grada. En medio de un estadio ruidoso y humeante de marihuana, la Roma ganó por 5-1 acabó por alumbrar mi amor por The Giallorossi.

Después de 19 años e incontables visitas a Roma, he sido testigo de un Scudetto, dos Coppas Italia y dos Super Coppas Italia, lo que no supone un gran éxito para un club de esa talla. Sin embargo, he podido seguir la carrera de uno de los jugadores más leales y uno de los más emocionantes de las generaciones recientes y no cambiaría eso por nada. ¡Francesco fue y siempre será Roma!

Lo que siempre me hizo volver a Roma una y otra vez fue la pasión de sus aficionados. Suele escucharse que los seguidores en Inglaterra se refieren a su equipo como una religión, pero esto no es así, al menos no en comparación con Italia… En Italia es RELIGIÓN. Las coreografía de los ultras… Semanas y semanas de planificación de pancartas y tifos para grandes partidos, canciones sobre antiguas rivalidades que datan de antes de la unificación de Italia, la política de izquierda o derecha en las gradas… El fútbol en Italia es como ninguna otra cosa que haya experimentado un día de partido, amo a mi club Southampton y siempre lo haré, pero hay algo un poco especial acerca de Roma que me hará volver por el resto de mi vida.

En los últimos años he visitado Roma mucho más a menudo y he hecho grandes amistades. A través de darles el coñazo sin parar logré persuadir a uno de los grupos romanistas para que nos visitaran en Southampton. Les encantó la ciudad y el club y ahora nos visitan una o dos veces por temporada.

He viajado por toda Europa con Roma. En uno de esos viajes, contra el Real Madrid, me encontré con un fanático de Roma llamado Giorgetto. Nunca he conocido ni conoceré a otra persona como este hombre, él era un Capitán de Roma, una gran personalidad y carisma que posiblemente no podrías conocer. Por desgracia, Giorgetto falleció el año pasado y aunque solo lo conocí una vez, él siempre se mantuvo en contacto y me entristeció profundamente cuando me enteré de su fallecimiento. Su funeral solo puede describirse como un funeral de Estado, con cientos de personas y grupos ultras alineados en las calles de Roma con pancartas y lanzando bombas de humo y bengalas.

Tengo muchos amigos en Roma y ahora hemos forjado una amistad entre AS Roma y Southampton, y estos son vínculos de por vida que nunca se romperán. ¡No puedo imaginar mi vida sin estas personas o la AS Roma!

IMG_0021IMG_9253IMG_9770

Forza Scum

Daje Roma

Bernard Scummer

 

Anuncios

From Southampton to the Stadio Olimpico (English version)

It all started in 1988, I was 7 years old and my grandfather who was an Arsenal supporter took me to The Dell to watch Southampton play at home to “The Arsenal”. It was also a very big day for a 17 year old Alan Shearer who was making his first team League debut for Southampton, and to this day is the Premierships leading goal scorer with 260 goals netted and a Premier League title with Blackburn.

I remember the smell of the ground and being surrounded by thousands of strange faces I had never seen before, but it felt like you knew them and always had done because they were all there for the same cause. The next 90 minutes were the most exciting thing I’d ever experienced, Southampton won 4-2 and the unknown youngster Shearer scored a hat-trick. I was hooked from that moment on and thankfully against my grandfather’s wishes I was now a Southampton supporter.

My father was from Guildford and had moved down to Southampton when he was stationed here in the Army, so he was not a Saints supporter or a great lover of football which is why I never had that “from father to son” passion passed down to me so I picked up the hatred for one specific club from the supporters around me. I won’t get into any detail about our neighbours (Pompey) but no matter how much spin they put on things, deep down behind that great myth they know the truth as well as we do.

The following season, every Saturday The Saints were at home I’d beg my father to take me to The Dell to watch my now beloved red and white stripes. My father would regularly endure standing for 90 minutes on The Milton Road end with me as I watched Southampton have one of their finest seasons finishing 7th in the old First Division.

Fast forward a few years to 1992

Something incredible happened to a generation of football fans in England as the television station Channel 4 started to show Italian Serie A football on a programme called Football Italia. This coincided with Paul Gascoigne signing for Lazio.

On Saturday lunch time Gazzetta Football Italia was shown, the extremely sarcastic and witty James Richardson would review the headlines from the many Italian football papers from the previous week. They would also show all the highlights from the weekend before and the midweek fixtures, I would watch in awe amazed by the stadiums, the fans, the incredible technical ability of the players and the different strips worn by these sides.

On a Sunday they would show a full 90 minute Serie A fixture, my head had well and truly been turned and my love for all things Italian was born. Everything about Italian football was a million miles from football at home and seemed so exciting and exotic. I continued to watch Southampton all through my teenage years, struggling year after year and scraping survival from relegation almost every season, but I always had one eye on the Serie A.

I never actually followed a particular Italian side until my first visit to Italy in 1998. This was around the same time I started to notice lads at the football that were dressed in a certain way, drank in certain pubs and moved in a certain way. This was obviously the casual side of things and it changed my outlook on pretty much everything involving football. It was no longer just a sport but a whole culture I would become immersed in.

My first visit to Italy was a 3 week trip travelling from the top to the bottom of the country spending 2 to 3 days in each major city and taking in all the sights and landmarks along the way. During the trip we spent 3 days in Rome, one was Saturday December 5th… It would change my life forever!

Roma were playing Perugia so we bought tickets for the match, I was so excited to finally be going to watch a live Serie A fixture. Approaching the Stadium you cross the Ponte Duca d’Aosta passing all the merchandise stalls and catch your first glimpse of the Stadio Olimpico, I’ll never forget it. You see the Mussolini DUX obelisk and the sheer Roman stature of the stadium, it gave me goosebumps. Upon entering the stadium I was greeted with the sight of the famous Curva Sud. Seeing that for the first time will stay with me forever, the flags, banners and sheer number of supporters in one stand. Amidst a noisy, smokey marijuana filled stadium Roma ran out 5-1 winners and my love for The Giallorossi was born.

19 years on and countless visits to Rome I have witnessed a Scudetto, 2 Coppas Italia and 2 Supercoppas Italia, so not much success for a club of that stature. However I have seen the career of the most loyal and one of the most exciting players of recent generations and I wouldn’t swap that for anything. Francesco was and will always be Roma!

The thing that always kept me returning to Roma was the passion of the fans, you hear supporters in England refer to their team as a religion but it’s not, not compared to Italy… In Italy it is RELIGION. The choreography of the ultras… Weeks and weeks of planning banners and displays for big games, songs about age old rivalries that date back before the unification of Italy, the left or right wing politics on the terraces. Football in Italy is like nothing else I’ve ever experienced on match day, I love my club Southampton and always will but there’s something a little bit special about Roma that will keep me returning for the rest of my life.

In recent years I have visited Rome a lot more often and made some great friendships. Through my non-stop pestering I managed to persuade one of the Roma groups to come and visit us in Southampton, they loved the city and the club and now they visit us once or twice a season.

I have travelled around Europe with Roma, one such visit to Real Madrid away I met a Roma fan called Giorgetto, I have never or will ever meet another person like this man, he was a Roma Captain and a more Larger than Life person you couldn’t possibly meet. Unfortunately Giorgetto passed away last year and even though I’d only met him once he always kept in contact and I felt deeply saddened when I heard the news. His funeral can only be described as a State Funeral with hundreds of people and ultras groups lining the streets of Rome with banners and letting off smoke bombs and flares.

I have many friends in Rome and a friendship between AS Roma and Southampton has now been forged and these are lifelong bonds that will never be broken. I cannot imagine my life without these people or AS Roma!

IMG_0021IMG_9253IMG_9770Forza Scum

Daje Roma

Bernard Scummer

 

Coventry y su firm “The Legion”

Coventry es la ciudad inglesa más alejada del mar ya que se encuentra en el centro de Gran Bretaña. En la Segunda Guerra Mundial fue una de las ciudades más bombardeadas por los alemanes debido a su gran importancia industrial. Una foto mítica es la de su antigua catedral, dejada tal cual fue bombardeada. Solo algunas murallas y pilares siguen en pie. En 1962 junto a la antigua catedral se edificó una nueva.

1024px-Coventry_Cathedral_Ruins_with_Rainbow_edit

Esta ciudad es famosa por la fabricación de automóviles, y es una ciudad obrera con muchos bloques de viviendas. A principios de los años ochenta fue calificada por algunos medios como la ciudad más violenta de Gran Bretaña.

El equipo de fútbol de la ciudad es el Coventry City fundado en 1883, juega en el Ricoh Arena (anteriormente Highfield Road) y actualmente milita en la Football League Two. Pero vayamos al grano y hablemos de lo que nos interesa.

Muy contentos no deben estar en Coventry con el escritor John King que describe así en su libro The football Factory a dicha ciudad y su gente.“Coventry está jodido. Tienen un equipo de mierda y una afición de mierda. Hitler tuvo la idea correcta cuando aplastó el lugar. Lo único bueno que salió de Coventry fueron The Specials y eso fue hace diez años”. Algún que otro hooligan que ha escrito un libro, tampoco los deja muy bien parados. Pero la realidad es que aunque no ha sido la mayor y más temible firm del Reino Unido, si ha tenido bastantes altercados a lo largo de los años. De hecho, entre 1999 y 2001, los hooligans de Coventry estuvieron involucrados en algunos de los mayores incidentes­ de todo el país. Tan activos estaban The Legion que la Policía de West Midlands ejecutó tres operaciones contra ellos simultáneamente.

C854KsMWAAE5bFQ

En la década de 1970, muchos Coventrians se encontraban entre los 40 arrestados en el partido que los enfrentó contra Wolves, uno de los mayores arrestos en un solo partido en esa época. Los partidos donde siempre había jaleo era contra Wolves, Aston Villa y, especialmente, Leicester. Pero no solo contra estos equipos había incidentes. La visita del Chelsea en 1970 fue el día que mayores incidentes hubo en la ciudad. Al menos 1,000 fanáticos del Chelsea intervinieron en los disturbios que hubo después del partido. En uno de esos momentos de jaleo hubo un incidente donde cuatro policías tuvieron que luchar para salir de una multitud de 500 hools enloquecidos que los golpearon y patearon.

A principios de 1973 el Coventry Evening Telegraph publicaba en su portada “Estos fans son como animales. Estamos hartos de esto en Coventry.” Esto se debía a una visita de 600 chicos del Leicester que arrasaron las calles cercanas a a Highfield Road, donde volaban botellas y ladrillos destrozando puertas y ventanas a medida que avanzaban. Un joven del Coventry tuvo que ser operado de emergencia por una herida de arma blanca que le perforó el hígado. Una chica de Leicester, de 16 años, fue tratada por una herida en el cuello después de ser alcanzada por algún objeto lanzado.

Después de algún que otro altercado en una campaña para tranquilizar a los ciudadanos, la policía prometió tener 50 agentes más para los partidos en casa. Quince días más tarde, las nuevas medidas anti-hooligan recibieron su primera prueba de fuego con la visita de la temida Red Army del Manchester United. Miles de fanáticos comenzaron a llegar a partir de las seis de la mañana. A pesar de que había más de 200 oficiales de turno, hubo daños generalizados en automóviles, tiendas y casas y se realizaron 32 arrestos. Catorce de los detenidos tenían menos de 17 años. Aunque a la mayoría se les concedió la libertad bajo fianza, un menor de 15 años fue puesto bajo custodia luego de que su padre se negara a pagar la fianza, alegando que su hijo estaba fuera de control. Durante el partido, la policía tuvo que lidiar con los hooligans del United que trepaban por las bases de los focos y los que se peleaban con los locales en el interior. Tres cuartas partes de los arrestados eran del Man United, aunque ninguno venia de Manchester. La primera línea de la Red Army que salía en la foto del Coventry Evening Telegraph del lunes siguiente, parecía una foto escolar, ya que ninguno de los pequeños hooligans llegaba al hombro del sargento de la policía al frente de la escolta.

Pequeños altercados continuaron durante el resto de la temporada y la policía anunció nuevas medidas para combatir el vandalismo. Coventry tenía un arma secreta en la lucha contra el hooliganismo en la forma del presidente de su club, Jimmy Hill. El presidente y ex futbolista hizo una cruzada personal no solo para librar a su club de la violencia sino también para echar una mano al resto del país. En septiembre de 1980, anunció que su club estaba considerando un sistema para registrar a todos los fans. También decidió hacer que su estadio tuviera todo asientos, así pensaba que habría menos incidentes. Pero ya los chicos de Leeds habían decidido durante mucho tiempo que los asientos eran preferibles a las gradas, especialmente cuando se arrancaban y se lanzaban.

Las noticas en los periódicos eran las mismas, nada cambió con los asientos. Después del triunfo por 4-0 en la FA Cup del Coventry sobre el Oxford United en febrero de 1982. Cuando quedaban 15 minutos para el final. La policía se movilizó entre la multitud para separar a la gente que se estaba peleando, pero se quedaron atrapados en una pelea que involucró a unos 100 seguidores. Al final, una lluvia repentina detuvo los problemas. TC, que pasó muchos años en The Legion, la firm del Coventry, recuerda a Jimmy Hill como un presidente innovador. “Tuvo alguna idea brillante, como el Sky Blue Special, el primer tren especial para seguidores, pero su idea de hacer que el estadio fuera todo sentado a principios de los años ochenta parecía en ese momento ser contraproducente. Ahora, cuando miras y ves todos los estadios con asientos, otra vez tienes que decir que el hombre tuvo una buena visión”. Cuando Highfield Road tuvo todo asientos en 1981 la capacidad se redujo de 36,500 a 20,600. También se retiraron las vallas. Jimmy Hill salió con esta declaración en el momento. “Es más difícil ser un hooligan sentado que de pie”. Fue extremadamente ingenuo, como se demostró en siguientes años cuando las invasiones de al terreno de juego convirtieron en algo regular y los incidentes dentro del terreno de juego ocurrieron con bastante frecuencia. Después de los problemas de Leicester y un par de otros incidentes, la valla fue reinstalada en tres lados del terreno de juego y, después de los incidentes contra los chicos de Leeds y Manchester City donde usaron los asientos como misiles, los asientos en el fondo fueron eliminados en 1985 y la grada de pie fue traída de vuelta. Se necesitaban más que algunos asientos nuevos para detener el hooliganismo.

Highfield Road47

En marzo de 1984, fue el turno de los zulus de Birmingham de arrancar los asientos y pelearse en el campo, el resultado cuarenta personas detenidas. Seis meses después, Coventry jugó con sus rivales del Leicester City. El hooliganismo estaba en su apogeo y los chicos de Leicester Baby Squad buscaron problemas. Estaban decididos a entrar en West Stand, hogar de los muchachos de Coventry. Un muchacho de Leicester casualmente fue a la taquillas del estadio y pidió 107 entradas, alegando que eran para su empresa con sede en Loughborough, que estaban por trabajo. El personal no creyó su historia, pero otro aficionado del equipo visitante intentó la misma táctica y esta vez funcionó. El partido llevaba solo dos minutos cuando Leicester anunció su presencia y comenzó la pelea. Pronto se extendió al campo y los equipos tuvieron que marcharse a los vestuarios ya que la pelea se mantuvo durante siete minutos. En su apogeo, cientos de chicos estuvieron involucrados en la pelea. Hubo más problemas después del partido cuando los fanáticos se enfrentaron en las calles vecinas y el centro de la ciudad. La FA ordenó una investigación inmediata, sobre todo debido a la facilidad con la que el chico de la Baby Squad compró las entradas. En parte como un intento de adelantarse a la sanción de la FA, Coventry anunció que esto repercutiría a los espectadores en forma de un aumento del precio del diez por ciento. Cuatro semanas después de la batalla campal, la FA impuso una multa de £ 1,000 al club.

La temporada siguiente en plena época dorada de la cultura casual nacía de The Legion, grupo casual del Coventry, que continúa existiendo hasta el día de hoy. El nombre fue pensado en la parte trasera de un minibús camino a un partido en Chester. En los siguientes años, The Legion movía grandes números de gente en partidos contra Forest, Birmingham y Leicester. Incluso en la década de 1990, Coventry Legion aún movía buenos números, más de 300 viajaron a Londres contra los Spurs en 1997 y 250 tíos fueron a Leicester en 1999. The Legion estaba formada por muchachos de áreas como Bell Green. En la mayoría de los partidos en casa, la firm se sentaba en el Sky Blue Stand o Sky Blue Terrace, junto a los grupos visitantes, y después del partido se reunían en el viejo bar Vauxhall Tavern en Hillfields y esperaraban que pasaran las mobs visitantes. Los incidentes dentro y fuera del terreno de juego a mediados y finales de los ochenta involucraron a Leicester, Birmingham, Man Utd, Q.P.R, Portsmouth y Aston Villa. Las firms londinenes siempre traían buenos muchachos, pero en Coventry siempre estaban preparados para liarla. La semifinal de la Copa de la Liga con Nottingham Forest en 1990 en Highfield Road vio a la firm de Coventry mover un buen número de gente. Hubo setenta y dos arrestos por enfrentamientos esporádicos entre cientos de simpatizantes alejados del terreno de juego. Forest siempre traía una buena mob a Coventry . Casi dos años después de que Birmingham y Coventry se enfrentaron en el terreno de juego en Highfield Road, los zulus volvieron y causaron problemas. Tres policías resultaron heridos cuando la firm de Birmingham comenzó a atacar. Un tren fue dañado y se arrojaron todo tipo de objetos contra los fanáticos rivales y la policía. Dieciocho personas fueron detenidas. La temporada siguiente fue ciertamente la más exitosa del Coventry City, ya que el club ganó la FA Cup, venciendo a los Spurs 3-2 en la final. En el camino, Coventry Legion la lió en todos lados. Coventry llevó grandes mobs a cada ronda con muchachos de toda la ciudad uniéndose. Fue una mezcla de casuals y chicos aficionados borrachos. Doscientos fanáticos de Coventry y Derby se pegaron después de que los dos equipos se enfrentaron en la Copa. Unos 80 se detuvo en Stoke y peleó con los locales a su regreso de un partido contra el Manchester United. Nueve chicos de Coventry fueron encarcelados luego de que unos 500 atacará a Chesterfield en el camino de vuelta después de ganar en los cuartos de final al Sheffield Wednesday. En dos horas de incidentes, los pubs fueron destrozados, siete policías resultaron heridos y 23 seguidores del Coventry arrestados. Los siguientes años fueron relativamente más tranquilos a lo que violencia se refiere. Las medidas firmes del club, la mala racha del equipo y la escena rave, que era muy fuerte en la ciudad, fueron factores claves para el bajón de hooliganismo. Fue durante este período que muchos de los comentarios menos favorecedores se escribieron sobre la firm del Coventry. Pero la violencia nunca desapareció; un chico del Tottenham fue acuchillado en la garganta durante una pelea con la gente de Coventry a fines de la década de 1980. A mediados de los años noventa, después de una relativa calma de incidentes, aparecieron algunas caras nuevas. En mayo de 1996, Coventry necesitaba para mantenerse un punto en último partido de la temporada contra Leeds, que trajo a su habitual y vibrante grupo de seguidores. Al final del partido, un empate sin goles significó que Coventry mantenía la categoria, ambas firms mantuvieron una gran pelea en el terreno de juego, Coventry era ligeramente superado en número por sus homólogos de Leeds, pero aún así dieron la cara. La policía tardó diez minutos en restablecer el orden y algunos chicos recibieron sentencias de cárcel por su participación en los disturbios. En 1998 Coventry venció al Derby 2-0 en la FA Cup, el preludio de una pelea entre 100 chicos del Derby y 80 del Coventry.

542688_10151488105094728_1664734122_n

Como siempre, los partidos contra Leicester era movida segura, como fue el caso en 1999, cuando en la FA Cup. Durante la semana, algunos muchachos fueron a Leicester para ver los pubs y ver dónde se encontrarían todos una vez que llegaran allí. En la mañana del partido, una buena turba se reunió temprano en un centro comercial en el lado Este de Coventry y se dirigió a Leicester en automóviles, furgonetas y minibuses. Esperaron a juntarse un buen grupo en un pub y cuando movieron a más de 100 personas fueron a liarla, hubo varios altercados cuando los grupos de Leicester intentaron atacar a la mob de Coventry, pero Coventry tenía la ventaja y nadie iba a detenerlos. Los incidentes estallaron en una gasolinera donde Coventry obtuvo un buen resultado ante los de Leicester. La policía intentó en vano controlar la situación y por momentos consiguió que la mayoría de la firm de Coventry entrara al estadio. Después del partido, que Coventry ganó, fue casi lo mismo ya que Coventry permaneció unido y tuvo una buena victoria. Esto demuestra cómo la organización y la planificación puede permitir que una firm entre en el centro de una ciudad, permanezca unida y obtenga un buen resultado contra su rival.

La temporada siguiente tuvo problemas en casa con Middlesbrough, Manchester United, Aston Villa y Leicester City. El día del partido contra el Aston Villa resultó difícil para la policía, ya que un grupo de 40 Villa Hardcore optó por quedarse en un pub del centro de la ciudad durante el partido. A las 4 de la tarde mientras 20,000 personas disfrutaban del partido, un grupo de 40 integrantes de Coventry Legion intentó asaltar el pub. Esta vez, la policía estuvo al tanto de la situación y logró mantener separados a los dos grupos.

Después de algunos incidentes más, el creciente problema en Coventry estaba comenzando a preocupar a la Policía de West Midlands, que siempre se ha considerado una de las más activas del país. Se obtuvo el consentimiento para videovigilancia adicional para el siguiente partido en casa de alto riesgo del Coventry, que sería contra el Tottenham. Las imágenes filmadas allí y la CCTV de los tres partidos anteriores formaron la columna vertebral de la Operación Freetime: doce personas fueron condenadas y nueve fueron enviadas a prisión. La sentencia más dura fue para Miro Cann, un chico de 22 años que fue capturado en el video persiguiendo a la firm del Tottenham con una botella, y luego peleando. Once de los doce chicos fueron sancionados con la entrada prohibida en todos los campos de fútbol de Gran Bretaña durante seis años. Mientras la policía lentamente analizaba 150 horas de filmación para la Operación Freetime, The Legión continuó. En enero de 2001, a Coventry le tocó el Man City en la Copa. Los clubes ya se habían enfrentado en Liga sin incidentes, pero esta vez el oficial de inteligencia policial de Coventry se enteró que un grupo de chicos de los que estaban investigando viajaban juntos. La policía de Greater Manchester fue alertada y, al llegar el bus a Maine Road, grabaron en video a todos los ocupantes. Los muchachos de Coventry se abrieron camino en la North Stand, pero luego de que Shaun Goater lograra el gol de la victoria para el Man City, se abrieron paso hasta Main Stand para enfrentarse a sus rivales de Manchester. La policía de Manchester solo tuvo ver la CCTV del estadio y el video que habían filmado antes del partido para identificar a la mayoría de los involucrados. La operación Edit culminó con cargos contra otra docena de hools del Coventry. Mientras ambos grupos esperaban juicio, Coventry jugó un partido en casa contra Portsmouth.

830712542

Hubo incidentes antes, durante y después del partido. La prensa informó que 140 de los chicos de la 6,57 Crew había hecho el viaje buscando venganza por cobarde paliza a un conocido chico de Pompey por algunos muchachos del Coventry en mayo de 1993. Rob Silvester, co-autor de Rolling with The 6,57, difiere de esta versión de los hechos. “Fue la primera vez que jugamos contra Coventry desde el incidente, pero también se sabe que los que le pegaran a este chico no eran de la firm de Coventry. No hay una razón específica por lo que sucedió, es solo que una vez por temporada todos escogen un partido al que ir. Coventry era ese patido. Solo fue una coincidencia “. La pelea condujo a la tercera operación policial, con nombre en código Rama. A principios de 2002, la Policía de West Midlands y la Policía de Hampshire publicaron fotos de 35 personas. Muchos se entregaron. Catorce fueron acusados posteriormente de desorden violento. Esto se produjo solo un mes después de que los doce de la Operación Freetime fueran enviados a prisión y dos meses después de que ocho chicos de Coventry fueran encarcelados por la pelea contra el Manchester City. Fueron unos meses malos para The Legion, para el deleite de la policía local. Sin embargo, las operaciones policiales no fueron el fin para la firm de Coventry. Más de 100 muchachos viajaron hasta Wigan en la temporada 2003/4 en venganza por haber sido atacados por sorpresa por sus oponentes en el partido en casa. Si bien la vigilancia evitó problemas, una nueva rivalidad había nacido. En la temporada 2004/5, Coventry juntó grandes mobs para Forest, Leicester y Derby.

Durante los siguientes años hubo algún que otro incidente como muestra este video contra Leicester en 2008.

Muchos chicos de todo el Reino Unido se meten con Coventry, pero Coventry podía juntar una buena turba. Ha sido un rival difícil para la mayoría de firms.

C.P. Company #EYESONTHECITY

C.P. Company Eyes On The City rinde homenaje a la autenticidad a través de la perspectiva personal de su gente. Eyes On The City explora diferentes escenarios urbanos y excepcionales paisajes que desarrollan una narrativa única.

La marca italiana crea este hashtag donde puedes hacer una foto con tu Goggle Jacket y tu ciudad como fondo, pones #eyesonthecity y compártelo en tu cuenta de Instagram. Las cuentas seleccionadas serán contactadas a través de Instagram Direct desde C.P. Company. Luego el equipo creativo de la marca seleccionará las mejores imágenes con la etiqueta #eyesonthecity  y las seleccionadas se convertirán en parte de la próxima campaña publicitaria de C.P.Company.

A parte de esto, la marca va publicando historias de artistas o personajes que tienen algo que contar. Hasta ahora hay tres historias. La primera es Rkomi nacido y criado en Calvairate, una zona de clase trabajadora en Milán. Este chico es la voz principal de la nueva e insurrecta escena del trap en italiana. En un viaje de 24 horas desde su barrio a los relucientes rascacielos del centro de la ciudad, nos guiará a través de la respiración, el ritmo y los poemas caóticos de su ciudad.

La segunda historia es el artista de graffiti internacionalmente reconocido como Mike “Cozek731” Rudaev. Este artista urbano ha estado activo desde los años noventa y tiene una relación cercana con su ciudad. Por supuesto, no solo se trata de vivir en Moscú y amar a la ciudad, se trata de cambiar su paisaje urbano, trabajar con aerosoles, carteles y técnicas mixtas.

La tercera es un conocido de este blog ya que hace un tiempo lo entrevistamos. No es otro que Gary Aspden, diseñador y coleccionista de ropa deportiva, Gary Aspden personifica la cultura británica de los años ochenta y noventa.

Desde las endurecidas ciudades del norte de Inglaterra hasta el corazón de la capital del Reino Unido, Gary describe su viaje por el país y la cultura casual entre diferentes generaciones.

Hay un viejo dicho británico que dice: “la ropa hace al hombre”. En este caso, la ropa ayudó a dar forma a toda una cultura, que todavía resuena fuerte hoy. Mucho más que cualquier tendencia, mucho más que moda.

Pasión en Croacia

Podríamos hablar de lo bonita que es Croacia o de sus múltiples y espectaculares paraísos naturales, pero hubo otro aspecto que me impactó (y para un futbolero como yo…), la pasión que alrededor de todo el país se vive hacia el fútbol, y más concretamente hacia un equipo, el Hajduk Split.

20170617_143702

Por todos es sabido, que la guerra de los Balcanes terminó de estallar en un campo de fútbol, en un partido que enfrentaban al Dinamo de Zagreb y al Estrella Roja de Belgrado cuando la policía Yugoslava comenzó agredir a aficionados croatas.En un momento dado, Boban jugador del Dinamo, propinó una patada a un policía para defender a sus paisanos. Esto fue la gota que colmó el vaso en una Yugoslavia a punto de estallar en guerra, donde más tarde Croacia lograría la independencia.

A raíz de esto Croacia formó una liga con solo equipos del país, destacando dos por encima del resto, el de la capital y el equipo más laureado del país el Dinamo de Zagreb y el equipo de la Costa Dálmata, el Hajduk Split.

Zagreb de interior, situada al norte y capital del país y ciudad del Dinamo, el archienemigo del Hajduk. Es a su vez el lugar y casi único en Croacia donde es imposible ver o encontrar simpatizantes o pintadas en favor del Hajduk. En clave de fútbol la ciudad se encuentra dividida entre el histórico grupo ultra Bad Blue Boys y los mercenarios de Mamic. A estos últimos se les llama así por que están pagados por el presidente para echar del campo a los BBB, los cuales apuestan por unas ideas contrarias a las de Mamic. Para mí sorpresa no encontré apenas señales por la ciudad, salvo un par de pegatinas de ninguno de los dos grupos, que pese a ser muy  numerosos, especialmente los Bad Blue Boys, si no tienes ni idea de su existencia tampoco ibas a saber de ella mediante un simple paseo por la ciudad.

20170617_095131

Y hasta aquí lo más normal, pero es cuando empiezas a bajar al sur de Croacia donde realmente te das cuenta de cual es la hinchada más pasional y el equipo más popular de Croacia. Se respira fútbol, se respira en clave de azul y rojo. Da igual donde mires o por donde vayas, da igual que sea una playa o que vayas por la carretera. El Hajduk Split cuenta con seguidores por todo el territorio y creerme, es fácil darse cuenta de ello. Es que es poner un pie fuera de Zagreb y empezar a encontrarte con simbología de todo tipo y en cualquier lugar, todo decorado de azul y rojo. Y claro, es imposible entender el Hajduk sin sus ultras, la Torcida Split. La Torcida es igual de importante que el club, es el grupo ultra más antiguo del mundo nacido en 1950 y domina las paredes del país entero. Lo de dominar las calles, ya que lo comenten los que allí lo viven, ya que hablamos de grupos punteros y sería injusto decantarse por cualquiera de los dos.

Y es que como reza una de las pintadas de Split “si tuviera dos vidas, las dos te las dedicaría a ti”, jamás tuvo tanta credibilidad como en esta preciosa ciudad del mediterráneo.

20170616_19132820170617_09514720170617_095234

Txorimalo

Fútbol y cine: Camino hacia la gloria (A Shot at Glory)

Este es el primero de una serie de artículos dedicados a películas con contenido futbolístico en mayor o menor medida.

Camino hacia la gloria (A Shot at Glory)

aWksI02YCH37qEGd8zQm2uNgCTvPelícula del año 2000 dirigida por el director de American Buffalo, Michael Corrente; música a cargo de Mark Knopfler y protagonizada por Robert Duvall y Michael Keaton entre otros. A mi personalmente me ha parecido entretenida esta película que busca las segundas oportunidades tanto en lo deportivo como en lo sentimental.

Cuenta la historia de un club escocés ficticio llamado Kilnockie, donde su nuevo propietario un americano presiona a su entrenador Leo McLeod, que se ve obligado a fichar a una vieja gloria del fútbol, alcohólico y problemático, Jackie McQuillan en su intento de alcanzar su primera final de la Copa escocesa.  Después de nombraros a dos  grandes actores entre los protagonistas, la cosa no queda ahí ya que también aparecen exjugadores, y es que el protagonista es, nada más y nada menos, que el gran Ally McCoist (en la película Jackie McQuillan), uno de los jugadores más grandes que ha dado Escocia, máximo goleador en la historia de la liga escocesa y máximo goleador del Rangers.

Una película que no es ninguna obra maestra pero que gracias a su historia entretenida,  sus grandes protagonistas y si a eso le sumas tu amor por el fútbol, seguro que te hará pasar la tarde del domingo más amena.

1f1d8c841ff6

A Peixería

En la Rúa Don Bosco 8 (Praza da Lupa) encontraremos A Peixería, un restaurante de cocina coruñesa de un amiguete.

El local cuenta con dos alturas, en la parte baja encontramos la cocina, baños, barra y unas tres mesas. En la parte de arriba está el comedor.

En A Peixería encontraremos un buen servicio y un trato agradable. Esto acompañado de buen producto es perfecto. ¿Qué podemos comer en este local? Sencillamente cocina coruñesa como unas láminas de sargo en aliño cebicheiro con calabaza y aguacate. Navajas plancha, emulsión de piñones y encurtidos. Almeja babosa al estilo de Ges. Guiso de fabas con centola. Tortilla al estilo de Betanzos. Laconada “A Peixería”. Pescados frescos de lonja como Lubinas, sargos, doradas, alfondegas asadas en piezas enteras que te servirá personalmente y te lo despinará uno de sus profesionales. Entre sus postres no puedes dejar de pedir un magnífico soufflé a la coruñesa.

IMG_20171101_134901666_HDRIMG_20171101_134916103_HDRIMG_20171101_140046822_HDRIMG_20171101_140053537IMG_20171101_140218458_HDRIMG_20171101_141323812IMG_20171101_143750645IMG_20171101_151108098IMG_20171101_151334333

Izquierda Casual beanie hat

Izquierda Casual beanie hat está hecho en 100% lana inglesa y fabricado en el Reino Unido. Disponible en dos colores, azul marino y gris. Cuenta con un parche con nuestro logo en la zona central directamente bordado en el gorro. Talla única.

A la venta mañana lunes 20 de noviembre a partir de las 21h en nuestra SHOP.

IMG_20171118_114528IMG_20171118_114843IMG_20171118_115048

MANCHESTER: FÚTBOL? MÚSICA? ROPA? PUBS!

Cuando uno piensa en fútbol instantáneamente le viene a la cabeza Inglaterra, cuna de grandes jugadores, equipos y entrenadores, una de las mejores y más competitivas ligas del mundo, la primera, la más antigua.

Si una piensa en Inglaterra y en fútbol, tal vez esté pensando en rojo, si, en el rojo del Manchester united el equipo más laureado de la pérfida Albión , a la par uno de los más odiados y queridos por el publico ingles. Pero no, no es ni al fútbol, ni mucho menos al United (en casa somos más del City, por eso de que este ahí Guardiola) a quien dedicaremos estas líneas, si no a la cuna de todo ello, las calles, paredes y edificios que lo han visto crecer desde hace siglos: La norteña, gris y lluviosa Manchester, más concretamente a sus pubs. Si tienes intención de adentrarte en este artículo, no olvides tu mejor chaqueta Gore-tex, calzado adecuado, unos Clark’s por ejemplo y por supuesto un hígado de hierro.

23634354_10212800170432903_1180181428_o

Si de bien es conocido por todos que Inglaterra en general, tiene una larga tradición de “Public house”, cerveceras y cervecerías, la ciudad de Manchester no queda al margen todo ello, sino más bien lo contrario. Abundan tanto pubs como buenos productores. Si desconocéis de esa tradicional, más vale que busquéis en google como beben y sirven la cerveza en Inglaterra antes de seguir leyendo, ya que es fundamental para entender su cultura cervecera.

Si nos disponemos a llegar a la ciudad con el Transpennine express proveniente del aeropuerto no dudéis en bajaros en Picadilly, la estación de tren más grande y céntrica de la ciudad. Ahí, junto a cafeterías, comida rápida y demás encontramos el Picadilly Tap, pub dedicado a la cerveza artesanal íntegramente, ligeramente más moderno pero sin perder el encanto. Podréis degustar en 20 cañeros distintos (10 dedicados al Cask y otros 10 de los que estamos más acostumbrados por estas tierras) una gran cantidad de cerveza proveniente tanto de lo más tradicional como las cervecerías mas punteras del momento por un precio entre las 3 y las 5 libras por pinta (si, pinta, 56 cl, no eso que nos sirven por aquí), eso sí, todo producto nacional y de cercanía, eso del “local” al menos en lo que la cerveza se refiera lo tienen bien integrado. No dudéis en pararos a la vuelta a por unas latas (de las cuales disponen dos neveras llenas) que ayudaran a hacer más ameno el viaje de vuelta.

PicadillyTap

Muy cerca de ahí, a tan solo unos pasos nos encontramos la micro cervecería de la archiconocida Cloudwater brewery la cual posee un humilde taproom donde podréis degustar a precios más que populares (3 libras por un tercio de pinta), ya que si sois asiduos a la cerveza artesanal sabréis a que precios corren sus cervezas en nuestro país, sus cervezas estacionales en sus 13 cañeros disponibles. Apresuraros a llegar temprano ya que solo abren de 18.00 a 23.00 los viernes y sábados y como podéis imaginar se llena rápido, si no es el caso, como hizo un servidor podéis comprar en gran variedad a muy buen precio sus latas y disfrutarlas tranquilamente en el hotel antes de irse a dormir.

Cloudwatertap

Si aún tenemos ganas de seguir degustando los brebajes locales, el Northern Quarter, es decir la parte norte del centro del a ciudad de Manchester es una de las mejores opciones. Ahí podemos encontrar una gran cantidad de pubs y garitos que a más de uno ya les gustaría tener en su ciudad, pero como soy yo quien escribo solo me centrare en los que a mi más me gustan, que son unos cuantos, para que negarlo. Tenemos el Smithfield Market Tavern, sede la cervecera Blackjack Brewery de la misma ciudad de Manchester. Al traspasar sus puertas encontramos un local realmente acogedor con varios ambientes, incluso una pequeña terraza para los fumadores del grupo. En su barra (igual que en la mayoría de pubs) encontrareis gran variedad de cervezas servidas en cask al igual que en draft (al que nosotros estamos acostumbrados) de su propia marca, la antes nombrada Blackjack Brewery junto con demás cerveceras de Manchester y de todo el país, podéis encontrar rarezas i cosas servidas en bomba de mano que jamás llegareis a probar en nuestras tierras, aprovechad, sin dudarlo. Con una media de 3 libras por pinta podréis degustar sin que os llore la cartera de un excelente ambiente que desprende el que es uno de mis sitios preferidos en la ciudad.

También, en la misma zona encontramos el pub Marble Arch, casa de una de las más populares cervecerías de Manchester, la Marble Brewery. Ahí encontraréis todos los clásicos de la marca, como pueden ser la Pint o la Bitter servidas de forma tradicional junto con las creaciones más actuales de dicha cervecera. Para seguir disfrutando del ambiente del Northern quarter recomiendo también el Crown & Kettle, el cual dispone de una barra exlusiva también para sidras, cosa que es de agradecer si os gusta este producto, The Angel el cual tiene un sitio exterior excelente para los días donde no aprieta tanto el frio o bien The Castle Hotel un clásico de la ciudad donde finalizar las noches ( ya que cierra sobre las 2/3 de la madrugada donde la cerveza no es lo mas importante si no mas bien el espacio, el cual dispone de dos maquinas de discos que por un puñado de libras podras disfrutar de los clásicos de la ciudad como Joy division, The Smiths, Happy Mondays, Oasis, Buzzcocks y demás música de esa que nos hacen poner los pelos de punta. ¿Qué más queréis? Buen ambiente, buena cerveza y inmejorable música.

Si os levantáis con ganas de comer o bien de gastaros el dinero, el centro comercial Arndale es uno de los mas famosos de la ciudad y sí, como no podría ser de otra manera también tiene su propio pub llamado Microbar, en unos escasos 3 metros cuadrados disponemos de una variedad de botellas y latas en neveras que os hará volver locos y si con eso no tenéis bastante, disponen de 10 tiradores que harán las delicias de los que como yo, prefieren comprar sentados en el sofá delante de una pantalla de ordenador y dejar los centros comérciales para los demás e invertir ese tiempo en tomar otra u otras cervezas más.

Pegado al centro comercial de Arndale tenemos el Café Beermoth, un pub moderno con el techo plagado de lúpulo y un local de los más asombrosos que he visto jamás, una belleza.

Desde la barra podréis ver todos sus barriles conectados a sus 14 tiradores de cerveza ,a través de una vitrina, mayoritariamente inglesa pero en este caso también de alrededor del mundo, así como una nevera repleta de cervezas, la mayoría Lambicas, Berliner weisse, Sours y envejecidas en barrica de todo tipo. No hay excusa para no tomar nada, para todos los gustos y colores.

Después de una dosis de modernez cervecera, si lo que queréis es un clásico, cerca de la plaza del Ayuntamiento de Manchester tenéis el primer y más antiguo pub de la ciudad, el Sir Ralph Abercrombie pero si sois mas de rarezas o sitios peculiares tenéis al lado el The Circus Tavern, el bar más pequeño pero con la bienvenida mas grande de toda Europa como ellos anuncian en su puerta. Si tenéis claustrofobia, mejor tomar una Half-pint ya que el sitio a partir de las 5 de la tarde puede resultar severamente agobiante.

Circustavern

Para finalizar nuestro recorrido por esta ciudad, entramos la zona sur del centro de la misma donde tampoco nos defraudara ni su ambiente, ni sus sitios para tomar un refrigerio. Junto al canal encontramos el The Knott, posiblemente la mejor terraza y balcón de toda la ciudad, con espectaculares vistas tanto diurnas como nocturnas y una selección de cervezas excelente. Partiendo de aquí y pasando por La FAÇ 51 Hacienda (este mítico club nocturno de la ciudad, que muchos de vosotros conoceréis) ahora reconvertido en apartamentos, encontrareis tal vez mi pub predilecto, el Peveril of the peak, pequeño edificio junto al canal, atractivo por fuera y cálido y acogedor por dentro. Dispone también de mesas exteriores en una calle peatonal. Pub económico donde los haya, encontrareis en el habitualmente, el que es uno de mis fetiches cerveceros en una de sus bombas de mano y la cual recomiendo a cualquiera, la Plum Porter de Titanic Brewery. Si ha sido un día lluvioso sentaros al lado de su fuego y disfrutar.

Siguiendo el camino encontraremos el The Lass 0’Gowrie, otro pub tradicional con terraza exterior que nos amenizara el camino hacia el The Refuge by Volta, un club/bar/restaurante asentado en un edificio espectacular, un interior asombroso y como cerveza habitual en uno de sus 5 tiradores, la Gamma ray de Beavertown. ¿Hace falta añadir algo más?

Refuge

Si tenéis ganas de descubrir algo más, solo los sábados de 12 del mediodía a 10 de la noche está abierto el taproom de Alphabet brewing Co., Runaway Brewery y Beer Noveau, 3 cervecerías afincadas en la ciudad de Manchester con un muy prometedor futuro por delante.

Si queréis saber más sobre que visitar en esta ciudad, donde comprar vuestra ropa favorita, las localizaciones más famosas de The Smiths o Joy division o donde comer un buen Pie & Mash y un contundente Full English Breakfast, es hora de coger el avión y averiguarlo por vosotros mismos.

Join the Ramble and Real Ale Club!

Bulldog breed