Las máquinas de tatuajes

La-historia-de-las-maquinas-de-tatuajes

Si tenemos en cuenta la historia de los tatuajes, las máquinas para tatuar son un invento reciente, que el arte del tatuaje durante miles de años, no necesitó para desarrollarse. Más allá de esto, en nuestros días los tatuadores cuentan con modernas y sofisticadas máquinas de tatuajes para realizar sus trabajos de la mejor manera.

Todos sabemos que la máquina no hace al tatuador, ya que lo que en realidad cuenta es el talento, sin embargo, tampoco se puede negar que las máquinas de hoy ofrecen muchas posibilidades al artista, dándole comodidad, flexibilidad y precisión en el momento de realizar su trabajo.

Pero, ¿qué es una máquina de tatuajes?

La-historia-de-las-maquinas-de-tatuajes-1

Básicamente una máquina de tatuar es un dispositivo electrónico que utiliza una bobina electromagnética que mueve una barra hacia arriba y hacia abajo dentro de una armazón a diferentes velocidades. A este armazón se le colocan las agujas que luego penetran la piel para hacer la perforación y al mismo tiempo depositar la tinta. 

Las primeras máquinas que se crearon funcionaban con baterías bajo los principios del electromagnetismo, descubierto en el año 1819 por el físico y químico danés Hans Ørsted, gracias a quien hoy debemos casi todas las aplicaciones prácticas de las máquinas de tatuajes que posteriormente se inventaron.

La primera máquina de tatuajes fue patentada en el año 1891 por el inventor y tatuador Samuel O’Reilly, un ícono en la historia del arte de los tatuajes. Y aunque él la patentó por primera vez, antes ya existían varios diseños que buscaban crear un dispositivo mecánico que mediante el uso del impulso electromagnético pudiera punzar la piel para crear tatuajes. Un gran ejemplo es el del popular inventor estadounidense Thomas Edison.

La-historia-de-las-maquinas-de-tatuajes-3

En el año 1876 y mucho antes que O’Reilly, Edison ya trabajaba en un dispositivo diseñado para ahorrarle tiempo y energía a los oficinistas, el cual constaba de una máquina electromagnética rotatoria con forma de lápiz que funcionaba conectada a una batería. Dicho artefacto era capaz de realizar stencils y perforar cartas, folletos y otros papeles, además, podía hacer pequeñas perforaciones en estos papeles y depositar un sello con tinta. Edison no tardó en darse cuenta de que esto podría también hacerse en la piel, y aunque no lo patentó, resulta curioso saber que para probarlo, Edison se tatuó con él.

Fué Samuel O’Reilly, quien era mucho más asiduo a este arte, quien años después entendió que podía reformarla y adecuarla para convertirla en una máquina de tatuajes tal y como la conocemos hoy en día. Entre estas modificaciones, O’Reilly añadió un tubo para depositar la tinta y poco tiempo después, recibió la primera patente para una máquina de tatuajes.

De todas formas hablar sobre la máquina de tatuajes moderna es hablar de Edison, quien insatisfecho con su invento de 1876 al año siguiente volvió a trabajar en una nueva versión de la misma máquina.

La-historia-de-las-maquinas-de-tatuajes-4

Agregando dos bobinas, este nuevo formato la hacía más útil y más flexible, siendo ésta la verdadera primera máquina de tatuajes moderna y que es prácticamente igual a las que existen hoy, aunque no sería hasta 1929 cuando aparece la máquina más similar y fue gracias a las innovaciones de Percy Waters.

Percy Waters colocó las bobinas electromagnéticas paralelas al tubo bastidor, agregó una especie de escudo para proteger el escape de las chispas y también un interruptor de encendido y apagado. El 15 de enero de 1987, Waters fue colocado en el Salón de la Fama del Tatuaje. Otras innovaciones a lo largo de los años incluyen herramientas que permiten controlar la profundidad de la aguja, la velocidad, la potencia y la fuerza de aplicación.

En la actualidad, las máquinas de tatuajes se siguen perfeccionando más y más. De hecho, muchísimos tatuadores tienen su propio diseño, sus propias creaciones y sus propias máquinas de tatuajes en el mercado.

¡Salud!

Stephan Peleman y sus fotos sobre Hooligans

Un fotógrafo profesional llamado Stephan Peleman decidió hacer un reportaje fotográfico sobre hooligans. Se centra principalmente en las escenas Belga (Amberes y Brujas) y Polaca (Legia Warsaw), pero también hay algunas fotos de la holandesa y la escena alemana en su página web. Algunas de las fotos son absolutamente cojonudas!. Éstos son algunos ejemplos.

legg oiu ta2 ta11