GLAM (1ªparte)

1972, todo lo acaecido en el 69 ya era historia. Vimos crecer el pelo de los chicos, y a los rudos skinheads, transformarse en elegantes suedeheads. Pero la evolución no se detuvo, y ya sabemos qué cuando uno és jóven, lo qué hoy te vuelve loco, al día siguiente lo odias. El Mod se convirtió en Skin, y de éste nacieron varias criaturas. Los antes citados suedeheads, volviendo a la elegancia,  los smoothies, realmente ni tan siquiera sé si existieron, o era un nombre diferente para un mismo estilo, y por supuesto, aquellos chicos qué poblaron las gradas, con sus pantalones semi-acampanados, sus tejanas ajustadas,  sus largas bufandas con los colores de su equipo, el pelo largo y por supuesto, aquello qué les dió el nombre, sus botas. Cómo habréis adivinado, estoy hablando de los bootboys.

bootboys1

Pero no sólo cambió la estética, la música nunca se escapa de los cambios, y siempre está en continua evolución. Aquél aguerrido reggae qué cautivó a los chavales de las botas y los tirantes, empezó a ralentizarse y lanzar proclamas en favor de Jah, Etiopía, rastafarismo y no sé qué ostias más, qué poco tenían qué ver con la forma de vida de los chicos de los barrios. Ya hacía tiempo qué las grandes bandas de los 60’s se embarcaron en un estúpido viaje, regado de ácido y psicodélia, qué ganó muchos adeptos entre los chavales de clase media, pero qué nunca terminó de cuajar entre la juventud proletaria, más dispuestos a pelear por defender su barrio o el equipo de sus amores, qué de enarbolar eslóganes en favor de la paz y el amor. A todo esto, una nueva vertiente del rock empezaba hacerse visible, y de qué manera!! Melenas crepadas, monos super-ceñidos de mil i un colores a cuál más brillante, y unas botas hasta los tobillos, con unos tacones imposibles, qué harían coger vértigo a más de un drag-queen.

H75_6

El rock siempre había sido transgresor,pero quizás esto era demasiado para la puritana y tradicional sociedad inglesa, y aún tenía qué llegar el punk, posiblemente aquí empezó a plantarse esa semilla, pero sigamos con nuestra historia. Detrás de toda esa parafernalia, nos encontrábamos un rock enérgico, pegadizo y coreable, sin solos de obóe de 9 minutos ni demás jipiadas alucinógenas, simplemente rock’n’roll glamurosamente disfrazado. Me parece curioso qué chavales amantes del mundo de las gradas, cómo eran los bootboys, continuadores de la estirpe hardmod, con la dosis de masculinidad qué esto conlleva, se volcaran o simplemente consumieran esta música, qué cómo poco podríamos decir qué era sexualmente ambigua, por lo menos en lo estético, pero qué coño!!, era buena música.

football - bootboys

Llegados a éste punto y puesto qué estoy hasta los mismísimos de escribir y posiblemente vosotros de leer chorradas, creo qué és mejor dejarlo aquí, y continuar en un siguiente capítulo, dónde os hablaré de la bandas qué personalmente más me gustan del género, y qué creo eran las más queridas por los chicos de las botas, e intentar encontrar la conexión entre el glam y el punk, y más tarde el oi!.Qué no te lo crees?,pues espera impaciente la segunda parte, mientras tanto, disfrutarlo!!

Don PG

Anuncios

2 comentarios en “GLAM (1ªparte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s