Violencia bajo cero grados

Los que ya disfrutamos en su día de una joyita cinematográfica como es “Fargo”, de los hermanos Coen, no nos podemos hacer los sorprendidos al comprobar que “Fargo”, la serie, se ha revelado como una de las mejores producciones televisivas de este año.

Billy Bob Thornton in Fargo

Sin ánimo de cometer spoilers, sirvan estas humildes líneas para dejar por recomendada la primera temporada de esta breve pero intensa serie. Todo en ella es calidad, desde las interpretaciones (Billy Bob Thornton encarna perfectamente al mismísimo diablo, Martin Freeman sufre una transformación psicológica al alcance de pocos actores, mientras que los personajes secundarios también mantienen un gran nivel) hasta la manera de rodar cada secuencia, pasando por un guión repleto de humor negro y situaciones inolvidables en el que claramente se nota la larga mano de los Coen (ejercen de productores ejecutivos en este proyecto).

Pero hay un aspecto concreto que me llama la atención de esta primera temporada, y es el tratamiento elegante y seductor que se hace de actos puramente violentos e injustificados que, salvando las distancias obvias, no andan tan lejos de ciertas situaciones que son denominador común en la cultura casual clásica (de la que lo poco que yo sé, es gracias al responsable de este blog y sus colaboradores, dicho sea de paso…) Me refiero, hablando en abstracto, a que de vez en cuando es fácil dejarse llevar por el encanto intrínseco que la violencia ha ejercido siempre sobre el ser humano desde que camina de pie.

65500

En el caso de “Fargo” (la serie), este peligroso y controvertido sentimiento planea de manera continuada por la pantalla, hasta el punto de sentir tanta simpatía por los “malos” que terminas justificando, al menos en parte, sus actos de cruda violencia. El lado oscuro siempre ha tenido su encanto, no lo vamos a negar ahora. Para el recuerdo quedan los maquiavélicos actos del asesino profesional Lorne Malvo (Billy Bob Thornton), o las venganzas envenenadas del “loser” Lester Nygaard (Martin Freeman). Y todo esto sucede en un paisaje eminentemente blanco, en el que la sangre tiñe de rojo la nieve virgen, los odios y venganzas dejan huella durante más de una noche… y donde la violencia despierta bajo cero grados.

O Rapaz

Anuncios

Un comentario en “Violencia bajo cero grados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s