Izquierda Casual Atlantic Flannel

image

Anuncios

Luton Town Vs Millwall 1985: The Kenilworth Road Riot

Creo que estaréis de acuerdo conmigo que la violencia siempre ha estado asociada al fútbol, tanto dentro, como fuera de los terrenos de juego. Según dicen las malas lenguas, la primera “pelota” utilizada para jugar al fútbol, fue la cabeza de un soldado romano muerto en batalla.
Si la década de 1960 fue el inicio, la década de 1970 fue la adolescencia, la década de 1980 fue la madurez sin duda de la violencia en el fútbol. Y 1985 fue sin duda “el año”. En marzo de ese año, los espectadores de la BBC se quedaron con la boca abierta viendo como se liaba en Kenilworth Road, en el barrio de Luton, en la sexta ronda de la FA Cup entre Luton Town & Millwall. La mayoría de los escritores lo describían como “el peor ejemplo de violencia en el fútbol, visto en un campo Inglés”.
Los Bushwhackers la firm del Millwall no solo encontró a la MIG Crew del Luton, también a otras firms rivales de Londres, que se habían juntado para la ocasión. Hubo disturbios e intensas peleas por el centro de la ciudad. Una hora antes del comienzo del partido, donde se supone que cabían 5000 personas, empezaron a entrar a saco, llegando a ser casi el doble. Los chicos del Millwall lanzaban botellas, clavos, monedas y destrozaban los asientos que fueron utilizados tanto como escudos como armas arrojadizas, ya que en varias ocasiones se enfrentaron con la policía y con los chicos del Luton.
Como misiles llovían sobre el césped bolas de billar, pelotas de golf… alcanzando al portero del Luton uno de estos objetos en un partido que veía como el equipo local ganaba al Millwall por un gol a cero.
En el minuto 14, el arbitro tuvo que parar 25 min el partido. El estadio quedó completamente destruido, los aficionados invadían el terreno de juego. Los disturbios continuaron después de que acabara el encuentro. La violencia reinó fuera del estadio entre las firms, lo que llevó al gobierno británico a tomar medidas severas contra los presuntos autores. Tal fue el impacto que el presidente del Chelsea, Ken Bates, dijo que quería poner vallas electrificadas en Stamford Bridge para mantener a los aficionados bajo control. Menudo bocazas.
Como dato destacar que hubo 47 heridos y 31 detenidos en los que se encontraban chicos del West Ham y Chelsea.
article-0-0000482A00000CB2-153_634x418 article-2269616-1737016B000005DC-546_634x422 slide_281201_2112920_free Luton-v-Millwall-09 slide_281201_2112917_free slide_281201_2112916_free slide_281201_2112959_free

Sarva Jeans, fabricados en Suecia

Sarva es una marca sueca que fabrica todos sus vaqueros en Suecia. Y esto es algo especial, ya que a lo largo de los años 60 y principios de los 70 Suecia producía con orgullo sus propios pantalones vaqueros a través de una serie de pequeñas fábricas de mezclilla en todo el país. Pero a finales de los 70, todas las fábricas suecas tuvieron que cerrar debido a la menor competencia de precio en el extranjero. Muchos asumieron que sería para siempre, pero ahora, por primera vez en 35 años pueden producir jeans en Suecia de nuevo en una pequeña fábrica que ha mantenido sus máquinas y el conocimiento de los días de gloria de la producción textil sueca. e5346dd0e266a47b1d73e1acae0b7726 Detrás de Sarva estan los hermanos Anton Olsson y Oskar Sommarlund, junto con otros miembros de la familia. Ambos hermanos tienen una amplia experiencia en la industria del denim, ya que están también detrás de la marca Denim Demon. Para los hermanos Anton y Oskar, la principal motivación con Sarva es establecer una marca de denim sueca que realmente produzca los pantalones vaqueros en Suecia. Estos hermanos crecieron en un suburbio de Estocolmo, sin preocupaciones acerca de sus raíces familiares. El patrimonio Sami rara vez se menciona. Desafortunadamente, su historia es bastante común. Ser Sami en la Suecia moderna no ha sido fácil, ha habido brotes de racismo y políticas desafortunadas del estado que han hecho que sea difícil mantener el orgullo vivo.  No fue hasta la edad adulta que ellos mismos se pusieron en contacto con su herencia y se le dio la oportunidad de conocer a sus parientes en el norte. Los sami son uno de los pueblos indígenas del mundo con idioma, cultura y costumbres propios. La palabra Sarva en South Sami se dice a los renos no castrados de 3 años.

No montan en caballo pero conducen motos de nieve muy rápido. Y sus habilidades de lazo son tan buenos como cualquier vaquero, a pesar de que los usan en los renos y no en vacas. Esta es la tierra de los sami en el norte de Suecia; aquí es donde Sarva tiene sus raíces. La cría de renos es un trabajo duro, y requiere ropa resistente al desgaste.

Para empezar, la etiqueta está ofreciendo dos modelos de jeans, en donde hacen mucho hincapié en los tejidos orgánicos, para ofrecer vaqueros ecológicos y de producción nacional.

Hablemos ahora de su vaquero premium, el Riekte Sami Selvage. Un jean hecho de 13,75 oz Denim Kaihara japonés, con varios detalles vinculados al patrimonio Sami, por ejemplo el parche de cuero, que está hecho de piel curtida naturalmente de reno. El azul, rojo y verde en el bolsillo trasero representa la bandera de South Sami. También incluye remaches ocultos en los bolsillos traseros.

Para finalizar echar un vistazo a su web. Sarva-Denimhunters-3knjih

Currando con clase

ippudo

Engineered Garments y Ippudo colaboraron para vestir a los gerentes de dicho restaurante. Lo normal es verlos de blanco o negro, pero esto combina lo mejor de dos disciplinas: prendas japoneses y comida japonesa.
Son lavables a máquina porque la cocina no es exactamente amable con la ropa de gama alta que tiene que ser específicamente limpiado a seco. En la misma calle, el restaurante puede incluso permitir a los clientes comprar su propio uniforme.

Hop Fiction, de La Quince Brewery

No es la primera cerveza que pruebo de los chicos madrileños de La Quince Brewery. Formada por Juan Lliso, Jacobo Lliso y Nacho Lliso. La Quince es el nombre de la casa donde se criaron. La cerveza la elaboran en las instalaciones de Guineu en Ca l’Arenys (Catalunya).

La cerveza en cuestión que probé fue La Hop Fiction, una American Pale Ale con un 5,4% ABV y 40 Ibus, elaborada con lúpulos Galena, Centennial y Citra, al igual que sus creaciones anteriores fue elaborada en las instalaciones de Guineu.

Tiene un color anaranjado oscuro, con algo de turbidez y poca espuma, aunque he leído en algún sitio, que tenia una espuma duradera, en mi caso no la vi. Contiene toques frutales con un sabor amargo, que destaca bastante. Me parece una buena cerveza de La Quince.

Destacar su etiqueta que rinde homenaje a la película de Quentin Tarantino, Pulp Fiction.

IMG_0859 ngngt IMG_0864

SKIN-DEEP and THE BURIAL

Como dice el anuncio, “la felicidad se mide en momentos”, y a veces son pequeños detalles los que te proporcionan esos instantes de felicidad. Y algo parecido me ocurrió cuando me enteré de que iban a reeditar los Lp’s de estas dos Skinheads Bands.

DSC_1315

Un servidor había tenido contacto con estos grupos, a través del Cd que recogía sendos trabajos. Serían principios de los 90’s, y he de reconocer que el sonido de estas bandas me descolocó un poco. En aquella época estaba inmerso en los sonidos callejeros del Oi!, aunque también era un ferviente seguidor del Ska vía Two-Tone. Pero estos dos grupos parecían estar en tierra de nadie. Como bien de decían en aquella época, “demasiado duros para los skatalíticos, y demasiado blandos para los oi!sters”.
Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio, y hoy en día estas bandas son reivindicadas porque intentaron dar un soplo de aire fresco a la escena musical skin. Quizá no fueron comprendidos como se merecen en su época, pero hay que reconocer que nos dejaron dos joyas.
Pero vayamos por partes.

DSC_1317

Algunos se preguntarán el por qué de un solo artículo para dos bandas. Bueno, creo que, aunque efectivamente son dos grupos diferentes, los dos comparten un planteamiento similar. Ambos evolucionaron de un sonido Oi! a un estilo más personal, donde se mezclaban varias influencias. Pese a no declararse como bandas políticas, los dos fueron acusados de ser grupos de izquierdas. A los dos les editó el disco Mark Brennan, bajista de The Business y capo del archiconocido sello Link Records, aunque las dos referencias salieron al mercado en su sello paralelo dedicado a los sonidos skatalíticos Skank Records. Como veis, hay detalles que comparten las dos formaciones, pero cada una tiene una historia diferente. Veamos unas pinceladas de cada una.

The+Burial+l_bd25c4e9a65dfb6f65000290d826

The Burial se formaron en 1981, en Norton, un pequeño pueblo a las afueras de Scarborough, en el nordeste de Inglaterra. Un joven punk, Chris Weston, junto con Charlei Seymour, Skinhead, deciden montar una banda para recoger aquellos sonidos e influencias que tanto les gustaban. Reclutan a Michael Hall, el más joven de tres hermanos Skinheads, seguidores del Northern Soul y los sonidos Motown. La siguiente incorporación fue Ashley Bell. Nuestros cuatro amigos se embarcan en un viaje musical, cargados de instrumentos de segunda mano, de los que no saben tocar ni una sola nota. Su nombre, The Burial.
En 1983, creen necesario añadir un segundo guitarra para poder llevar a cabo el sonido que tenían en mente, es así como Eric ‘Barney’ Barnes entra en la banda.

¿Y cuál es el sonido que buscaban nuestros amigos?.
Aparte del Punk y el Oi!, a los chicos les gustaba el sonido Two-Tone, e incluso el Power Soul que practicaban The Redskins. Y estas son básicamente las influencias que podemos encontrar en la música de The Burial.

En 1984 incluyen 3 temas suyos en el recopilatorio Oi! of Sex.  ‘Friday night’ y ‘Old man’s poison’, y un tercer tema, ‘Stiff with a quiff’ bajo el nombre de The Britanarchists y en colaboración con Nick Toczek.
Su siguiente grabación vuelve a ser bajo el anterior pseudónimo. Dos temas, ‘Hitler’s birthday party’ y ‘Things to do on a Saturday night’. Incluidos en el 12 pulgadas, ‘More than hate meets the eye’, compartido con la banda Ska/Reggae Spectre.
Dos nuevos temas para dos recopilatorios. ‘Sheila’ en 1986 para ‘The Sound of Oi!’, y en 1987 ‘Holding on’ para ‘Oi! Glorius Oi!’.
Y por fín, en 1989, sale a la calle su único larga duración.

‘A day on the town’, recoge todas las influencias ya mencionadas, Punk, Ska, Soul y Pop riegan los surcos de este disco, recordándonos por momentos a la primera época de The Redskins, algo que ya de por sí es una buena tarjeta de presentación. Sin duda alguna un disco altamente recomendable.

Doncaster, 1985, Wayne Kenyon, Milk Whitnall, Andy State y Shaun Parkin forman la banda Skin-Deep ( no confundir con los “otros” Skin Deep, sin guión, grupo escocés dedicado al más puro Oi! ochentero). A nuestros amigos también les gustaba el Oi! y el Punk, pero tenían planes diferentes.

skindeep03.jpg.w300h214

En 1986, Shaun es reemplazado por Dean Jordan. Con solo tres conciertos, son reclamados para participar en el recopilatorio de la Link, ‘Oi! the Resurrection’, el tema elegido ‘Self respect’. El resultado no era exactamente el sonido que la banda estaba buscando, pero fue la presentación del grupo a la escena Skinhead de la época. Un año más tarde, 1986, graban el tema ‘My life’s fine’ para otro recopilatorio, ‘The sound of Oi!’, aquí podemos empezar a apreciar el camino que querían tomar nuestros protagonistas. En este mismo año, salen en la revista Scootering, que les dedica incluso la portada.

En 1987 les ofrecen una gira por Sudáfrica, a la que no acceden por razones obvias, estamos hablando en pleno Apartheid, y la banda se niega a tocar en un “estado racista”.

Siguiendo con el plano musical, el grupo se va haciendo un hueco en la escena Skinhead, y ficha por Link Records para grabar el que será su primer y único LP.
Para este trabajo, la banda se amplía con una sección de vientos a cargo de, Gav Miller a la trompeta y  Carol Jenkinson al saxo, además de Carl Rosamond a los teclados.
En julio de 1988 sale a la calle ‘More than Skin-Deep’. 10 canciones que navegan entre el Pop, el Punk y el Ska. Enseguida vienen dos nombres a la mente cuando se les escucha, The Redskins y sobretodo The Housemartins. No es de extrañar ya que ellos mismos reconocen que en ese momento son una de sus mayores influencias. Destacar que incluyen una versión del clásico de Skinhead Reggae de The Bleechers, ‘Come into my parlour’.

Un discazo que con el tiempo se ha convertido en todo un clásico.
En diciembre de ese mismo año, Skin-Deep hace su último concierto, junto con Bad Manners en  The Fridge de Brixton.

Después de tres años de vida y con menos de 20 conciertos, nunca llegaron a tocar en su pueblo natal, la banda se separa.
Ellos comentaban que su estilo no encontró lugar, “no era lo suficiente Ska para los Rude Boys, ni lo suficiente Punk para los Oi! Boys”. Además de las acusaciones y del odio que le profesaban la banda derecha del movimiento Skinhead, cosa que no dieron demasiada importancia, ellos simplemente se declaraban como un grupo de ‘clase obrera’, ni racista pero tampoco comunista, solo chicos obreros con ganas de divertirse.

DSC_1316

Poco más que contar de estas dos grandes bandas, quizá decir que algún miembro de The Burial estuvo en la banda de Ska/Reggae The Regal Kings, y que de las cenizas de Skin-Deep, nacieron otras dos buenas bandas, por un lado One Hundred Men, sin duda una de las mejores bandas inglesas que recuperaron los auténticos sonidos jamaicanos. Y por otro lado, The Ferrymen, continuando en la senda de los The Housemartins.
Por último, reconocer la labor hecha por el sello estatal Keepin’on Records, al recuperar estas dos joyas y la cuidadosa presentación al incluir un libreto a modo de fanzine con entrevistas, bio y demás información de las bandas.
Disfrutarlos!!

Don PG