Ya a la venta Etiqueta Grada 2

image

Anuncios

Lorenzo on tour

Lorenzo y su amigos de la Roma, estuvieron en Berlín, Colonia, Bruselas y Leverkusen. En esta última ciudad, pudieron presenciar el empate a cuatro goles de su equipo como visitante.

En Berlín no perdieron la ocasión de presenciar un encuentro, y se acercaron hasta el estadio An der Alten Försterei para ver el empate a tres goles entre los locales del Union Berlín y el St. Pauli.

IMG-20151022-WA0031 IMG-20151022-WA0032 IMG-20151022-WA0034 IMG-20151022-WA0037 IMG-20151022-WA0038 IMG-20151022-WA0039 IMG-20151022-WA0044 IMG-20151022-WA0049 IMG-20151022-WA0050 IMG-20151022-WA0052 IMG-20151022-WA0051 IMG-20151022-WA0058 IMG-20151022-WA0053 IMG-20151022-WA0055 IMG-20151022-WA0061 IMG-20151022-WA0062 IMG-20151022-WA0063 IMG-20151022-WA0064

Cuando el balón rodó en La Realidad

Os propongo un viaje a México, tierra de olmecas y mayas, de grandes monumentos, pirámides y cenotes, de deliciosa gastronomía, de mezcal y tequila, de peculiares músicas y danzas, de alegres y nostálgicas canciones. En resumen, tierra de multiculturalidad. Pero el viaje no va a ser al uso, porque vamos al México menos conocido, al México más olvidado, al México indígena. Viajamos al rincón sureste del país, frontera con Guatemala, al Estado Libre y Soberano de Chiapas.
Podría decirse que Chiapas es la región de la diversidad por excelencia, a todos los niveles. Por un lado diversidad morfológica, biológica y climática. La mezcla de zonas selváticas, valles y grandes llanuras le otorga a esta región una complejidad geográfica excelente. Posee varias zonas declaradas reservas de la biosfera debido a la riqueza de sus ecosistemas, con especies de animales y plantas endémicas. Diversidad también a nivel humano. En esta región existe una gran variedad de etnias y grupos indígenas, hasta doce etnias diferentes coexisten en su territorio. Chiapas tiene los más altos niveles de desnutrición, analfabetismo y pobreza extrema de todo México. La tercera parte de la población es de origen indígena y ha sufrido constantemente racismo y discriminación. Por ello, no resulta casual que en esta región se haya vivido una de las historias de lucha y resistencia indígena más importantes de cuantas se conocen. Al hablar del conflicto indígena en Chiapas rápidamente nos vienen a la mente unas siglas: EZLN.

 Campamento zapatista en la selva Lacandona, 1994.

Campamento zapatista en la selva Lacandona, 1994.

El 17 de noviembre de 1983 tres indígenas y tres ladinos (indígenas o mestizos que usan el castellano como primera lengua) instalaron el primer campamento en la selva Lacandona, de lo que sería a la postre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Desde ese día empezó a ondear la estrella roja sobre fondo negro en lo que se ha denominado “el último rincón de la patria”: las montañas del sureste mexicano. Existen varias teorías sobre la llegada de este grupo a la selva de Chiapas. Unas sostienen que eran parte de un plan nacional, en el que pequeñas células se dividieron el territorio mexicano, para que cada una creara la situación propicia para dar un cambio político y social a través de las armas. Otras, que la geografía chiapaneca, junto a la existencia de semillas de organizaciones sociales que pudieran con el tiempo mutar en organizaciones combatientes, llevaron al grupo a la selva Lacandona. Sea cual fuera la razón de su llegada, este pequeño grupo se convirtió, una década más tarde, en un ejército que mantuvo en jaque al poder mexicano. A partir de 1985, las demandas de las organizaciones chiapanecas cambiaron. A la lucha por la tierra se sumaron las demandas por la libertad política y democracia, y junto a ellas, las de carácter indígena: dignidad, igualdad y respeto a su cultura. Estos cambios constituyeron la base de una conciencia indígena más amplia y unas reivindicaciones más allá de lo local, base de las demandas del EZLN.
En esos años, el EZLN reclutó combatientes y se comenzó a aclimatar a la vida en la selva. El contacto de los rebeldes con las comunidades indígenas generó un crecimiento en sus filas que resultaría imparable, gracias a la buena adaptación del plan revolucionario original a la realidad y necesidades de los habitantes de la región. Para 1990 contaban ya con varios miles de hombres y mujeres en armas. Aunque su esquema de regiones hacía poco operativo su funcionamiento, la propia capacidad organizativa de las comunidades indígenas era la que solucionaba el problema. Representantes de las siete etnias que componían el EZLN (tzotzil, tzeltal, tojolabal, chol, mame, zoque y mestiza) dieron vida a una amplia estructura que fue, a partir de entonces, la que dirigiera políticamente el ejército rebelde.

Entrenamiento del EZLN en Chiapas, mayo de 1994.

Entrenamiento del EZLN en Chiapas, mayo de 1994.

El 12 de octubre de 1992, cuando se cumplía el 500 aniversario del descubrimiento de América y del “inicio del genocidio y masacre de los pueblos amerindios”, 8.000 indígenas ocuparon las calles y plazuelas de San Cristóbal de las Casas, población mayoritariamente racista. No fue una movilización común. La presencia de cientos de mujeres y su disciplina, rozando lo militar, llamó la atención. Se dice que el grueso del EZLN participó en la toma de la ciudad. Sin duda fue el precedente de lo que sucedería en el 94.
El 1 de enero de 1994, media hora después del inicio del año, el EZLN entró por las calles de San Cristóbal de las Casas. Más de 900 combatientes tomaron la ciudad para recordar a México y al mundo que existía otro México que no era el firmante del TLC (Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá), un México olvidado. Cayeron además en manos del ejército insurgente las cabeceras municipales de Ocosingo, Margaritas, Altamirano, Chanal, Oxchuc y Huistán. De camino a sus destinos, los grupos del EZLN fueron desarmando a cientos de guardias blancas (grupo paramilitar del PRI, partido gobernante), que personificaban la represión sufrida por los indígenas.

Ejército Zapatista en la toma de San Cristóbal de las Casas, 1994.

Ejército Zapatista en la toma de San Cristóbal de las Casas, 1994.

Sin duda alguna, la toma más importante fue la de San Cristóbal, donde siempre habían sufrido racismo y humillación. Esta población fue entonces la ventana por donde se asomaron a explicar al mundo quiénes eran y qué reivindicaban. Las paredes de la ciudad fueron tapizadas con la 1ª Declaración de la selva Lacandona, con el lema “Hoy decimos ¡basta!”, donde se explicaban las razones del alzamiento y se proclamaba una Declaración de Guerra desafiando al Ejército Mexicano. Incluía además seis órdenes para el ejército insurgente como instrucciones a seguir.

“Pero nosotros HOY DECIMOS ¡BASTA!, somos los herederos de los verdaderos forjadores de nuestra nacionalidad, los desposeídos somos millones y llamamos a todos nuestros hermanos a que se sumen a este llamado como el único camino para no morir de hambre ante la ambición insaciable de una dictadura de más de 70 años encabezada por una camarilla de traidores que representan a los grupos más conservadores y vende-patrias.
Por tanto […] emitimos la presente DECLARACIÓN DE GUERRA al ejército federal mexicano, pilar básico de la dictadura que padecemos, monopolizada por el partido en el poder y encabezada por […] su jefe máximo e ilegítimo: Carlos Salinas de Gortari.”

Extraído de la 1ª Declaración de la Selva Lacandona.

Quienes leían esta Declaración explicaban igualmente el porqué de sus pasamontañas. No era por miedo. No querían caer en protagonismos. Querían dejar claro que su dirección era colectiva. Con el pasamontañas no había rostros, cualquiera podía ser zapatista. Como Marcos dijo en una entrevista años después: “decidimos esconder nuestro rostro porque antes no nos veían. Los indios eran invisibles, inexistentes. Paradójicamente, ha sido escondiendo nuestros rostros como nos han visto y nos hemos convertido en visibles”.

 Guerrilleros en la selva, 1994.


Guerrilleros en la selva, 1994.

Los insurgentes se refirieron a las causas de su sublevación. En la plaza central de San Cristóbal hablaban de hambre, de miseria y marginación, de carencia total de tierras. Explicaron que las únicas respuestas del Gobierno a las justas demandas del pueblo habían sido represión, desalojo, encarcelamiento, tortura y asesinato. Indicaban la explotación brutal a la que les sometían, la falta de servicios, las mentiras y engaños por más de setenta años. Hablaban de derechos humanos, un concepto que nunca llegó a entenderse del todo en Chiapas. Entre las pintadas que realizaron las tropas zapatistas destacaba una que resumía en once los puntos básicos que, según los zapatistas, eran necesarios para que los mexicanos volvieran a ser “seres humanos”. Decía así: “Queremos techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”.

FOTO5

Como era de esperar, las reacciones de los fusiles federales no se hicieron esperar y el Gobierno respondió con duras acciones que llenaron las páginas de los periódicos nacionales. A los pocos días, cuando los zapatistas ya estaban en clara retirada con el objetivo cumplido, los bombardeos aéreos indiscriminados fueron una constante. Así fue hasta el cese del fuego el 12 de enero y la Ley de Amnistía del 20 de enero. Marcos respondió al ofrecimiento del perdón con un comunicado que decía:

“¿de qué tenemos que pedir perdón?, ¿de qué nos van a perdonar?, ¿de no morirnos de hambre, de no callarnos nuestra miseria? […], ¿de habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados? […], ¿de luchar por libertad, democracia y justicia? ¿Quién tiene que pedir perdón y quién otorgarlo?”

Los acontecimientos se sucedieron demasiado rápido. El EZLN no pensó que se llegara a un alto el fuego tan temprano, nunca imaginaron que la respuesta de la sociedad civil se convertiría en una auténtica ofensiva de paz. Aunque el Gobierno propició el diálogo, las causas no fueron la bondad e inteligencia de los gobernantes. Como tampoco lo fueron la habilidad política ni militar del Ejército Zapatista. La presión del sector popular, las páginas que llenó el conflicto en la prensa, junto con la necesidad del Gobierno de ganar tiempo y ver con quién estaba peleando, fueron las verdaderas causas que originaron el diálogo.

Subcomandante Marcos y Comandante Tacho en La Realidad, Chiapas 1999.

Subcomandante Marcos y Comandante Tacho en La Realidad, Chiapas 1999.

En este contexto y a lo largo de los años, el EZLN supo ir avanzando en sus negociaciones con el Gobierno. Realizó diversas acciones reivindicativas de hondo calado y fue abandonando progresivamente la vía militar para dar cabida a las demandas políticas. Un curioso instrumento apaciguador fue el deporte. En concreto el fútbol, que siempre ha sido el deporte más popular en los territorios zapatistas. Por supuesto, el fútbol no está a la altura en importancia que alimentación, sanidad, educación o transporte. Sin embargo el deporte puede resultar un instrumento importante para acercar objetivos y ganar representatividad y popularidad. Y lo cierto es que a través de él se recabaron importantes apoyos.
Javier “El Vasco” Aguirre, ex jugador internacional, fue uno de los que mostró su simpatía por la lucha insurrecta zapatista. De sobra conocido en España por su trabajo como entrenador en varios clubes de nuestra liga (Osasuna, Atlético de Madrid, Real Zaragoza y Espanyol), también en la propia Selección mexicana. En marzo de 1999, en el marco de la consulta nacional sobre derechos y culturas indígenas, se concretó una actividad inédita hasta entonces: un partido de fútbol. De un lado, la Selección insurgente del EZLN, del otro, un combinado de ex futbolistas entrenados por Javier Aguirre, que incluso disputó unos minutos. La brega concluyó con un combativo 3-5 favorable a los ex profesionales, pero el lema zapatista estaba claro: la única derrota es no seguir luchando. Javier Aguirre respecto a este partido comentó: “Los zapatistas llegaron al campo sin zapatos de fútbol, con botas militares, por lo que tuvimos que prestárselos nosotros. No quisieron desprenderse del pasamontañas para jugar”.

EZLN vs. Combinado ex-futbolistas mexicanos. Javier Aguirre de fondo. Marzo de 1999.

EZLN vs. Combinado ex-futbolistas mexicanos. Javier Aguirre de fondo. Marzo de 1999.

En campamentos como La Realidad, tanto hombres como mujeres disfrutan dando patadas al balón aunque no tengan ningún campo de fútbol. Como decía Aguirre, no tienen zapatos de fútbol y algunos tampoco poseen medias adecuadas. Pero todos, desde el portero hasta el delantero centro, portan sobre su rostro el pasamontañas. Sobre el fondo negro de sus camisetas, las grandes letras en el pecho enseñan que el once inicial no es otro que la selección del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. El emblema es la estrella roja y el saludo al público de las gradas lo realizan llevando su mano izquierda hasta un extremo de la frente. Sobre la importancia del fútbol en las comunidades zapatistas es interesante una carta del Subcomandante Marcos dirigida a Eduardo Galeano, su lectura sirve para hacerse una idea de la pasión por el balompié en Chiapas, además de revelar la simpatía del líder zapatista hacia Peñarol.

 Selección de fútbol del EZLN.

Selección de fútbol del EZLN.

Años más tarde, el fútbol volvió a ser protagonista de otro episodio curioso. En abril de 2004 un grupo de paramilitares atacó e hirió a familias en bases de apoyo zapatistas y dañó el sistema de transporte de agua a indígenas en Zinacantán. A través de un dirigente, Bruno Bartolozzi, los graves incidentes llegaron a oídos de directivos y jugadores del poderoso Inter de Milán. El capitán interista, Javier Zanetti, es fundador y mecenas de la Fundación Pupi, una entidad que dedica esfuerzos y dinero a atender chavales en extrema pobreza en Argentina. Junto a su esposa Paula, el trasandino es también ferviente indigenista. “Con la Fundación Pupi apoyamos la lucha del pueblo mapuche de la Patagonia, donde les están quitando sus tierras”, cuenta la señora Zanetti. Ahora bien, con Chiapas el asunto fue distinto. “Como Javier es el capitán del Inter, una vez que Bartolozzi habló con él, los jugadores destinaron 2.500 euros para reparar el acueducto dañado en el ataque”, aclaró Paula. Javier Zanetti justificó la acción de su ayuda con estas palabras: “Creemos en un mundo mejor, en un mundo no globalizado, sino enriquecido por las culturas y costumbres de cada pueblo. Es por esto que queremos apoyarlos en esta lucha por mantener sus raíces y pelear por sus ideales”. Zanetti confesó, junto a sus compañeros, estar convencidos de compartir los mismos principios e ideales “en donde se ve reflejado el espíritu zapatista”.
La unión entre el EZLN y el Inter de Milán se tradujo en la visita de una delegación del club italiano a comunidades zapatistas, en la que se ofreció ayuda económica y regalos por parte del Inter. El dinero fue destinado a reparar una ambulancia y ayudar a un hospital en infraestructura y medicinas. Los zapatistas agradecieron el apoyo desde la selva Lacandona: “Estamos alegres, pues sabemos que no estamos solos en nuestra lucha. Estamos alegres porque en todo el mundo hay hermanos y hermanas como ustedes que tienen conciencia y que quieren construir un mundo con justicia y dignidad”.

Bruno Bartolozzi, representante de la delegación del Inter de Milán en Chiapas, 2004.

Bruno Bartolozzi, representante de la delegación del Inter de Milán en Chiapas, 2004.

Resultado de este contacto fueron también una serie de cartas cruzadas entre el Subcomandante Marcos y Massimo Moratti, el entonces propietario del club interista. En la primera de ellas, en 2005, el líder del zapatismo en México retó de manera amistosa a una serie de partidos a los nerazzurri. “Le escribo para desafiarlo formalmente a un partido entre su equipo y la selección del EZLN en lugar, fecha y hora que ya definiremos. Visto el gran afecto que sentimos por ustedes, estamos dispuestos a no ganarles por goleada y darles una paliza, sino a derrotarlos con un solo gol para que su noble afición no los abandone”, ironizó el insurgente.
La respuesta desde Milán fue sorprendentemente positiva. “Me permito también expresar mi pensamiento en respuesta a su gentilísima carta, jugaremos nuestro partido y le agradezco por ello, será un gran partido”, dice una carta firmada por Massimo Moratti. “Nosotros traeremos los balones y vosotros el pozol agrio (bebida refrescante de maíz). Empezaremos a discutir la organización con los respectivos representantes y directivos, esperamos se pueda jugar pronto”, agregó Moratti, quien calificó de “simpática provocación” el reto que lanzó Marcos en semanas anteriores. “El partido será de verdad un momento importante. Cada revolución comienza en su propia área de penalti y finaliza en la puerta adversaria”, señaló el directivo italiano.

FOTO10

“A la libertad por el fútbol”. Graffiti de Bansky durante su visita a territorio zapatista.

En respuesta a esta misiva, el líder del EZLN dirigió otra carta a Moratti donde establecía, con fuertes notas de humor, algunos detalles del encuentro. Mención especial a este fragmento en contra del fútbol moderno: “Con todo esto (y algunas otras sorpresas) tal vez revolucionaríamos el balompié mundial y, entonces, tal vez, el fútbol dejaría de ser sólo un negocio y sería, otra vez, un juego divertido. Un juego hecho, como usted bien lo dice, de sentimientos verdaderos”. En la redacción de esta fantástica propuesta, el Subcomandante Marcos escribe repetidamente “y, tal vez”. El zapatista busca hacer notar que ese partido, con todo lo que él detalla, probablemente jamás iba a suceder. Sin embargo, agradece el apoyo brindado. Por el momento, el partido no se ha llevado a cabo, pero “tal vez y sólo tal vez” como dice Marcos, la ayuda del Inter siga en Chiapas. La carta completa, como digo repleta de guiños y notas de humor, no tiene desperdicio.

FOTO11

Tras años de incesante actividad del Ejército Zapatista, de dura represión por parte del Gobierno mexicano, de treguas y diálogos, en 2005, a través de la emisión Sexta Declaración de la Selva Lacandona, el EZLN anunció que se transformaría en un grupo de acción política para seguir luchando por sus intereses. El cambio fue consecuencia del reconocimiento zapatista de que la guerrilla no lograría avances en el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los indígenas. “Hemos llegado a un punto en que no podemos ir más allá y, además, es posible que perdamos todo lo que tenemos si nos quedamos como estamos y no hacemos nada más para avanzar”, reconoció en su Sexta Declaración el EZLN.
Ese mismo año, el EZLN mantuvo reuniones con organizaciones políticas de izquierda, organizaciones indígenas, organizaciones sociales, organizaciones no gubernamentales, grupos y colectivos culturales y de artistas, y con adultos, ancianos y niños que a título individual, familiar, de comunidad, calle, barrio o vecindad habían suscrito la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. En dichas reuniones se acordaron los puntos para el desarrollo de La Otra Campaña, iniciativa política independiente y partidaria de la participación popular impulsada por el EZLN y el movimiento zapatista. Desde el punto de vista del EZLN, La Otra Campaña buscaba “escuchar al pueblo mexicano, a los organizados y a los que no lo están, a todos aquellos que desde abajo y a la izquierda busquen cambiar el actual estado de la sociedad, siempre regidos por ciertos principios, como son: el anticapitalismo, la horizontalidad y la equidad”.

FOTO12

Voice Of The People

I Cervefeira Artesá de Sada

Este fin de semana se celebró la “I Cervefeira Artesá de Sada”, organizada por el Concello de Sada y con la participación de 12 cerveceras gallegas. Las cervezas participantes fueron las locales Artabria y Bandua , Eira (Betanzos), Kel´s (A Coruña), Chopps (Laza),  Bubela (Lugo), A Cova da Serpe (Lugo), Monte Rei (Verín), Auriun (Ourense), Lenda (Tomiño), Galponbier (Vilanova de Arousa) y Vacaloura (Nigrán).

Hubo música todo el fin de semana, churrasco para acompañar las cervezas, catas, charlas, sorteos y hasta un trofeo de fútbol gaélico entre Os fillos/as de Breogán de A Coruña y Artabros/as de Oleiros. También un partido de exhibición entre aficionados a este deporte.

Nos pasamos el Sábado a tomar un par de cervezas, con nuestros amigos de Bandua y Kel’s, donde pudimos disfrutar de un gran ambiente en esta primera edición de la feria de cerveza artesana de Sada. Destacar las cervezas Summer Rain de Bandua y Bitter Pan de Kel’s.

IMG_20151017_183935 IMG_20151017_184217 IMG_20151017_185403 IMG_20151017_185804 IMG_20151017_201647 IMG_20151017_201656 IMG_20151017_201753 IMG_20151017_201616 IMG_20151017_201824 IMG_20151017_202359

Blackwood´s, la ginebra de temporada

Blackwoods-LogoNo es el primer artículo que hago sobre una ginebra. La verdad es que con la fiebre que ahora mismo hay con este destilado, y la cantidad de ginebras premium que hay en el mercado, podría hacer un artículo sobre una ginebra nueva cada semana. Por ello intento limitar mis artículos a ginebras que tienen algo especial, algo diferente o una historia detrás que, bajo mi punto de vista, merece ser contada.
En este caso os hablo de una ginebra que, aparte de ser una de las que más me han gustado, tiene un precio muy ajustado dentro del mercado de las ginebras premium. Su elaboración además es bastante artesanal. La ginebra Blackwood’s no cuenta con una larga historia. Nació en una destilería, ubicada en las Islas Shetland pertenecientes a Escocia, inaugurada en el año 2002.

Islas de Shetland

En principio, el objetivo de la destilería era convertirse en la primera destilería de whisky de las Islas Shetland, pero en solo un año ya tenía tres destilados blancos: un vodka y dos ginebras. Una de ellas es nuestra protagonista, la Blackwood´s Vintage Dry Gin.

Tres botellas

A lo largo de su breve vida, la ginebra Blackwood´s ha conseguido multitud de premios internacionales, como por ejemplo el Gold World Spirits Festival 2004, el Double Gold Wolrd Spirits Festival 2005 o el Gold World Spirits Festival 2006. En la actualidad se comercializa en más de treinta y cuatro países de todo el mundo.
Una de las cosas que hacen especial a esta ginebra es que el sabor de la misma va cambiando cada año. En cada cosecha llegan incluso a cambiar los botánicos de la fórmula. El motivo es que muchos de ellos se recolectan a mano en la propias Islas Shetland por campesinos de la zona entre los meses de junio y septiembre, esto hace que cada añada sea un poco diferente. Por ejemplo la cosecha de 2003, llevada a cabo en un verano cálido, dio lugar a una ginebra más floral, mientras que en la de 2005 predominaban las notas de hierbas debido al verano más húmedo.
A mí me trajeron una ginebra del año 2008 y solo puedo decir que fue una de las ginebras que más me han gustado, con un sabor suave a hierbas y una aroma bastante floral.

Blackwoods 2008

Cada año Blackwood’s cambia de etiqueta para, de esta forma, poder distinguir la añada. No obstante todas las etiquetas tienen en común la imagen de un knarr (barco vikingo), en referencia a la colonización de las islas por tropas del rey noruego Harald I en el siglo IX.

Destilería Blackwood

Cada temporada Blackwood’s saca otra ginebra, edición limitada a 22.000 botellas y que cuenta con un 60% de volumen alcohólico. Para esta ginebra se utilizan los primeros brotes del mes de junio.

Blackwoods 60%

Una de las cosas que llama la atención es el precio de esta exquisita ginebra, y es que para tratarse de una premium se puede adquirir por cerca de 20 € aunque, buscando un poco, este precio aún puede ser menor. Para la edición limitada, el precio nos sube a aproximadamente unos 40 €, un valor nada desorbitado para el producto del que hablamos.

The Fir

New Order: Music Complete

neworder1Un nuevo lanzamiento sobre el que merece la pena escribir. Se trata de lo nuevo de New Order, la mítica banda de Manchester que revolucionó los clubes nocturnos en los ochenta con su mezcla de post punk y electrónica. Diez largos años han pasado desde su último LP Waiting for the Sirens’ Call (London, 2005), en los que parecía que la banda había desaparecido en el más absoluto silencio. No cuento Lost Sirens (Rhino, 2013), pues fue una selección de descartes, además de algún recopilatorio por ahí. Lo que decía, desde 2005 sin sacar nuevo material con el que bailotear en nuestras casas, porque en los bares lamentablemente esto ya no suena (puto electro latino y putos hipsters). Sumado además a la salida de la formación de su conocido bajista Peter Hook, quien decía recientemente que el actual New Order “no es New Order, son ellos pretendiendo serlo”. El futuro no era muy prometedor la verdad.
Lo que nadie esperaba ya está sonando en mis altavoces. Su nuevo disco Music Complete (Mute, 2015), décimo álbum de estudio de la banda, con el que New Order sigue fiel al estilo que tanto éxito le ha otorgado. “New Order siempre ha mantenido un equilibrio entre la programación electrónica y las guitarras y lo eléctrico -comentaba Phil Cunningham-. Creo que hay ecos de lo que se sembró en Joy Division, lo que es lógico, teniendo en cuenta que Bernard y Stephen estuvieron en esa banda y portan consigo el patrimonio de esta historia. Hay un poco de todo New Order aquí, por eso el título”.
La motivación para Music Complete -explicaba Cunningham– “comenzó por el deseo ardiente de crear música nueva, porque aunque disfrutamos mucho tocar en vivo los viejos favoritos, que es lo que hemos hecho los últimos años, como músico estás hecho para crear algo nuevo”. “Debíamos hacerlo por el bien de nosotros mismos, también del set de canciones -añadió el músico-. No queríamos correr el riesgo de volvernos solo una banda patrimonial con material viejo”. Marca el regreso a la formación de la teclista Gillian Gilbert, que había abandonado el barco en 2001. También se une el bajista Tom Chapman, junto con alguna sorpresa en las colaboraciones.

neworder3

Tras un par de días quemándolo bien, en mi opinión el disco está bastante guapo, como dice alguno, es muy bailable. Sin ponerme tampoco a analizar las canciones una por una ahí a lo crítico musical pedante, sí me gustaría resaltar las que más me molan. Por orden de aparición… Singularity, con esa línea de sintetizadores acelerada que le da un ritmazo a la canción, sin embargo acompañada de una letra melancólica y metafísica (“We’re players on a stage/With roles already scripted/We’re working for a wage/We’re living for today”. “We’re all lost souls/We can’t come home”), una contradicción cojonuda para bailar. Plastic, el segundo single del disco, con una línea de sintetizadores graves acelerados y una letra que ¿sólo me lo parece a mi o bien podría ser una oda al éxtasis? (“Got a feeling in my head/Feels like thunder overhead/Intoxicated, can’t stop the flow/This love is poison, but it’s like gold”). Esos coros tan chulos por cortesía de Elly Jackson (La Roux). El disco sigue fuerte con Tutti Frutti, el que puede ser perfectamente el temazo del disco, con esos ritmos que me recuerdan a las pistas de baile de los ochenta (quién pudiera haberlos vivido) y con el estribillo más pegadizo del disco, Bernard Sumner y de nuevo Elly Jackson cantándole al amor (“You take me to a place/I always wanna go/You always make me high/Whenever I feel low…”). People On The High Line destaca por sus ritmos funky, bastante movidita, me recuerda a algún tema del RAM (Columbia, 2013) de Daft Punk. Stray Dog parece mostrar esa estética oscura heredada de Joy Division, con el grandísimo Iggy Pop recitando en búsqueda del secreto de la felicidad (“They say the secret of our happiness is unconditional love/And brotherhood and trying to be good and trying not to drink/But I can’t stop drinking, it’s in my blood”). ¡Muy guapa! Unlearn This Hatred alterna estrofas con bases electrónicas oscuras y otras más melódicas para el estribillo, parece la noche y el día en medio de la discoteca, buena combinación. Por último Superheated, quizá de las citadas la más “rockera”, ¡cualquiera diría que no me mola la música electrónica! Este tema cuenta con la colaboración de Brandon Flowers (The Killers), grupo del que creo no he escuchado ni una sola canción en mi vida, pero la verdad es que el chaval lo hace bien. En realidad pocas canciones me he dejado en el tintero, pues me parece un disco bastante redondo. Para mí éstas son las que destacan.
Sobre el proceso creativo es interesante lo que dice Cunningham: “El bajo siempre ha sido un elemento muy importante de New Order, y el estilo de Peter Hook es una firma en esa historia. Pienso que Chapman tuvo el trabajo más difícil de todos en este disco, y lo hizo muy bien. Algo que entró a la receta, que no habíamos hecho antes, era involucrarnos con un estilo funk y groove, y mucho proviene de la línea del bajo. Bernard traía ideas que trabajaba desde casa en su PC, y todo lo poníamos junto sobre la mesa, escogíamos los favoritos y los trabajábamos como banda juntos. Al final, Bernard se llevaba la mezcla a casa, se enfocaba en las letras y las melodías vocales, y al siguiente día volvía con el toque final. Ya no es como que se sienten en un mismo cuarto todos para sacar ideas, los discos duros portátiles son la naturaleza de cómo son las cosas hoy”.
Sobre las puñaladas de Hook, Cunningham dice que “le gusta hacer ruido […] Peter dejó la banda, obviamente no se fue feliz, pero la vida sigue ¿Qué esperaba que hiciéramos? ¿Que dejáramos todo? Vamos a seguir haciendo música… Cuando se fue, dijo en una entrevista que estar en una banda es como estar comprometido, lo que es muy cierto, y Peter dejó de querer comprometerse. Eso lo es todo”. Personalmente celebro estas declaraciones. Si New Order sigue manteniendo el nivel, discos como Music Complete son bienvenidos. Así que ya sabéis chavales, ¡quitad los putos 40 Principales y poned este disco ya!

Voice Of The People