No las tires, no las guardes… Restáuralas

Reconozcámoslo, tenemos una gran obsesión con las zapatillas, es algo inherente a esta cultura desde sus inicios, fundamental. Siempre intentamos conseguir ese modelo exclusivo que no tiene nadie, esas zapas clásicas que no se fabrican desde hace décadas. Una vez las tenemos, las cuidamos con esmero, evitamos pisar los charcos con ellas, levantamos bien los pies para no gastar las suelas, si llueve no nos las ponemos ni locos, todo precauciones…
Algunas de las manchas y otros daños que llega a sufrir nuestro calzado con el paso de las temporadas son difíciles de solucionar, ya sea por lo delicado de los materiales o porque a uno no le entran ganas de jugar a destrozar sus zapas con experimentos. Otros efectos, como la perdida de color del ante requieren de un tratamiento aún más especializado, lo que complica aún más el asunto.
Ante estos problemas, algunos pequeños coleccionistas de diferentes lugares decididos a seguir luciendo su joyas, comenzaron a realizar trabajos de restauración con sus modelos clásicos, devolviéndoles laboriosamente el color y brillo de antaño e incluso realizando customizaciones. Pronto estos innovadores comenzaron a aceptar encargos de terceros, y así es como en la actualidad existe una gran demanda de este tipo de servicios en Gran Bretaña y varios países del norte de Europa.
La verdad es que por aquí resulta realmente complicado encontrar variedad, sobre todo en lo referente a tintes para ante, piel, productos de protección… Algunas marcas directamente ni se comercializan en el estado, y sí, existe internet, pero el precio de los productos, que ya de por sí es alto, se ve incrementado por los gastos de envío. Esto dificulta más si cabe el poder ofrecer un servicio de calidad a un precio razonable, algo indispensable si tenemos en cuenta el valor del producto a trabajar y la situación económica actual.
A pesar de todo lo anterior, soy de los que creen que la reparación y restauración de zapatillas es una actividad con futuro, y que poco a poco la gente empezará a darles el valor que tienen y preocuparse de que estén bien cuidadas y en un estado óptimo. Por algo comencé a dedicarme a esto hace un tiempo, primero experimentando con mi propio calzado, y luego comenzando a trabajar en las zapatillas de otras personas.
El proceso a seguir para customizar unas zapatillas comienza con la limpieza a fondo del calzado. Es realmente importante asegurarse de eliminar en la medida de lo posible todas las manchas que pueda tener el ante, ya que a la hora de aplicar el tinte es fundamental tener una base homogénea para evitar zonas con diferentes tonalidades. Por el mismo motivo en ocasiones es necesario realizar un ciclo corto de lavado (sí, meter las zapas en la lavadora, no estoy loco), para así conseguir rebajar la intensidad del color original.
Para que no se deformen durante el secado, se rellenan las zapatillas con papel de periódico o, mejor aún, pernitos, y se colocan próximas a una fuente de calor, para acelerar el proceso.
Una vez secas, entramos en la fase más delicada: aplicar el tinte. Lo más importante en este punto es tener paciencia y mucho cuidado, ya que cualquier descuido puede suponer arruinar por completo el trabajo. Así, y empleando pinceles de varios tamaños, se va aplicando el tinte, pudiendo aplicar varias capas hasta obtener el tono deseado. Finalmente, y tras muchas horas de trabajo minucioso, se consiguen unas zapatillas totalmente renovadas.
A continuación podéis ver alguno de mis trabajos.

unspecifiedunspecified1unspecified4unspecified2unspecified5dffdddnvnvnvnjdjdjdjloos312

Espero haber dado luz a un tema al que en mi opinión aquí no se le da la importancia que tiene en otros lugares, y de paso animar a la gente a que les dé una nueva vida a sus zapatillas. Al fin y al cabo, ellas son una parte importante de la nuestra.

Email de contacto: alrik4@hotmail.es

Saúde!

3 Stripes 2 Soles 1 Love, a Post Millennium Retrospective of adidas Trainers

Este libro de 88 páginas de encuadernación rústica y tapas de pasta dura está escrito en inglés por Danny Morton, un seguidor del Manchester City. Este coleccionista de adidas de 44 años, cuenta con más de 130 pares de zapas en su haber. Jefes de Adidas en Alemania se han puesto en contacto con él para obtener una copia del libro, dándole la enhorabuena por su trabajo. Cuenta que sus primeros pares de zapatillas de las tres rayas fueron las Kick y las siguientes las Bamba. Lo que comenzó como un hobby realmente se convirtió en un proyecto a tiempo completo que duró más o menos un año. Las fotografías fueron realizadas por Jack Howard de Urban Photography Manchester.
Los modelos que aparecen en el libro datan entre el año 2001 y 2015. Son reediciones lanzadas entre esos años, Jap Tahiti, Hawaii Blue, Stockholm, London, Jeans, Birmingham, Ardwick, Samoa, New York SPZL (Carlos), Norse Projects Kopenhagen, etc. En total 84 zapas con una reseña en cada una de ellas, y en algunos casos la historia que hay detrás de algunas de estas reediciones de clásicos.

IMG_20160220_163455IMG_20160220_163602IMG_20160220_163639IMG_20160220_163657IMG_20160220_163901

 

Retro football shirts (II)

Una serie de artículos sobre camisetas de fútbol antiguas. Aquellas que fueron portadas por algunos de los iconos del balompié años atrás, cuando el fútbol moderno que nos invade y contamina actualmente no lo era tanto. Os traigo camisetas principalmente de las décadas de los ochenta y los noventa, años en los que los diseños deportivos no daban lugar a indiferencias. Ya veremos que fue así tanto para lo bueno como para lo malo. Sea como fuere, aquellos diseñadores tienen mi respeto y no los cenizos de ahora, que inundan de colores fosforitos y elementos sin sentido uno de los símbolos más importantes que un equipo de fútbol tiene: su camiseta.

Esta segunda entrega está dedicada a la Liga Inglesa de clubes, la Premier League y sus divisiones inferiores. Entre los factores para escoger las camisetas, el primer lugar lo ocupa el diseño de las mismas, pero también influye de forma importante los jugadores que las llevaron y la época y hechos que representan. Para esta entrega he escogido doce y con la condición de sólo una por equipo, puesto que varios clubes tienen varias camisetas que bien podrían figurar aquí. Por ello, seguro que he dejado fuera algunas de las que os gustan. Teniendo en cuenta la cantidad de equipos ingleses que hay quizás os pueda parecer una lista corta, no descarto una entrega ampliatoria. Por lo pronto os animo a que dejéis vuestras camisetas favoritas de equipos ingleses en los comentarios.

Aston Villa F.C. (1992-93)

astonvilla-92-home

Para empezar, este clásico diseño de Umbro para el Aston Villa, con cuello redondo y cierre de cordones como en las camisetas antiguas. La combinación de colores de esta primera equipación me encanta, ya veréis que no es la única claret & blue. Aquella temporada fue la inaugural de la recién creada FA Premier League, cuando el Aston Villa alcanzó el subcampeonato por detrás del Manchester United. Tanto en la FA Cup como en la League Cup fue eliminado en cuarta ronda, por el Wimbledon y el Ipswich Town respectivamente, después de llevar a ambos conjuntos a un partido de repetición. Recordemos que estas competiciones mantienen el sistema de competición a partido único, más emocionante y vibrante, permitiendo sorpresas de equipos más modestos. Algunos de los jugadores que portaron esta camiseta fueron el gran Dwight Yorke, Atkinson, Earl Barrett, McGrath, Teale, Houghton, Cox, Saunders o Daley.

Blackburn Rovers F.C. (1994-95)

blackburn-94-home

Esta es la camiseta con la que el Blackburn Rovers consiguió su único título de la Premier League hasta ahora, sin contar los dos títulos de la Football League (1911-12, 1913-14). El título de liga vino a amortizar la gran cantidad de millones gastados durante esos años en fichajes como los de Alan Shearer y Chris Sutton. Ambos fueron fichajes récord para la época: £3,5 millones por el delantero de 22 años procedente del Southampton en 1992 y £5 millones por el chaval de 21 años del Norwich en 1995. Fue la época de Kenny Dalglish como entrenador, quien les había devuelto en 1992 a la Premiership con la victoria en el play-off de ascenso. Tras finalizar cuartos en la 92-93 y subcampeones en la 93-94, se alzaron con el ansiado título en la última jornada de la temporada 94-95. No sin dificultades, pues su derrota contra el Liverpool les hizo depender de que el Manchester United no ganase su partido. Y así fue. Este clásica elástica fabricada por Asics fue llevada por jugadores como el mítico Alan Shearer, Chris Sutton, Ripley, Sherwood, Hendry o Wilcox.

Brighton & Hove Albion F.C. (1983-84)

brighton-83-home

Esta camiseta fabricada por Adidas para el Brighton fue el broche a la época dorada del club. Con un diseño impecable y su clásico patrocinador Phoenix Brewery, fue llevada por jugadores como Wilkins, Case, Gatting o Smith. Los Seagulls tuvieron su época más exitosa entre 1979 y 1983, con su ascenso a la máxima categoría del fútbol inglés, la ya extinta Football League. El último año, el Brighton alcanzó la final de la FA Cup (véase la inscripción ‘FA Cup Finalist 1983’ debajo del escudo), batiéndose contra el Manchester United y logrando un meritorio empate. En el partido de repetición lamentablemente cayeron derrotados por 4-0 y además esa temporada descendieron de categoría. De la importancia de aquella final de la FA Cup he rescatado una cita de un seguidor Seagull encontrada en la red.

“Si le dijeras a alguien que el Brighton & Hove Albion va a jugar la final de la FA Cup este año, te lanzarían una mirada compasiva y, seguramente después de una buena carcajada, te dirían que vives en tu propio mundo de sueños futbolísticos.

Hace ya tiempo, a principios de los años ochenta, cuando este fan sólo tenía 9 años, the Seagulls exigieron el respeto generalizado de “Anfields y Old Traffords”.

Gary Stevens jugaba para nosotros, ¡nada menos que un internacional inglés! El irlandés Gerry Ryan representaba a su país también. Steve Gatting, Michael Robinson… Steve Foster era descomunal, terrible y extremadamente peludo (llevaba una cinta en la cabeza y aún le quedaba guay). El poderoso larguirucho Graham Moseley bajo los palos (a quien en realidad una vez me había encontrado en el Sussex General, yo había pisado un pez venenoso cerca del West Pier, él estaba visitando a su hijo que estaba en la cama de al lado). ¡En 1983 el Brighton & Hove Albion había llegado a la final de la FA Cup!

Con 9 años me habrías perdonado por creer que esto era sólo el comienzo de una era dorada para the Seagulls (una era dorada en el Goldenstone [el antiguo estadio] con vajilla de plata rebosando cada vitrina de trofeos).

El rival era el Manchester United. Era David contra Goliat. Vi el partido en casa, en Goldstone Road en Hove. El Machester United ganaba 2-1 a falta de sólo unos pocos minutos por jugar… Y 22 años más tarde, en el Brighton Museum & Art Gallery, aún puedo escuchar al héroe de aquel día, Gary Stevens, hablar sobre cómo golpeó el balón tan fuerte como pudo hacia la portería, ¡marcando el gol del empate!

El Brighton & Hove lo había logrado en Wembley y no había perdido contra el Manchester United. Aquella fue nuestra victoria.

Y sí, por supuesto perdimos el partido de repetición, pero the Seagulls volvieron a casa recibidos como héroes igualmente. La muchedumbre pasó por el final de mi calle. Corrí fuera para unirme y saludé frenéticamente a the Seagulls cuando pasaron en su propio autobús descapotable (la solución del Brighton & Hove Albion para el Batmóvil, pensé en aquel momento). Miré hacia arriba y vi a todos ellos (Gary, Graham, Gerry, Steve, Michael) y el resto devolviéndome los saludos.

Fue como el final de esa película de Nick Hornby ‘Fever Pitch’, excepto que todo era azul y blanco en lugar de rojo, y nosotros no habíamos ganado la liga, habíamos perdido la FA Cup. Pero puedes preguntar a cualquiera que estuviese por allí entonces, perder nunca supo tan bien.”

Burnley F.C. (1996-98)

Burnley-96-98-Home

Camiseta escogida por su diseño, la combinación de colores claret & blue me mola mucho, y por la curiosidad que me despierta una ciudad como Burnley (norteña, gris, áspera, fría, dura e industrialmente abandonada), con una afición con fama de convertir su ciudad en una plaza dura para todo aquél que intente pasearse por allí, ya sean equipos potentes o modestos. Tendré que visitarla algún día para contrastar mis impresiones con la realidad. Este diseño arlequinado de Adidas fue la camiseta del Burnley en la decepcionante temporada 97-98 que lograron huir del descenso a la Division Four ganando por 2-1 al Plymouth Argyle en la última jornada. Chris Waddle era jugador-entrenador entonces, su salida al Torquay y el nombramiento de Stan Ternent ese verano posibilitó al club un mayor progreso. En la temporada 99-00 quedaron segundos en la Football League Second Division (en realidad la tercera división y actualmente llamada League One) y se ganaron la promoción a la First Division (segunda división y actual Championship). Jugadores como Chris Waddle, Heath, Weller, Cooke o Mullin llevaron esta camiseta.

Everton F.C. (1986-89)

everton-86-home

Diseño ochentero de Umbro para el Everton, pero que ya dejaba ver la influencia del estilo que vendría en la siguiente década, con esos rombos en el tejido de la camiseta. Una gran combinación sin duda. La década de los ochenta fue la época más gloriosa para the Toffees, considerado uno de los clubes grandes de Europa aquellos años. La temporada 84-85 es considerada una de las mejores de la historia del club, los títulos de la Premiership y la Recopa de Europa lo refrendan. Es opinión de muchos aficionados que el Everton de los ochenta podría haber llegado a ganar más títulos europeos, de no haber sido por la prohibición a todos los clubes ingleses de participar durante seis años en las competiciones continentales de la UEFA tras la tragedia de Heysel en 1985.

Para la temporada 86-87 el Everton perdió a su estrella Gary Lineker, pero consiguió reconquistar la Premiership. Destacan jugadores como Mountfield, Trevor Steven, Van Den Hauwe, Ratcliffe, Cottee, Power o Bracewell. Poco después el manager Howard Kendall abandonó el Everton para fichar por el Athletic Club. Su sustituto fue Colin Harvey, quien consiguió dejar al equipo en la cuarta posición de la Premiership en la temporada 87-88 y llegar a semifinales de la League Cup. En la temporada 88-89, el Everton volvió a la final de la FA Cup para enfrentarse a su eterno rival, el Liverpool. The Reds se alzaron con el triunfo por 3-2 en una final muy emocionante, de esas de ida y vuelta, con hasta tres goles la prórroga. Sin embargo, aquella final estuvo empañada totalmente por la tragedia de Hillsborough, ocurrida un mes antes en el partido de semifinales de la FA Cup que enfrentó a Liverpool y Forest en Sheffield. Un desastre que dejó 96 aficionados muertos, todos del Liverpool, más de 700 heridos y que sumió a la ciudad en el dolor.

Liverpool F.C. (1989-91)

liverpool-89-home

Las había más clásicas, lo se, pero hay que cambiar un poco también. El diseño de esta camiseta esta guapísimo, con ese estampado con triángulos con un rollo como de confeti rojo y blanco. Me suelen gustar las camisetas con cierto toque hortera y esta lo tiene. Además representa uno de los períodos de gran éxito del club y fue vestida por algunos de sus jugadores más icónicos: Alan Hansen, Barnes, Marsh, Aldridge, Whelan, Beardsley, Nicol o McMahon. Este diseño creativo de Adidas era del estilo de las primeras camisetas Adidas Originals y por eso pronto se convertiría en objeto de deseo por el público coleccionista de material retro, tanto aficionados del Liverpool como otra gente. De todas las de la época del clásico patrocinador Candy me quedo con esta. En la temporada 89-90 el Liverpool consiguió el que es su último título de liga hasta hoy. Comandados por Kenny Dalglish, los Reds cuajaron una sensacional temporada, incluyendo una victoria por 9-0 al Crystal Palace en la que Aldridge marcó su último gol en el Liverpool.

Manchester United F.C. (1992-94)

man-united-92-home

Otro diseño inspirado en las clásicas camisetas de cuello con cordones, en este caso de Umbro para the Red Devils. Esta fue la camiseta que dio inicio a la época más gloriosa del Manchester United, los años noventa. En la temporada 92-93 los de Ferguson se alzaron con su primer título de liga desde 1967, la recién estrenada Premier League. El éxito se repitió en la temporada siguiente con su segundo título de liga consecutivo, algo que el Man Utd no lograba desde 1957. Además consiguieron el primer doblete de la historia del club conquistando la FA Cup. En aquel equipo jugaba el gran Eric Cantona, con sus cuellos para arriba y acompañado de Bruce, Hughes, Giggs, Robson, Ince o Kanchelskis, entre otros. Antes de que comenzara la temporada 1995-96, el Man Utd anunció la venta de tres de sus mejores jugadores: Paul Ince al Inter de Milán, Mark Hughes al Chelsea y Andréi Kanchelskis al Everton. En vez de contratar a nuevos jugadores para reemplazar a los anteriores, Ferguson prefirió dar la oportunidad a jugadores jóvenes del plantel, entonces desconocidos, como David Beckham, Ryan Giggs, Nicky Butt, los hermanos Gary y Phil Neville o Paul Scholes. El resto es historia.

Newcastle United F.C. (1995-97)

newcastle-95-home

Diseño clásico de Adidas con cuello tipo Mao para the Magpies. Muy recordado el patrocinador de aquellos años, cortesía de la cerveza Newcastle Brown Ale. Esta camiseta fue vestida por uno de los mejores equipos que nunca llegó a conquistar la Premier League, el Newcastle de mediados de los noventa. Los pupilos de Kevin Keagan, conocidos como los Newcastle’s ‘Entertainers’ (los Artistas del Newcastle), consiguieron sendos subcampeonatos en 1996 y 1997 por detrás del Manchester United.

El Newcastle había regresado a la Division Two al principio de la década de los ochenta. El nuevo entrenador Arthur Cox, junto con el delantero Kevin Keegan, regresaron al equipo a la Division One, pero después descendieron otra vez en 1989. En la temporada 92-93 el equipo regresó a la Premiership ya con Keegan como entrenador. En la 95-96 Keegan llevó al Newcastle al segundo lugar de la Premiership, solamente 4 puntos detrás del Manchester United. En 1996 Alan Shearer fue adquirido por una cifra récord de £15 millones. Como decía, la siguiente temporada el Newcastle quedó otra vez en segundo lugar. Se cobraron su venganza por lo de año anterior con un 5-0 sobre el Man Utd, pero quedó en agua de borrajas al escaparse la liga. Algunos de aquellos Newcastle’s Enterteiners fueron Shearer, Ferdinand, Albert, Ginola, Gillespie, Peacock o Asprilla

Nottingham Forest F.C. (1978-81)

nottingham-forest-78-home

Camiseta clásica de la primera época de Adidas del Nottingham Forest que fue vestida por jugadores como McGovern, O’Neill, Birtles, Robertson o Anderson. Se trata de una camiseta histórica, pues coincidió con el capítulo más glorioso de la historia del Forest. Buena parte de la culpa la tuvo el carismático y polémico Brian Clough, quien dirigió desde el banquillo a un equipo al que llevó desde la Division Two hasta levantar de forma consecutiva dos Copas de Europa (78-79 y 79-80). En las dieciocho temporadas que Old Big ‘Ead entrenó al Forest consiguió once títulos nacionales y europeos. Sobre Clough hay una película bastante recomendable, ‘The Damned United’ (Tom Hooper, 2009), que aunque no trata sobre su época en el Forest, la final de su carrera, resulta una buena forma de conocer cómo era este hombre. Os dejo algunas de sus frases más célebres como homenaje al que muchos dicen the greatest manager ever.

“No diría que fui el mejor entrenador de todos, pero sí diría que estaba en el top 1”. La famosa valoración de Clough sobre su prestigio en el fútbol.

“El río Trent es bonito. Lo se porque caminé sobre él durante 18 años”. Clough sobre sus triunfos en el Nottingham Forest.

“En ocasiones he sido un creído. Creo que la mayoría de la gente lo es cuando pasan a ser el centro de atención. Me llamo a mi mismo Old Big ‘Ead (viejo creído) sólo para recordarme no volver a serlo”. Clough sobre la humildad.

“Le di a mis jugadores una versión del mismo mensaje cada sábado: ‘Le dispararía a mi abuelita ahora mismo con tal de conseguir tres puntos esta tarde’. Ellos sabían lo importante que era dejarse la piel para conseguir la victoria. En cada partido. Eso es por lo que mi abuelita disfrutó más vidas que mi gato”. Clough sobre la victoria.

“¿Caminar sobre el agua? Supongo que mucha gente estará diciendo que en vez de caminar sobre ella, debería haberla tomado más en mis bebidas. Tienen toda la razón”. Filosofía de vida según Clough.

“John Robertson era un joven muy poco atractivo. Si un día me encontraba un poco chungo, me sentaba al lado suyo. Parecía el jodido Errol Flynn comparado con él. Pero le dabas un metro de césped y era un artista. El Picasso de nuestro deporte”. El único homenaje de Clough al extremo escocés del Nottingham Forest.

 

Portsmouth F.C. (1991-92)

porstmouth-91-home_2_1

Tremendo diseño de Influence para el Pompey, noventero a tope con ese estampado en el tejido, me encantan estas camisetas. Un club que logró llevar a las vitrinas de Fratton Park dos títulos de liga consecutivos (48-49 y 49-50), incluyendo el primer doblete de un club en el siglo XX en una temporada 48-49 gloriosa. En la temporada a la que corresponde la camiseta, la llegada de Jim Smith como mánager en marzo de 1991, junto con la aparición de algunos buenos jugadores jóvenes, provocó un resurgimiento del equipo que por aquel entonces deambulaba en la Division Two. El Pompey llegó aquel año a semifinales de la FA Cup, perdiendo en los penaltis contra el posterior campeón, el Liverpool, tras tener que disputarse un partido de repetición. En la temporada siguiente, el Pompey no logró el ascenso a la Premier League sólo por haber anotado un gol menos que el West Ham United. Destacan jugadores como Symons, Whittingham, Anderton o Aspinall.

Desgraciadamente los buenos tiempos han sido los menos en Fratton Park y, exceptuando la época de Redknapp con el regreso a la Premier, el título de la FA Cup (2008) y su primera participación en competición europea, el Pompey ha escrito su historia a base de épocas duras a la espera del éxito. Incluso llegó a rozar la desaparición en un par de ocasiones, la última bancarrota el año de su centenario conllevó una oferta pública de adquisición como método para salvar el club. Actualmente es el club con más propietarios de Inglaterra tras la creación del Pompey Supporters Trust. Con todo, the Blues son el club más exitoso de la costa sur de Inglaterra. Up the Blues!

Tottenham Hotspur F.C. (1993-95)

tottenham-93-home

Camiseta de Umbro para los Spurs de mediados de los noventa. Un Tottenham que en junio de 1994 fue culpado de realizar pagos ilegales a los jugadores y recibió el mayor castigo aplicado nunca a un club inglés: una multa de £600.000, la pérdida de 12 puntos en la liga de la temporada 94-95 y la prohibición de participar en la FA Cup 94-95. Sin embargo, la retirada de puntos y el castigo de la FA Cup fueron atenuados con un recurso, aunque la multa fue incrementada hasta £1.500.000. De todas formas, el técnico Osvaldo ‘Ossie’ Ardiles estaba convencido que los Spurs harían una buena temporada. Para ello encargó el fichaje de dos jugadores que habían sobresalido en la Copa del Mundo de EE.UU. aquel verano, el goleador alemán Jürgen Klinsmann y el extremo rumano Ilie Dumitrescu, para apuntalar una delantera que ya contaba con Teddy Sheringham, Darren Anderton y Nick Barmby. Aún con todo, los Spurs no levantaban cabeza con la temporada 94-95 ya iniciada y Ardiles fue despedido en noviembre con el equipo rozando la zona de descenso. El sustituto fue Gerry Francis, que alivió los temores al descenso y comandó la escalada del equipo hasta la séptima plaza, al borde de la clasificación para la Copa de la UEFA. Con el castigo de la FA Cup levantado, los Spurs alcanzaron las semifinales donde fueron derrotados 4-1 por el Everton, a la postre campeón.

Klinsmann fue el máximo goleador del club con 29 tantos en todas las competiciones, lo que le valió el premio al futbolista del año en Inglaterra y el segundo puesto en el Balón de Oro. Sin embargo, regresó a su tierra para jugar en el Bayern de Munich, frustrado por la no clasificación europea. Klinsmann había sido recibido en Inglaterra con muchas críticas. En parte por haber jugado para Alemania, equipo que eliminó a Inglaterra en el Mundial, y también por sus famosas “zambullidas”. En su debut contra el Sheffield Wednesday marcó un gol de cabeza e inmediatamente lo celebró con una zambullida en el campo. Un periodista de The Guardian, quien había escrito un artículo titulado “Por qué destesto a Klinsmann”, escribió dos meses más tarde otro titulado “Por qué amo a Klinsmann”. Gracias a su humor, su prestación atlética y su calidad de juego se hizo extremadamente popular en Inglaterra.

West Ham United F.C. (1999-2001)

west-ham-99-home

Realmente complicado tener que quedarme con sólo una camiseta del West Ham. Finalmente me quedo con esta de finales de los noventa e inicios del nuevo siglo, coincidiendo con los últimos años de Harry Redknapp en el banquillo. Un diseño cojonudo de Fila con el mítico patrocinio de Dr. Martens, camiseta con cuello tipo polo y esa combinación mágica de colores claret & blue, ¿qué más se puede pedir? La época de Redknapp al frente de the Hammers se caracterizó por el gran trasiego de futbolistas y por el éxito y atractivo nivel de fútbol desarrollado por el equipo, que no se veían desde tiempos de John Lyall. Más de 130 futbolistas pasaron por las filas Hammers durante la época de Redknapp (1994-2001) que produjeron un déficit neto de £16 millones, incluso después del traspaso de Rio Ferdinand al Leeds United por £18 millones.

En 1999 el West Ham terminó en la quinta posición de la Premiership, su mejor resultado desde 1986. Conquistaron además la Copa Intertoto venciendo al Metz francés y ganándose la clasificación para la Copa de la UEFA 99-00. En aquel partido, por cierto, se les notaba a los ingleses que tenían ganas de marcha en la grada. Las cosas empezaron a tambalearse para Redknapp y los suyos con la pérdida de Rio Ferdinand. El dinero obtenido con la venta se invirtió en fichajes como el de Ragnvald Soma, que costó £800.000 y sólo jugó siete partidos de liga, Camera o Song. Redknapp reclamó que necesitaba más dinero para negociar en el mercado de fichajes, lo que hizo perder la paciencia al presidente Brown. En junio de 2001, en una teórica reunión para discutir su contrato, Redknapp fue despedido y con él su asistente Frank Lampard. Inevitablemente, este hecho hizo que el gran centrocampista Frank Lampard Jr. abandonase el East End londinense ese verano camino del distinguido barrio de Chelsea, £11 millones mediante. Algunos jugadores que destacaron en este West Ham fueron Rio Ferdinand, Carrick, Lampard, Marc-Vivien Foé, Frédéric Kanoute, Sinclair, Wanchope o el siempre polémico Paolo Di Canio.

Voice Of The People

Izquierda Casual x Finest Fabrics. Nathan jacket

Ya disponible, por encargo, nuestra Nathan jacket (Handmade in Hungary) en colaboración con Finest Fabrics. Solo 20 unidades hechas a mano una a una por un sastre. Tejido impermeable con 3 capas de laminado de nylon texturizado, PU-membrana, 170 g / m². La parte interior de la capucha y laterales vienes estampados con un camuflaje único. Cremallera fabricada en Italia y cierres con botones de presión. Las medidas se pueden ver más abajo en una foto. Desde ahora mismo hasta el próximo lunes 22 a las 21h se puede hacer el encargo (sólo se venderan de este modo, no estarán disponibles en nuestra shop) en izquierdacasual@hotmail.com

DSCN0886DSCN0889DSCN0888DSCN0884DSCN0892DSCN0890medidas

Armor Lux Primavera/Verano 2016

La marca francesa fundada en Quimper en 1938 por Walter Hubacher un suizo de origen alemán, apuesta por crear y producir ropa de buena calidad. Armor Lux presenta su colección para esta próxima temporada Primavera/Verano 2016 con unas piezas muy marítimas. Las marcas de ropa están empezando a lanzar sus colecciones para las estaciones más cálidas y Armor Lux no ha sido menos, una marca que ha ganado una gran cantidad de aficionados debido a la simplicidad y la calidad duradera de sus prendas.

amorluxss16s6amorluxss16s10amorluxss16s9amorluxss16s11amorluxss16s7amorluxss16s3