The London Cab New Balance pack

Tras el lanzamiento de la tienda principal de Berlín en enero de este año, New Balance está abriendo otra tienda insignia en la ajetreada calle Oxford de Londres. Representa un paso significativo para NB dirigirse a uno de los distritos comerciales más activos del Reino Unido.
En la celebración del lanzamiento de su nueva tienda en Londres, New Balance lanzará un muy exclusivo  pack “Made in UK” tomando como inspiración el icónico The London cab o Hackney Carriage. The London Cab New Balance pack consta de dos modelos, el 1500 y el 991 con parte superior de cuero negro y acabado en mate, al igual que la pintura del taxi. Otras características que incluye son el naranja y plata para representar otras partes y colores del Black rat.

Según dice Marcos Godfrey diseñador de calzado senior de New Balance, querían celebrar el lanzamiento de la tienda insignia de Londres con algo icónico, reconocible al instante y fiel a la ciudad.
The London Cab New Balance pack estará disponible exclusivamente en la tienda de New Balance en Oxford Street  a partir del 28 de octubre con sólo 70 pares disponibles en total.

new-balance-london-cab-1new-balance-london-cab-pack-5new-balance-london-cab-pack-3

Deutschland 83

d83Deutschland 83 nos sitúa en 1983 en una Alemania dividida entre la parte occidental, aliada de los estadounidenses, y una oriental, la soviética.

Empieza la serie sonando Major Tom, un tributo de Peter Schilling al astronauta también protagonista de tres temas de David Bowie. Creada por el matrimonio Winger y compuesta por una primera temporada de ocho capítulos, la serie germana es un soplo de aire fresco para los amantes  del género de espías.

Martin Rauch es un militar del ejército de Alemania oriental reclutado por una agente del servicio de inteligencia llamada Lenora, que resulta ser su propia tía. Su misión es infiltrarse al servicio del Stasi en un cuartel de Berlín occidental bajo el nombre del teniente Mortiz Stamm, mano derecha del general Edel. A Martin la idea de dejar a su novia y a su madre enferma no le hace demasiada gracia, pero finalmente por diversas casusas es coaccionado.

La música juega un papel muy importante en la serie. A lo largo de la serie suenan canciones de grupos de éxito internacional de la época como New Romantics, Duran Duran, New Order y Eurythmics.

Deutschland 83 es una producción alemana de los responsables de grandes éxitos de la televisión europea como Hijos del Tercer Reich o The Tunnel. Fue adquirida por Sundance TV, convirtiéndose así en la primera serie de lengua alemana que ha pasado a emitirse en una cadena estadounidense. Muy recomendable.

San Lúpulo

A quien vamos a engañar, cualquier motivo nos vale para salir a tomarnos un par de pintas, y este pasado fin de semana había en Madrid un motivo más que convincente, San Lúpulo.

El evento tuvo lugar los días 13,14 y 15 en el barrio de Chamberi, celebrándolo con una ruta por 6 bares de dicho barrio, donde se podía degustar una selección de cervezas artesanales elegidas para la ocasión, aparte de las que pinchan habitualmente en dichos establecimientos.

Nuestra ruta comenzó el viernes por la noche en el acogedor local de Toast Tavern (Guzmán el Bueno, 34) donde pudimos probar la IPA de Edge Brewing, una cerveza artesana al estilo americano muy recomendable. Continuamos calle arriba hasta llegar a Taproom (Guzmán el Bueno, 52), un bar de luz tenue decorado al estilo inglés donde pinchaban la IPA de Freaks Brewing.

El sábado retomamos nuestra ruta en Labirratorium (Blasco de Garay, 21), una Tienda/Bar especializada en el mundo de la cerveza artesanal, donde degustamos la Imperial IPA de Cervezas Medina, para mi gusto la mejor del recorrido. Sin más dilación subimos al Mercado de Vallehermoso, donde se encuentran Prost Chamberi y Drakkar. Ambos bares están situados dentro de este mercado de barrio, dándoles una esencia totalmente distinta de cualquier otro local. Allí pudimos probar una Lotus IPA y la IPA TOMA SHOCK de Mad Brewing respectivamente. Por último, pero no menos importante, subimos al único bar que nos faltaba para completar la ruta, La Piraña (Guzmán el Bueno, 81) donde pinchaban la IPA SIMCOE de La Quince.

Como broche final, habiendo completado el reto de consumir una pinta en cada establecimiento, nos regalaron una botella de Tempes Brewing “DIOS MIO”, una IPA con jalapeños al más puro mexicano.

Korleone

img_20161016_204007_502img_20161017_183816_394img-20161016-wa0018img-20161016-wa0019

III feria da cervexa artesá cidade vella da Coruña 2016

Los pasados días 9,10 y 11 de septiembre tuvo lugar en la Plaza de Azcárraga de nuestra ciudad la III feria da cervexa artesá cidade vella da Coruña 2016. El evento contaba con la participación de alrededor de 20 cerveceras y donde hubo una gran participación gallega,  aunque también se habían desplazado algunas de otros lugares como Portugal, Madrid o Cantabria. Dentro de la programación se podía disfrutar de talleres,  charlas,  conciertos y comida a cargo de 4 food trucks. Nos acercamos el sábado a probar alguna cerveza y a disfrutar del directo del grupo onubense The Preachers. La primera que tomé fue un clásico, una 942 de los cántabros de Dougalls que ya había probado en más de una ocasión. La segunda una American Pale Ale de los madrileños de la Virgen.

Poco a poco van creciendo los eventos desde tipo por nuestras tierras,  esperamos que siga corriendo la cerveza.

p60910-202011p60910-202000p60910-202736p60910-203017p60910-203349p60910-203422

Newport ‘til I die! (Parte II)‏

1-primera-foto 

Newport on the Usk, industrial working town, steel works, docks, dark, in the nineteenth century full of wily entrepreneurs and hoary sons of toil, ruffians in rags, women in shawls, businessmen in stove-pipe hats. It’s not that today. Nothing likeReal Newport by Ann Drysdale.

Newport (…) had a tight little firm of around 50-60 lads who were very loyal to each other. If Newport as a team never existed and these lads would have followed Cardiff and were around in 1945, we would have given Adolf Hitler and his troops a run for their money” S Kaged in Diary of the Soul Crew 2.

Hace algún tiempo escribí un artículo sobre la casual firm del Newport County en los años 80, un grupo “pequeño pero con muchos cojones”, tal y como afirman no pocas fuentes. Finalmente fue publicado en el segundo número del magazine Etiqueta Grada y, a pesar de ser un texto bastante largo (5.306 palabras), tengo que decir que los comentarios y críticas fueron bastante positivos, algo de lo que me siento orgulloso.

Poco tiempo después de terminar mi artículo entré en contacto con varios lads del Newport que de hecho vivieron aquella época. No pude añadir sus testimonios a mi primer artículo puesto que éste ya estaba escrito y terminado. Sin embargo, la nueva información y fotos que me proporcionaron bien merecían un segundo artículo sobre el tema – escrito desde un ángulo ligeramente diferente, menos basado en los libros sobre la escena galesa que había leído y más en relatos de primera mano. En otras palabras, un acercamiento más personal.

Lo que sigue a continuación es una compilación de experiencias e ideas relatadas por tres aficionados del Newport County. Sus nombres son Neal Heard (famoso autor de ‘Trainers’ y ‘A Lover’s Guide to Football Shirts’), Tutty (‘top boy’ histórico de Newport) y Andrew (otro ‘old face’ de Newport y fundador original de la Youth Firm). No puedo más que darles las gracias por contarme su historia.

 

* * *

 

Como recordareis aquellos que leísteis el primer artículo de Etiqueta Grada, Newport es una pequeña ciudad a orillas del río Usk, situada a 19 kilómetros al noreste de Cardiff, la capital de Gales. En cierta ocasión fue considerada como la ciudad más violenta en todo Reino Unido, pero esta historia ya os la conté. Para los recién llegados simplemente remarcar que no es de extrañar que estos lads fueran duros de cojones.

Los orígenes de Newport se remontan al siglo XI, cuando los normandos se refirieron a ella por primera vez como Novus Burgus (Ciudad Nueva), pero de hecho el primer asentamiento importante en el río Usk, Caerleon, data del 74 o 75 a.C., años en los que el ejército romano estableció un fuerte mientras hacía la guerra contra las tribus locales. Las ruinas romanas de Caerleon pueden ser visitadas hoy en día en las afueras de Newport y se encuentran ciertamente rodeadas de misterio: cuenta la leyenda que Caerleon podría haber sido la mítica ciudad de Camelot, donde el rey Arturo estableció su corte. La pregunta surge inmediatamente: ¿podrían los casuals del Newport ser vistos como los herederos de los Caballeros de la Tabla Redonda? Quizás. Sólo que en lugar de luchar contra dragones, elfos y otras criaturas mágicas, llevarían a cabo incursiones sorpresa en Cardiff en busca de la Soul Crew.

123456789

Pero comencemos desde el principio. Y lo primero sobre lo que le pregunté a Tutty (para continuar con la metáfora Camelot-Newport Firm, Tutty sería un Sir Lancelot al uso) fue cómo recordaba él los años previos a la escena casual en Somerton Park: “En los tiempos anteriores a los casuals yo era, como muchos de nosotros, un joven skinhead. Recuerdo a los mayores haciendo planes sobre dónde intentarían y estarían antes y después del partido para tender la emboscada al grupo visitante. Así que supongo que en cierta medida había algún tipo de organización. Mi hermano, un skinhead más mayor que yo, me contaba acerca de algunas de las movidas que tenían. Y él resultó ser la primera persona que vi detenida – contra el Swindon Town en casa en 1980”. No pasó mucho tiempo antes de que la nueva estirpe de los llamados dressers desplazara a los skinheads por completo, revolucionando las gradas británicas al vestir un amplio escaparate de colorida ropa de diseño. Tutty de nuevo sobre el nacimiento de la cultura casual en el County: “Recuerdo que un día era skinhead y al día siguiente ya no lo era, fue tan simple como eso. A principios de 1983 iba con botas y tirantes, cuando llegó el verano vestía ropa deportiva y para Navidades mi armario estaba ya a tope. Siempre eran los skinheads quienes saldrían en busca de otros skinheads de equipos contrarios. Y siendo una moda tan impresionante, era distinguible a una milla de distancia. Entonces comenzamos a ver algunos cortes de pelo y colores llamativos siendo usados entre los skinheads en varios partidos en casa y fuera. Sobre todo en New Street Station. Fue casi como si instantáneamente absorbiésemos todo aquello de una forma individual porque lo siguiente que supe al próximo partido fue que nuestras botas y tirantes habían sido reemplazadas por zapatillas y camisetas deportivas, ¡y llevábamos pelo! Mi deseo por la nueva moda se convirtió en una obsesión, gastaba todo mi sueldo en ropa. Esa obsesión se extendió con bastante rapidez por las gradas del County, incluso en aquellos que no fueron skins”.

En este punto, Andrew retoma la historia: “Mis primeros recuerdos de la moda de entonces son lads vistiendo ropa deportiva de marcas tales como Fila, Kappa y Sergio Tacchini, después cambiaron a Burberry, Aquascutum y pantalones Farah y pantalones de pana Lois, sin olvidarme del calzado: Adidas, Diadora y Puma. Todo el mundo también comenzó a vestir marcas de golf tales como Pringle y Lyle & Scott. Entonces se empezó a evolucionar hacia marcas italianas y francesas como Best Company, Chipie, C17, Classic Nouveau, Ciao y Chevignon. El resto es historia”.

Neal Heard va más allá en su respuesta y comparte con nosotros una profunda reflexión sobre la efervescente fashion scene en aquella época, situando a Newport al frente de distintas tendencias revolucionarias: “Es interesante que hayas elegido la escena de Newport en los años 80. Para mí, Newport, ahora conocida como una ciudad oscura, dura y descuidada,  fue LA ciudad de Gales allá por los ochenta. La ciudad fue siempre una ciudad dura y de clase obrera, con enormes acerías y florecientes y agitados puertos. Pero por varias razones, Newport destacó de forma bastante sorprendente en lo referente a la moda.

La ciudad contaba con una próspera y respetada escuela de arte justo en el centro de la ciudad, y creo firmemente que esto tuvo una importante influencia en la escena de la moda en la ciudad.

La ciudad también atrajo al público punk y “alternativo” de los Gwent Valleys, quienes siempre tuvieron una influencia en la moda muy contestataria y anárquica. Así, Newport tuvo muchas y variadas escenas de moda, donde todas se alimentaban e influenciaban entre ellas, ninguna escena se tornó demasiado aburrida o descuidada y todas colaboraron a que las demás creciesen.

Mucha gente de Newport triunfó en la escena de moda de Londres, como Steve Strange de Blackwood, frecuentemente visto en Newport, que acabó creando el Blitz club. Fraser Moss fundó la marca de ropa You Must Create (YMC). Simon Spitteri es responsable de compra de ropa masculina para la enorme e influyente compañía online de moda Mr. Porter. Fraser Trewick fundó Hawksmill Denim Co; y la lista va más allá, con estilistas, encargados de compras y diseñadores, todos procedentes de la ciudad y que acabaron teniendo éxito. Este humilde entrevistado fue el creador de ‘Trainers’, y ahora trabajo para Le Coq Spotif desarrollando mi propia colección para esta mítica marca.

Yo era un wannabe futbolero por aquel entonces, pero siempre me pareció más interesante la mezcla y fusión de las distintas corrientes. Por ello, aunque me encantaba mucha de la ropa casual, especialmente la temprana “época de apropiación de marcas de abuelo”, me gustaba modificar y combinar mi look, así que no se me podía etiquetar como un dresser uniformado. Pienso en Newport como una ciudad que tomó y adoptó este enfoque. De ahí que los dressers del County tuviesen mucho nivel, demostrándolo en las gradas de forma tan elegante como brutal. Muchos de los primeros casuals tenían un pasado como mods, skins o punks, así que el look al final distaba mucho de ser un cliché. Newport llegó a ser conocida como la Nueva Seattle, apodo que le puso la revista NME, y este espíritu independiente, respecto a la ropa, existía en todas las escenas de moda de la ciudad, incluyendo por supuesto a los movimientos del NCFC B-Team y de la Youth Firm”.

1011121314

Nos quedamos ahora con dos nombres: B-Team y Youth Firm. B-Team era básicamente el término utilizado por la gente mayor como Tutty para referirse a la firm y, aunque tenían hechas algunas tarjetas donde aparecía el nombre B-Team y solían cantar a voces todo el rato la canción de la intro del Equipo A para echarse unas risas, se trataba más de un nombre que utilizaban entre ellos, y no tanto el nombre del grupo, realmente nunca lo aireaban por ahí. Los casuals del Newport no se preocupaban demasiado por los nombres.

Por otro lado, la facción más joven de la firm del Newport, conocida como la Youth Firm, fue fundada en 1986 por Andrew y algunos otros chavales. Ya por entonces había muchos lads mayores involucrados dado que los dressers y los skins antes que ellos llevaban haciendo de las suyas desde hacía bastante tiempo. La Youth Firm fue creada por chicos de entre 14 y 18 años y pronto se convirtió en un pequeño pero feroz grupo que buscaba sus propias movidas. Cardiff fue siempre su elección predilecta para sembrar el caos, continuando la tradición de hacer visitas a la Soul Crew en días que no había partido y atacando sus pubs. En ocasiones, los partidos de rugby que se jugaban en la capital proporcionaban a estos lads la excusa perfecta para buscar bronca, tal y como Tutty recuerda: “Algunos de los chavales solían ir a The Arms Park èn Cardiff bien a buscar movida al Friendship Pub o a un par de internacionales, y la encontraban, pero tampoco era una cosa que sucediese todos los días y desde luego no era para mí. Dicho esto, lo que sí hacíamos era juntar una buena crew los sábados en verano, cuando no había fútbol, para ir a buscarla”. Pero la gente de Cardiff no eran los únicos enemigos con los que se cruzaban en Gales; a lo largo de los años Newport tuvo varias peleas con Swansea y Wrexham. Andrew de la Youth Firm recuerda uno de sus primeros partidos contra el Wrexham: “Yo tenía solo 13 años y jugábamos contra el Wrexham en casa un martes por la noche, ellos salieron del tren y fueron andando por el puente de Newport. Nosotros aparecimos detrás de ellos, éramos como unos 50 y del Wrexham había más o menos el mismo número. Hubo pelea durante unos 10 minutos, hasta que empezaron a aparecer más de los nuestros y los del Wrexham dieron la vuelta y corrieron. Siempre recordaré cuando un tipo del Wrexham que llevaba una ski jacket Kappa se cayó, entonces uno de los mayores sacó un cúter, le rajó el frontal de la chaqueta y le dejó una tarjeta de visita dentro. Acabas de conocer al NCFC B-Team. El empleo de tarjetas de visita fue un elemento muy común entre la mayoría de los grupos allá por los años ochenta”.

Podéis leer acerca de ésta y otras refriegas contadas en primera persona por lads del Newport y también algunos de sus enemigos, en el libro ‘The Trouble With Taffies: Welsh Hooligan Gangs’ de Jeff Marsh, el cual recomiendo a todo aquel al que le interese la escena galesa. Curiosamente, Tutty es mencionado en el libro: “La otra figura principal en Newport era Tutty. Siempre paraba en el Lazers los fines de semana y siempre vestía toda la ropa que estaba de moda en la época. Se podría decir que era el tipo mejor vestido entre los chavales del County, de lo que puedo recordar. Él y su hermano siempre estaban en problemas con la policía” Ni que decir tiene que debía preguntarle pues por sus influencias a la hora de vestir y por su look favorito durante aquellos años: “Habiendo formado parte de una moda tan cambiante y echando la vista atrás, mi look favorito era con diferencia el de la  ropa deportiva. Sencillamente me encantaba.

A la pregunta de si Newport tomó influencias de otras firms más grandes es realmente difícil responder. Si hago caso a buena parte de los libros que he leído, nadie reconoce haber sido influido por nadie jajaja. En lo que a mí respecta, fichaba lo que llevaba alguien y si me gustaba, entonces podrías decir que esa persona, a la que quizá nunca llegaría a conocer, me proporcionaba la idea. Así que personalmente cogía la idea de alguien y la tomaba para mí mismo. Y eso funcionaba también para buena parte de la firm. A nadie del núcleo duro le gustaba vestir las mismas prendas. Y con la ingente variedad existente, si estabas preparado para viajar a otras ciudades, tal y como yo hacía, era fácil no acabar todos vestidos iguales”.

151617181920212223

En algún momento a finales de la década el acid house y la cultura rave se extendieron por toda Gran Bretaña, lo cual significó que un enorme número de futboleros acabaron metidos en la música de baile y el consumo de MDMA. Este hecho, junto con la Tragedia de Hillsborough, tuvo un enorme impacto en el número de peleas que tendrían lugar en los estadios británicos durante los años siguientes. Newport, como ya expliqué en su día, no fue la excepción, con el agravante de que el equipo bajó varias categorías y finalmente desapareció debido a problemas económicos (finalmente fue refundado en las categorías más bajas del fútbol británico y se vio forzado a jugar como local en Inglaterra). O como Andrew me contó: “Sí, estás en lo cierto. Muchos de los muchachos empezaron a irse de raves y a tomar éxtasis, lo más sorprendente es que ahora te encontrabas bailando en fiestas al aire libre junto a lads enemigos con los que apenas unos años antes te habías estado dando de hostias. No sería hasta finales de los 90, cuando la escena rave empezó a morir, que los lads volvieron de nuevo al fútbol”. Tutty también interviene: “Hacia finales del año 1989 empecé a ir a raves y me enganchó completamente. Dejé de ir al fútbol y todo se reducía a ver qué rave o club visitaría esa noche. Y así me tiré varios años. Hasta que tuve que parar y volver de nuevo al mundo real. Supongo que así es la vida J”

No me gustaría terminar sin mencionar a los Disorderly Young Casuals (DYC), que son quienes actualmente portan la llama del hooliganismo y la cultura casual en Newport. A este respecto, cedo las últimas palabras de este artículo a Andrew: “Sí, son principalmente los DYC quienes están involucrados estos días. Pero los lads todavía siguen asistiendo a las grandes citas, como los partidos contra Portsmouth y Bristol Rovers. La mayoría de DYC tienen sanciones provisionales y están esperando juicio por una bronca que tuvieron con Leyton Orient al principio de esta temporada [se refiere a la temporada 2015-2016]. En Newport ahora mismo los incidentes son escasos y no se dan habitualmente. La verdad es que los DYC son un grupo con un par de huevos y, con el tiempo, están viendo crecer sus números. Muchos de ellos son hijos de los viejos lads de los ochenta”.

Álex

242526

Newport ‘til I die! (Parte II)‏. English version

1-primera-foto

Newport on the Usk, industrial working town, steel works, docks, dark, in the nineteenth century full of wily entrepreneurs and hoary sons of toil, ruffians in rags, women in shawls, businessmen in stove-pipe hats. It’s not that today. Nothing likeReal Newport by Ann Drysdale

Newport (…) had a tight little firm of around 50-60 lads who were very loyal to each other. If Newport as a team never existed and these lads would have followed Cardiff and were around in 1945, we would have given Adolf Hitler and his troops a run for their money” S Kaged in Diary of the Soul Crew 2

Some time ago I wrote an article on Newport County’s casual firm back in the 80’s, a “small but game as fuck” crew, according to many sources. It was originally published in the second issue of Etiqueta Grada magazine and, despite being quite lengthy (5,306 words) I have to say the feedback was rather positive, something I’m very proud of.

Shortly after finishing the piece I got in touch with a few Newport lads who happened to live that era. Having been written already, I couldn’t include their testimonies in my first article. However, the information and pics provided very well deserved a second article on the matter –one written from a slightly different angle, less dependent on the books about the Welsh scene that I had read in the past and more based on first-hand accounts. In other words, a more personal approach.

What follows is a collection of experiences and thoughts given by three Newport County fans. Their names are Neal Heard (well-known author of ‘Trainers’ and ‘A Lover’s Guide to Football Shirts’), Tutty (Newport’s widely-respected ‘top boy’) and Andrew (another Newport ‘old face’ and original founder of the Youth Firm). I can only thank them for telling me their story.

 

* * *

 

As anyone who read the first article from Etiqueta Grada will remember, Newport is a small town on the banks of the river Usk, located 19 km northeast of Cardiff, Wales’ capital. It was once voted the most violent town in the UK too, but this story was already told. For the newcomers let’s just point out that it’s no surprise that these lads were tough as fuck.

The origins of Newport go back to the eleventh century, when the Normans first referred to it as Novus Burgus (New Town), but in fact the first settlement of significance on the Usk, Caerleon, dates back to the AD 74 or 75, a period in which the Roman troops established a fortress while fighting the local tribes. Roman remains at Caerleon can be visited today on the outskirts of Newport and it’s a place enveloped in mystery: legend has it that Caerleon might have been the mythical city of Camelot, where King Arthur hold his court. The question arises immediately: could Newport casuals be seen as the heirs of the Knights of the Round Table? Maybe. Only instead of fighting dragons, goblins and other magical creatures, they’d carry out raiding parties in Cardiff in search of the Soul Crew.

123456789

But let’s start from the beginning. And the very first thing I asked Tutty about (to continue with the Camelot-Newport Firm metaphor, Tutty could be just like Sir Lancelot) was how he remembered the pre-casual years at Somerton Park: “In the pre-casual days I was, like a number of us, a Skinhead and young. I remember the older boys making plans on where they’d try and be before and after the game as to ambush the away. So I guess in some kind of way there were some kind of organisation. My brother, who was a Skinhead older than me, would tell me some of the offs they would have. And he just happened to be the first person I ever saw get arrested – Swindon Town home 1980”. It didn’t take long before the new breed of so-called dressers displaced the skinheads completely, storming the British terraces while sporting a wide array of colourful designer clothing. Tutty again on the rise of casual culture at County: “I remember one day I was a skinhead, the next day I wasn’t, it was as simple as that. The beginning of 1983 I was in boots and braces, Summer I was in sportswear, Christmas my wardrobe was full. It was always the skinheads who would seek out other skinheads in the opposing teams. And being such an awesome fashion, it stood out a mile off. Then we’d notice a few haircuts and bright colours being worn in amongst the skinheads at some of the home and away games. Especially at New Street station. It was almost as if we instantly absorbed it all on an individual basis because the next thing you knew at the next game our boots and braces were replaced with trainers and sports t-shirts,  with hair! My hunger for the new fashion became obsessive, I’d spend all my wages on it. It spread quite rapidly over the County even with those who weren’t Skins”.

At this point, Andrew takes up the tale: “My first memories of the fashion was lads wearing the ian sports brands such as Fila, Kappa and Sergio Tacchini, then it moved on to Burberry, Aquascutum and Farah trousers and Lois cords and not forgetting the footwear: Adidas, Diadora and Puma. Everyone also started wearing golf brands such as Pringle and Lyle and Scott. It then started to move towards the Italian and French labels such as Best Company, Chipie, C17, Classic Nouveau, Ciao and Chevignon. The rest is history”.

Neal Heard goes beyond the question and shares a deep insight into the city’s effervescent fashion scene back in the day, placing Newport at the forefront of different revolutionary tendencies: “It’s interesting that you have picked up on Newport as a scene from back in the 80’s. To me, Newport, now known as a uber rough and scruffy city was THE city of Wales back in the 1980’s. The town was always a rough and ready workers town, with a huge steelworks and thriving and busy docks. But for various reasons, Newport definitely punched above its weight fashion wise.

The city boasted a thriving and respected Art college bang in the centre of town, and it’s my firm belief that this had a large and important influence on the cities fashion scene.
The city also attracted the ‘alternative’ and punk crowd from the Gwent Valleys who always had a seditionary and anarchic influence on fashion. So Newport had many and varied fashion scenes, all kinda cross fertilizing each other and none of the scenes became too mundane or lazy and all helped the other to grow.

Many people from Newport went on to do very well in the London Fashion scene, Steve Strange of Blackwood often seen in Newport went on to form the Blitz club. Fraser Moss, founded the fashion label You Must Create (YMC). Simon Spitteri is menswear buyer for huge and influential clothing site, Mr Porter. Com. Fraser Trewick founded Hakwsmill Denim Co and the list goes on and on, with stylists, buyers, designers all hailing from the town going on to over achieve. Your humble respondent, went on to author ‘Trainers’ and now works for Le Coq Sportif developing my own range for the grand old brand.
I was a wannabee footy boy back then, but for me I always found the crossover between fashions more interesting. So although I loved lots of the Casual clobber, especially the early ‘Granddad label appropriation stage’ I liked to tweak it so I wasn’t just an off the peg dresser, and I think Newport as a town took and embraced this approach.
Hence the County Firm, were top dressers and over performed on the terraces in both dressing and more brutal angles. Lots of the early adopters to the scene came from Punk, Mod or Skin backgrounds, so the look wasn’t so clichéd.
Newport went on to be the scene dubbed, the New Seattle by the NME, and this independent spirit existed clothing wise in all the fashion scenes, including the NCFC B-Team and Youth Firm movements
”.

1011121314

So now we are left with two names: B-Team and Youth Firm. B-Team was basically the term used by older lads like Tutty to refer to the mob, and even though they got a few cards done with the B-Team on them and used to sing the ‘A-Team’ soundtrack quite loud all the time for a laugh, it was more of a crew name and they never really put it out there. Newport casuals didn’t bother too much with names.

On the other hand, the younger element of Newport’s firm, known as the Youth Firm, was formed in 1986 by Andrew and some others. There were many older lads involved at the time as dressers and the skins before them had been creating mischief for quite a while. The Youth Firm was made up of boys between 14-18 and soon became a vicious little crew that had their own offs. Cardiff being always the preferred choice for mayhem, they continued the tradition of paying the Soul Crew visits on non-match days and attacking their pubs. Sometimes rugby games played at the capital city provided the perfect excuse for these lads to look for trouble, as Tutty recalls: “Some of the guys would go to The Arms Park either with the notorious Friendship Pub or to a couple of internationals for an off, and had it, but it wasn’t a regular diary appointment and not one of mine. Having said that, we would round up a crew to pay a Saturday afternoon summer visit out of football season for an off”.  But Cardiff weren’t the only enemies they would encounter in Wales; over the years Newport had several offs with both Swansea and Wrexham. Andrew from the Youth Firm remembers one of his first games against Wrexham: “I was only 13 and we played Wrexham at home on a Tuesday night, they came off the train and were walking over Newport bridge. We came up behind them about 50 of us and about the same amount of Wrexham. It was going off for about 10 minutes, then more and more Newport started to turn up and Wrexham turned and run. I always remember one Wrexham lad in a Kappa ski jacket fell, and one of the older lads pulled out a Stanley blade and slashed the front of his jacket and put a calling card inside. You have just met the NCFC B-Team. Calling cards were commonly used by most mobs back in the 80’s.”

You can read about some other scuffles as told by Newport lads and their enemies alike in the book ‘The Trouble With Taffies: Welsh Hooligan Gangs’ by Jeff Marsh, which I highly recommend to anyone with an interest in the Welsh scene. Funnily enough, Tutty is mentioned in the book: “The other main face at Newport was Tutty. He always got up Lazers on the weekends and he always wore all the trendy gear that they wore at the time. You could say he was the top dresser out of all the County boys from what I can remember. He and his brother were always in trouble with the Old Bill”. Needless to say I had to ask him about his influences in terms of clobber and his favourite look over the years: “Being part of the changing fashion and looking back, my favourite by far was the sports wear era,  I loved it.

To ask if Newport were influenced by bigger firms is a hard question to answer. From a majority of books I’ve read it seems no-one has been influenced by anyone lol. Upon my changeover, I clocked someone and liked what they had on, then you could say that person, who I’ll probably never know, gave me an idea. So personally I would’ve been given an idea then took it on board myself.

That’s goes for a number of Newport back then. None of the main boys liked owning the same items. And with such a variety on offer if you were prepared to travel to other places, as I did, it was quite easy not to”.

151617181920212223

At some point at the end of the decade acid house and rave culture spread across the whole of Britain, which meant that a lot of footie boys got into MDMA and dance music big time. This factor, along with Hillsborough, had a huge impact on the number of fights that would take place at the British football stadia in the years to come. Newport, as I already wrote in the first article, wasn’t an exception. On the contrary, with the aggravating circumstance that the team was relegated and later demised due to financial issues (it was eventually re-founded at the very bottom of the British football leagues and forced to play home in England). Or as Andrew puts it:Yes you are on the right track, a lot of the boys started raving and dropping E, the mad thing was you would be dancing in raves with lads you were fighting against a few years earlier. It was only in the late 90’s that the lads started to come back together at football when the rave scene started to die. Tutty jumps in: “The end of 1989 I personally took the turn into raves and was hooked. I stopped going to the football and was deciding which rave/club to go to next. This consumed my forthcoming years. I then had to stop and get back into the real world. Such is life :)”

I wouldn’t like to finish this piece without mentioning the Disorderly Young Casuals (DYC), the ones who carry the flame for both casual and hooligan at Newport nowadays. In this regard, I shall leave the last words of this article to Andrew: “Yes, it is mainly the DYC that get involved these days. But the lads do still come out for the big games such as Portsmouth and Bristol Rovers. Most of the DYC are on temporary banning orders and awaiting trial for a row they had with Leyton Orient earlier this season [2015-2016 season]. Trouble at Newport is now few and a far between. Fair play to the DYC they are a game bunch, with their numbers growing all the time. Most of them are sons of old lads from the 80’s”.

Álex

242526