Cártel de Cali C.F

A finales de los años 70 Colombia se sumerge en una profunda inestabilidad política, social y financiera. Los grandes equipos de fútbol, al igual que el país, entran en crisis.

Dicha crisis provocó la entrada de los cárteles colombianos en el deporte rey,  Gacha en Millonarios, Aribazabaleta en Santa Fe o los hermanos Rodríguez Orijuela en el América de Cali son algunos de los ejemplos. Estos últimos dieron comienzo a una maldición de 13 títulos colombianos y 4 finales de la Copa Libertadores al equipo de la capital del Valle de la Cauca.

donmi11El América de Cali pertenecía a la familia Sangiovanni,  era un club con mucha popularidad ya que era conocido como “el equipo del pueblo”,  pero sufrió una transformación brutal cuando en 1980, Miguel Rodríguez Orijuela, más conocido como “Don Miguel”, paso a ser el máximo accionista de la entidad.

Por si alguien tenía alguna duda de que el club pasaría a estar bajo los hilos del cártel con el mandato de “Don Miguel”, el 1 de diciembre de ese mismo año se disiparon.  Una avioneta sobrevoló el Estadio Pascual Guerrero de Cali, mientras jugaba el América contra Nacional, anunciando la creación del grupo MAS (Muerte a los Secuestradores). Los espectadores pudieron presenciar la caída de miles de panfletos con un comunicado anunciando que 223 capos aportarían 9 millones de dólares y 2000 hombres armados para  “ejecutar tanto a delincuentes comunes como guerrilleros…de no ser localizados los autores directos recaerá la acción sobre sus compañeros de cárcel y sus familiares más cercanos…”.  Cabe recordar que todo esto viene dado por el secuestro de la hermana menor de los Hermanos Ochoa por parte de un grupo guerrillero.

Centrándonos en lo futbolístico, Colombia vivió una época dorada en lo que a fútbol se refiere, con un campeonato plagado de jugadores de altísimo nivel, todos ellos, evidentemente, pagados con el dinero del narcotráfico.

Un claro ejemplo de esta gloriosa época es el América, el cual llego a tener en nómina a más de 150 jugadores, algo absurdo para el futbol colombiano, ya que para que os hagáis una idea, ni siquiera los equipos más poderosos de la época, Real Madrid e Inter de Milán, contaban con más de 50 jugadores a su cargo.

Miguel Rodríguez Orejuela, asumió personalmente todos los asuntos del club, incluidos los problemas con los jugadores, como reflejó la Revista Cambio en las declaraciones de un jugador del América de aquella época, el cual prefirió no dar su nombre, donde decía que: “Con él se pactaba el sueldo, las primas, los premios, y a él acudíamos si había deudas, necesidades…”.

456601_123222_1

Como era de esperar toda esta burbuja estalló, fue el 21 de Octubre de 1983, cuando el ministro de defensa Lara Bonilla ante los medios, nacionales e internacionales, declaró que “los equipos de fútbol profesional en poder de personas vinculadas al narcotráfico son Atlético Nacional, Millonarios, Santa Fe, Deportivo Independiente de Medellín, América y Deportivo Pereira”. Este fue el primer paso por parte del estado en la guerra contra los cárteles colombianos, además de ser la sentencia de muerte del ministro Bonilla, quien sería asesinado el 30 de Abril de 1984.

Todos sabemos lo que supuso la guerra del cártel en Colombia y sus consecuencias. Entre 1987 y 1989 murieron 4 candidatos presidenciales, la cabeza de los policías tenía precio,  asesinatos, bombas…Desgraciadamente el fútbol no se libró de esta ola de violencia.

Tras pitar unas semifinales del campeonato colombiano, el colegiado Álvaro Ortega fue asesinado a sangre fría por “vendido” en las calles de la capital. Ningún árbitro quería pitar al América, Nacional o Millonarios. La situación se volvió insostenible y finalmente se canceló el torneo.

escobar_120120528024742

El fútbol se reactivó en 1990 pero poco había cambiado. El América volvió a ganar el campeonato, con un equipo plagado de jugadores del Santa Fe que su buen amigo Aribazabaleta “prestaba”  a Don Miguel, aunque esto supusiera el desmantelamiento de su equipo. Millonarios tras la muerte de “El Mexicano” no pudo volver a dar guerra.

En 1997, el club fue incluido en la Lista Clinton (una lista negra de empresas o personas vinculadas con dinero proveniente del narcotráfico según Estados Unidos), siendo éste el punto de partida de un infierno administrativo, financiero y posteriormente deportivo del segundo equipo más laureado del fútbol colombiano.

Tras sobrevivir a más de 15 años en la Lista Clinton, actualmente ya no se encuentran en ella, y tras 5 años de exilio del fútbol de élite colombiano han vuelto a la primera división, recuperando así uno de los derbis más interesantes de Latinoamérica y poniendo fin a estas páginas negras de la historia del club.

Korleone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s