Tribuna o popular: las cinco grandes canchas de la Argentina

Buenos Aires, Argentina, es una de las capitales que acoge entre sus barrios el mayor número de clubs dentro de una misma ciudad, eso significa rivalidad, pasión y fútbol en cualquier esquina. La capital del país de la plata acoge hasta 36 estadios o “canchas”, término empleado por los aficionados argentinos. Es comprensible entonces que cada vez que oigamos fútbol y Argentina se nos vengan a la cabeza pasión, animación, bombos, trompetas, espectáculo en las gradas… Pero también violencia y barras bravas. En mi pequeña estancia en la capital he realizado un recorrido por las canchas y los clubes más conocidos del país, bien por su historia, o bien por los jugadores que exportaron a las ligas europeas.

En lo que a fútbol como deporte se refiere, el campeonato argentino es un auténtico caos y en este 2017 no irá a mejor. Recientemente el gobierno de la nación ha privatizado el fútbol, el nuevo gobierno de Macri ha cancelado la medida adoptada por el anterior gobierno de Cristina Fernández de Kirchner “Fútbol para todos”, mediante la cual el Estado subvencionaba la retrasmisión de todos los partidos de liga, llegando así a todos los rincones. Ahora para 2017 el Estado dice que no pone un peso más y, a falta de un mes aproximadamente para que comience el campeonato, es un interrogante si comenzara o no la competición.

Y por dónde empezar, pues por sentimiento comenzaré con La Boca, ese barrio a orillas del puerto donde localizamos a uno de los más grandes clubes argentinos y donde se eleva el estadio que acoge a Boca Juniors, uno de los más emblemáticos, apasionados y vibrantes del mundo. El estadio Alberto José Armando, popularmente conocido como “La Bombonera”, acoge a 49.000 aficionados en su aforo siendo el sexto más grande de Argentina. Sus dimensiones y peculiar forma se deben a que el espacio la construcción de este estadio debía ser en el mismo solar que ocuparon los anteriores. Un elemento a destacar es su tribuna prácticamente dedicada a palcos VIP, la más vertical de todas, en ella es costumbre ver a Diego Armando Maradona en su palco, cedido en su día por el club. La Bombonera es casa de La 12, nombre que recibe la barra del equipo albiazul, situada en uno de los fondos de cemento y para-avalanchas sin asientos, toda la hinchada en pie y con una acústica idónea para iniciar los cánticos. Además curiosamente, el vestuario visitante se encuentra justo debajo de este fondo, siendo función de algunos sectores de la afición acudir con tiempo a la cancha y comenzar los canticos y coreografías para meter presión al visitante.

bombonera1bombonera2grada-12

Una vez empezado con Boca y su templo del fútbol, es lógico que nos fijemos en su rival, ese no es otro que River Plate, curioso es que se fundó en el mismo barrio que Boca Juniors allá por 1901, pero a lo largo de su historia fue cambiando de ubicación para terminar entre los barrios de Belgrano y Núñez, siendo este último quizás el más asociado al club. Su estadio Antonio Vespucio Liberti, más conocido como “El Monumental”, es sede a su vez de los partidos de la selección nacional, hay que recordar que en el Mundial de 1978 Argentina venció a Holanda, levantando el trofeo por primera vez aquí. Si algo no me gustó de este campo, al igual que al resto de amantes del fútbol, es que hace las veces de estadio olímpico y que las pistas de atletismo alejan al público del terreno de juego, además los seguidores mas fanáticos del equipo “millonario” no ocupan las gradas de abajo sino que se sitúan en uno de los anillos superiores.

monumental-3monumental2

Y aquí acaba la parte fácil de mi visita a los diferentes estadios, tanto Boca como River ofrecen el típico tour para turistas. En las tres canchas que me quedaban por visitar fue más difícil el acceso, de hecho en el estadio de Racing me fue imposible entrar, la seguridad del club ni siquiera nos permitió acceder al aparcamiento a hacer fotos. Avellaneda acoge a dos clubes rivales y que comparten espacio, puesto que ambos estadios se encuentran a escasos 300 metros el uno del otro. En Avellaneda, Independiente y Racing son la esencia del barrio, gracias a un buen amigo llegué a este barrio y logramos entrar al estadio Libertadores de América. Pese a la primera negativa del miembro de seguridad que controlaba el acceso, tras una visita a la sede del club, identificarse como socio y adornar el motivo de nuestra visita, se nos abrieron las puertas a uno de los campos más nuevos del futbol argentino, reinaugurado en 2009. Como ya he dicho, en el campo del vecino no nos dejaron acceder, pero el estadio Presidente Perón más conocido como “El Cilindro” es un campo que en sus orígenes llegó albergar hasta 120.000 hinchas, diferentes reformas y normativas de la AFA hicieron reducir su capacidad a prácticamente la mitad.

cilindrovslibertadorlibertadores-america1libertadores-america2libertadores-america3

Acabé mi tour en el barrio de Boedo, donde los colores azul y grana llenan las calles. De la mano de un buen amigo hincha del “Ciclón” me sumergí en una de las historias más emocionantes del fútbol argentino, en Boedo se respira San Lorenzo por los cuatro costados y no es para menos. El primer ejemplo lo encontramos en los muchachos del “grupo artístico de Boedo” decorando el barrio con los colores de su equipo (http://www.artisticoboedo.com). Pero no es solo eso lo que hace especial a “los cuervos”, apodo que reciben los seguidores del Ciclón. Tras perder en 1979 su cancha, el “Viejo Gasómetro”, debido a problemas económicos y políticos (fue expropiada por la dictadura que regía Argentina en aquel momento), acaban de firmar un acuerdo para volver a comprar los terrenos que en su día les pertenecieron a la empresa de supermercados Carrefour, entidad que adquirió estos terrenos del gobierno de la ciudad. Pasaron varios años compartiendo estadio con diferentes equipos hasta que el “Nuevo Gasómetro” abrió sus puertas en 1993 con capacidad para 48.000 espectadores. Recientemente, puesto que los socios llevan muchos años peleando por volver al predio que en su día ocupo el primer estadio del club, en diciembre se firmaron los papeles de compraventa de los terrenos, donde se prevé que en 2018 empiecen las obras del nuevo estadio. Parte del dinero fue aportado por los hinchas que jamás se resignaron a no poder volver a los terrenos que ocuparon en el pasado, una nueva casa para los hinchas de San Lorenzo que llevan años vagando en un exilio que parece llegar a su fin.

boedoboedo2nuevogasometronuevogasometro2nuevogasometro3

Bueno, ya os he dado la chapa con los estadios que visité. Obviamente me faltó poder disfrutar de un encuentro en directo, ya que la atmósfera de estos partidos no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados en el viejo continente. El espíritu de club de los socios sigue muy presente, los socios disfrutaban de instalaciones deportivas para uso y disfrute y se hace vida de club, algo que aquí desgraciadamente hace tiempo que desapareció, y pese a que el estilo de animar, sentir y vivir este mundillo sea diferente he de reconocer que tiene su encanto.

Aparte de fútbol, la ciudad porteña ofrece muchas alternativas de ocio al visitante. Una buena variedad de parrillas donde disfrutar de un buen asado, unas cervezas por el barrio de Palermo, lugar de referencia en el ocio nocturno de la ciudad, con sus cervecerías artesanas y sus “boliches “ o discotecas, donde acabar la noche en compañía de una linda porteña, haría las delicias de muchos de vosotros.

Diciembre Enero 16/17

Gominolo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s