Un estadio de barrio con historia

En mi visita hace unos días a tierras portuguesas, tuve la ocasión de visitar el estadio Mario Duarte donde juega el  Sport Clube Beira-Mar fundado en 1922 en la ciudad de Aveiro. Dicha ciudad es conocida como la “Venecia portuguesa” por sus canales que atraviesan el centro de la ciudad.

IMG_20170718_140404098_HDR

El primer nombre que tuvo este estadio apodado “El viejo”, con capacidad para unas 12.000 personas e inaugurado en 1935, fue el de Estadio Municipal de Aveiro. Se cambió en 1939 el nombre por el de Mario Duarte en honor a dicho deportista local fallecido ese año.

El campo estuvo cerrado durante 12 años, debido a que el Beira-Mar jugó en el nuevo estadio municipal con capacidad para unas 30.000 personas. Pero debido a problemas financieros y su bajada de categoría, actualmente juega  en la primera AF Aveiro (un equivalente a la tercera división), el club de Aveiro volvió al que fue su campo de toda la vida, donde sus aficionados consideran que es su casa, el campo de su barrio, el Mario Duarte, donde el mítico Eusebio jugó alguna vez.

Su grupo ultra llamado Ultras Auri-Negros pertenecía a la plataforma “Ultras Contra o Racismo (UCR)”, cuando dicha plataforma estaba activa hace años.

IMG_20170718_124732289_HDR

Llegamos por la mañana a las inmediaciones del estadio. Ya desde fuera se ve un campo antiguo, y lo es, tiene 85 años. Las puertas del recinto estaban abiertas, en la entrada había dos tíos hablando, nos saludamos. Al pasar estaba el bar, uno de esos de barrio con banderines colgados de diferentes equipos. En un expositor las camisetas a la venta del equipo local, enfrente la barra del bar, pedí un café solo y al momento entró uno de los tipos de fuera. Me preguntó de donde era, le dije de A Coruña del Depor, me preguntó si quería ver el campo por dentro, y le respondí que por supuesto. La señora que atendía el bar/tienda me dijo “abre esa puerta y entra”, con esa expresión como el que te invita a su casa. Mi hijo y yo abrimos la puerta, y nos encontramos un estadio vacío, descuidado, con la hierba alta (aún no empezó la temporada) pero con ese olor a historia, donde se han celebrado títulos pero también ha habido decepciones. Un estadio con dos gradas laterales, un fondo con asientos y otro sin ellos. Hierbajos creciendo entre los asientos, entre el cemento,… Paseamos mirando cada detalle e imaginándolo hasta arriba en uno de esos días importantes.

Me digo que volveré para ver un partido en esas gradas.

Al salir por la misma puerta que entramos, la del bar, mi pequeño acompañante coleccionista de camisetas me pide que le compre la camiseta de los auri-negros (apodo del Beira-Mar), que esa no la va a tener nadie. Yo acepto encantado.

IMG_20170718_125021304_HDRIMG_20170718_124952660_HDRIMG_20170718_124618188IMG_20170718_124200494_HDRIMG_20170718_125137477IMG_20170718_125129095_HDRIMG_20170718_125218827_HDRIMG_20170718_125232011_HDRIMG_20170718_125727103

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s