Tomás Felipe “El Trinche” Carlovich

Si os nombro a Tomás Felipe “El Trinche” Carlovich,  probablemente no sepáis ni quien es, ni a que se dedicó ni nada por el estilo. Pero si os digo que gente como Maradona, Pekerman o Menotti hablan de él como uno de los mejores jugadores argentinos que han visto, tal vez le empecéis a prestar atención al siguiente escrito.

tomas-el-trinche-carlovich

En Rosario (Argentina) se podría decir que nació uno de los más grandes jugadores de fútbol de Argentina. Es zurdo y juega de 10. Y no, no es Messi. Se trata de Felipe Carlovich, más conocido en su ciudad natal como “El trinche”. De “esos jugadores que hoy no encuentras” dicen los paisanos de Santa Fe.

Empezó a darle al balón en las categorías inferiores de Rosario Central. Fue ascendiendo por las categorías inferiores del club hasta que en 1969 debutó con el primer equipo en un amistoso frente a Peñarol.

Hijo de padre inmigrante croata, el más pequeño de 7 hermanos, jugador de potrero, salido de la calle, de los que conectan rápido con el público y hacen que la gente se vea reflejada en él. “El trinche” jugaba en el medio, unas veces organizando al equipo y otras por detrás del punta, pero siempre, despertando pasiones. Unos decían que tenía lo mejor de Redondo, otros, de Riquelme. Pero en lo que todo el mundo coincide es en que ha sido uno de los más grandes peloteros de la Argentina. Tenía hasta su propia jugada marca de la casa, el “Doble caño” por el que hacía pasar la pelota entre las piernas del rival en dos momentos consecutivos.

carlovich

Empezó a darle al balón en las categorías inferiores de Rosario Central. Fue ascendiendo, hasta que en 1969, debutó con el primer equipo en un amistoso frente a Peñarol. El entrenador de aquel entonces, Miguel Ignoramiriello, no contaba con él y empezó un largo camino de cesiones hasta acabar en el club en el que haría historia y en el cual le recuerdan con más cariño en el Central Córdoba. Equipo de la B, difícilmente creíble que un jugador como “El trinche” acabara ahí, pero así fue, para la fortuna de los hinchas del Central, que han sido los que a ciencia cierta han podido disfrutar más tiempo de él. “El trinche” acabó en un equipo humilde y no en uno grande, porque entre otras cosas, fue un futbolista al que sus hobbies le pudieron más que su profesión. Amante de la noche según cuentan los lugareños y sobre todo amante de la pesca, no fueron pocas las veces que “El trinche” se ausentó de sus obligaciones como futbolista, de ahí nace el rumor de que faltó a una convocatoria de Menotti por la selección porque se fue a pescar.

Debido a que por aquel entonces los partidos de las categorías inferiores de la liga argentina no solían ser grabados, impide que existan registros filmados de su juego. Esta ausencia no hace más que mitificar la figura de Carlovich. Y es que para que haya mitos, tiene que haber jugador y tiene que haber hechos difícilmente creíbles, como ese que relata que estuvo 10 minutos ininterrumpidamente con la posesión del balón en sus pies sin que nadie pudiera arrebatársela, hasta que el número 3 rival prefirió golpearlo para acabar expulsado que seguir corriendo tras él. O, como Bielsa recorría cada dos fines de semana los kilómetros que separaban su casa del estadio para verlo en cada partido.

1229812257357_fEn otra ocasión, jugando para Central, fue expulsado por el árbitro por un choque con el jugador rival. Sin embargo, la reacción del público que solo había acudido al partido para verlo, obligó al juez a anular la expulsión y a readmitirlo sobre el campo.

Sin embargo, el mejor partido de Carlovich y por el que desataría su fama, no fue jugando de forma oficial. Ocurrió en 1974. La selección Argentina, andaba de gira preparando el mundial y decidió organizar un amistoso contra una selección local de Rosario, cuna de grandes jugadores nacionales, muy del estilo de la calle. El seleccionado contra el que se enfrentaría la selección, estaba compuesto por 10 jugadores de primera, 5 de Rosario Central y 5 de Newell´s Old Boys, y tan solo uno de segunda división, un tal Carlovich. Aquella Argentina contaba con jugadores de clase mundial tales como Kempes, Carlos Aimar o Daniel Killer. Pero el que más clase tuvo no fue otro que “El Trinche”. El combinado local, con el susodicho comandando el ritmo y el tempo del partido, le endosó un 3-0 al descanso a la selección Argentina.Tal fue la exhibición, que el seleccionador argentino Vladislao Cap, pidió al seleccionador local que cambiase al Trinche en el descanso

Siempre nos quedará la espina clavada de no haber podido disfrutar del Trinche ya que no hay imágenes que atestigüen este relato, tal vez mito o tal vez real, pero sí existen testimonios que nos hacen pensar en él como uno de los grandes del fútbol argentino, y es que hasta Maradona fue contratado por Newells y entrevistado por un periodista que lo calificó de “el mejor del mundo”, y no dudó en afirmar que “yo creía que era el mejor, pero desde que llegué a Rosario escuché maravillas de un tal Carlovich”

Ya lo saben, tomen asiento, juega “El Trinche”.

Txorimalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s