BBK Live

El verano es sinónimo de festivales y uno de los más importantes en el panorama estatal es el BBK LIVE que se celebra en Bilbao. Pues hacia allí pusimos rumbo mi compañero de fatigas y yo.

Screenshot_20180716-215810_Instagram

El festival dura desde el jueves hasta el sábado y se celebra en Kobetamendi, monte a las afueras de Bilbo que nos ofrece una panorámica casi total de la capital de Bizkaia. Pues hacia allí nos embarcamos el viernes, ya que el jueves la gente de bien como nosotros tiene que cumplir con el laburo. La verdad que para el bolsillo fue todo un alivio el ahorrarnos un día de festival, todo hay que decirlo.

Llegamos el viernes al mediodía y tras instalarnos en un piso de Bilbao y echar algo a la tripa, nos dirigimos hacia San Mames para recoger nuestras pulseras-entrada-cartera, ya que todo se hace con dichas pulseras, desde acceder al recinto hasta pagar las consumiciones de dentro del festival, por lo que aparte de retirar las entradas, también cargamos de lo que creíamos que fuera suficiente dinero (error). De ahí para la parada de bus que pone la organización gratuitamente para subir al festival.

Cuando el bus te sube a kobetamendi lo primero que te impresiona son las vistas de toda la ciudad y lo segundo la cantidad de gente venida de todas partes del mundo. Pasas el cacheo y para dentro. Dentro el recinto está compuesto por varios escenarios secundarios (secundarios porque son algo más pequeños que el principal, no por otra cosa), un principal, una zona chill out con sofás y zonas donde sentarse y Basoa, zona de electrónica en bosque del kobeta. Nombres como Modeselektor, Hunee, John Talabot, Ben UFO, Young Marco, Optimo (Espacio) o Prosumer no solo acumulan miles de horas haciendo bailar, sino que están comprometidos con la idea de la música electrónica como búsqueda sin fin. En otras palabras: a Basoa se viene a descubrir.

IMG_20180714_164026_056

La verdad que nosotros no conocíamos ni a la mitad de los grupos, pero un festival es un festival y pronto descubrimos cual sería el plan a seguir para llevar nuestro disfrute a cotas altas. Katxi de cerveza (8 €), un poco de observación del terreno y directos a Basoa. Allí echamos casi todo el viernes rodeados de amantes de la electrónica y algún que otro amante del ácido, con grandes actuaciones que no daban tiempo a poder descansar. Lo bueno que tiene el BBK es que tienes una gran variedad de ambientes con apenas andar 100m entre ellos, así que cuando veíamos que algún grupo importante iba a hacer acto de presencia en el escenario principal allí que íbamos previa recarga de consumiciones (lo que viene siendo copas a 8 euros en una mierda de vasos de tubo). Así, tuvimos la ocasión de poder disfrutar de The Chemical Brothers los cuales ofrecieron un espectáculo visual increíble impresionando a cualquiera que les viese por primera vez. La verdad que nuestra intención era poder ver también a The XX pero la magia de Basoa nos hipnotizó e hizo que se nos pasará la hora del concierto. Destacar que el viernes cayó una tromba de agua brutal pero que ni eso pudo con las ganas de pasarlo bien gracias a la música que minimizó los efectos climatológicos. Con el cierre a las 7 de la mañana y una pequeña vuelta de reconocimiento por el casco antiguo de Bilbo en busca de más, nos despedimos de la primera jornada festivalera.

15316563548321

festival-bilbao-bbk-live-basoa-luces-1024x402

Tras la primera toma de contacto la estrategia a seguir el segundo día era clara: Basoa sin piedad y escapada para las 2 grandes actuaciones que ese día nos esperaban. Era sábado y se notó en la cantidad de gente que acudió, algo superior a la del viernes. Aquí es cuando nos dimos cuenta del error que es cargar de menos o pensar que vas a consumir menos de lo que realmente vas a hacer ya que nos tocó volver a recargar la pulsera tras esperar una enorme cola. Bueno pues tras todo esto y nuestras horas en Basoa llegó el primer plato fuerte del día: Noel Gallagher. Acompañado por una bandera del Manchester City como protagonista de su escenografía. Noel repasó temas de su discografía como Holy Mountain o Keep on Reaching, pero el público ni nosotros explotamos hasta que llegaron los temas que compuso con su hermano en Oasis, como Wonderwall algo que confirmó la eterna cruz con la que cargan tanto Liam como Noel: la mayoría del público anhela los temas, convertidos ya en clásicos, que crearon juntos. Tras otro rato de vuelta en Basoa para ver si todo estaba en orden y en su sitio, volvimos al escenario principal esta vez para ver a Gorillaz. Damon Albarn salió al escenario equipado con su Stone Island, acompañado de su banda, y el público enloqueció. Su trabajo tiene mérito, desde luego, y no solo por su manejo de voz, guitarras y distintos teclados; también por haber dado vida a la banda virtual más famosa del mundo. A decir verdad yo personalmente esperaba algo más en cuanto a efectos visuales pero una hora y media que duró el concierto dio para mucho donde se pudieron escuchar grandes éxitos del pasado. Y nada, daba la sensación que para muchos acabó el festival cuando acabó el concierto, pobres diablos, no sabían que el bosque de Kobeta da para mucho…

745878-600-338

IMG-20180718-WA0046

Nos despedimos de festi por todo lo alto con la sensación de que la ya autodenominada Basoa Firm volverá a hacer acto de presencia el año que viene.

Txorimalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s