Eric di Meco, un gladiador del fútbol

76fefa810c358a4869b3fba5d5efd933Si hablamos de Eric Di Meco probablemente los que lo conozcan se acuerden de él no por sus intrépidas subidas por banda como lateral izquierdo, sino más bien por algo menos vistoso, pero más espectacular, sus entradas a ras de suelo llevando al máximo la expresión que dice si pasa el balón, no pasa el jugador. 

Eric nació en el año 1963 en Avignon y es descendiente de italianos, pero pasó toda su infancia en Robion, lo que hizo que el estadio de dicha ciudad lleve su nombre. Pronto empezaría a darle al balón y a los rivales, lo que hizo que la cantera del Olympique de Marsella se fijara en él y decidieran ficharlo. 

En 1980 el Marsella sufrió una profunda crisis que concluyó con el descenso de categoría, dando paso a la que sería una de las temporadas más negras del conjunto Marsellés, la del año 1981. Ese año el Marsella se vio obligado a rescindir numerosos contratos de la plantilla debido a la falta de dinero, bajando muchísimo el nivel de la plantilla lo que los llevó a estar coqueteando con el descenso a tercera durante todo el año. Ahí apareció junto a otros compañeros de cantera nuestro Eric, el “bueno” de Eric. El club debido a esto y estando en la cuerda floja, decide apostar por canteranos con carácter ganador y ahí, Eric, a ganador y a carácter ni los de la primera plantilla lo podían igualar. Resultado de la apuesta: 6 victorias en los 6 últimos partidos, incluida una contra el líder Montpellier que valió para que el Marsella salvase la categoría y quien sabe si algo más. 

sur-le-ballon

Eric se convirtió durante muchos partidos en jugador de rotación, desde el comienzo llamó la atención sus internadas por banda izquierda jugando como lateral izquierdo, pero más sus “tackles” frente a estrellas que hasta hace poco tiempo veía desde las gradas de los estadios. Tras dos años, el Marsella consigue subir a primera y a Eric lo ceden al Nancy para que se curta y ahí coincide con uno de los entrenadores más importantes de las últimas décadas, Arsene Wenger. Con Arsene gana en posicionamiento y sobre todo en experiencia y minutos. Pese a todo, nunca llego a afianzarse del todo y eso hizo que el Marsella lo tuviese cedido durante varios años hasta que en 1986 vuelva al equipo de su corazón para esta vez sí, no salir hasta que él lo decidiese. 

Durante esos años coincide con grandes estrellas en el equipo como Francescoli, Deschamps o Papin. Pero el ídolo de la grada no era ninguno de esos, el ídolo de la grada jugaba de lateral izquierdo y era el único jugador salido de la cantera y con el mismo sentimiento que los que pagaban por ver los partidos. Coincide con la época más exitosa del club, ganando 4 ligas seguidas desde 1989 a 1992, así como una copa de Francia en 1989. Pero el hecho más histórico y que aún a día de hoy no ha podido ser igualado por ningún club galo es que en 1993 esta banda de chavales consiguió ganar la Copa de Europa. Este triunfo se vio empañado, más tarde, con un escándalo de amaño de partidos por parte del presidente del Olympique, Bernard Tapie, sacudiendo al club galo y costándole el descenso de categoría, la pérdida de su último título liguero y una sanción de un año sin disputar competiciones internacionales, lo que le impidió defender el título la temporada siguiente y jugar la Copa Intercontinental en representación de Europa.  

Famoso fue durante su época en el Marsella el partido jugado en París en 1992 contra el PSG, donde hubo 55 faltas, 33 de ellas en la primera parte y donde debió ser expulsado Eric Di Meco. Ese día Eric estuvo metido en todas las tánganas y pareció más un luchador que un jugador de fútbol, así lo hizo saber Lama el portero del PSG al finalizar el partido: “Los Marselleses son matones que actúan igual que la gente que los dirige, estoy orgulloso de no ser Marselles!”. Aquí una muestra: 

Muchísimas anécdotas nos dejó el colega, como aquella vez que contó que durante esa época lo más común era comer y desayunar todos juntos en la ciudad deportiva. Una de esas veces en la que la plantilla estaba comiendo junta, se consumió alcohol en exceso dando lugar a un partido improvisado entre todos los jugadores… ¡en pelotas!. Cosa impensable hoy en día, y es que como dice Eric, debido a las redes sociales y tecnologías de hoy en día ya no tienen una vida personal ni colectiva ya que cualquier escena puede salir a la luz. 

Cuenta también como le encantaba joder a su compañero de equipo Basile. A Basile, le encantaba leer el periódico en el trayecto del bus al estadio todos los días, algo que Eric aprovechaba para tocarle los cojones cerrándole las hojas, golpeándoselas… hasta que un día a Basile se le acabo la paciencia y tuvieron que ser separados por miembros del club, si no hubiesen llegado a las manos. 

Tras estos gloriosos años dejó el club que le había dado la gloria para emprender una nueva etapa en el AS Monaco durante 4 años (1994-1998), y tras un primer año nefasto donde incluso el por aquel entonces entrenador Arsene Wenger es destituido. Al segundo año consiguen hacer una plantilla fuerte para alcanzar el tercer puesto en la clasificación. En 1996 consiguen ganar la copa y tras esa temporada Eric se lesiona de gravedad en la rodilla lo que hizo que las dos siguientes las pasase prácticamente en blanco. 

a-l-om-labrune-devrait-coller-un-tacle-a-la-di-meco-a-bielsa-iconsport_onz_20393_54_01,91375

El estilo característico de Eric de compromiso con la camiseta y agresividad llevada al límite (y a veces sobrepasado) de lo legal, le proporcionó la suerte de ser convocado con la selección francesa en 1989, pero paradojas del destino ese mismo estilo que le había llevado a la internacionalidad es el mismo que lo saca de las convocatorias ya que muchas veces sus entradas se quedaban al límite de la tarjeta roja. Para sorpresa de todos y tras estar en el ostracismo de la selección Eric Di Meco vuelve a la selección en 1994 y con más de 30 años, se convierte en pilar básico de ese equipo dirigido por Jacquet, ya que apreciaba por encima de todo el físico, y en eso Eric era de los mejores. Incluso llegó a ser capitán durante 2 partidos. Comenzó la Euro de 1996 como titular, pero pronto le arrebataría esa titularidad un joven Lizarazu. Tras la Euro anuncia su retirada de la selección con la satisfacción de haber disputado 23 partidos y no haber perdido ninguno de los partidos en los que disputó algún minuto, algo digno de mención para un jugador. 

Retirado del fútbol, hoy en día se dedica a comentar, previo paso por la directiva del Marsella.  

La verdad, no me imagino en el fútbol de teatro de hoy en día a Eric Di Meco, ese en el que se ha convertido nuestro deporte, en el que bailarinas compiten por ver quién ejecuta la mejor actuación de cara a la televisión, eso no iba con Eric, que pese a ser un jugador duro y en ocasiones violento siempre iba con nobleza al balón. Eso sí, pese a creer que se cargarían a Di Meco a las primeras de cambio pagaría por ver si Neymar y demás cantamañanas se atreverían a hacer un segundo regate a Di Meco, ya que el primero iba a poner las cosas en su sitio. Larga vida a los antiguos rockeros del fútbol! 

Os dejamos este enlace para que veáis la finura del bueno de Eric. 

Txorimalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s