Marcelo “el loco” Bielsa

Entrenadores hay muchos y con grandes palmarés más, pero pocos hay tan influyentes y especiales como Marcelo Bielsa, el “loco”. Allí donde Marcelo ha entrenado ha dejado huella para la posteridad.

B7HYNWDIQAAnqWjMarcelo nació en Rosario (Argentina) en una familia acomodada. Ya desde pequeño se le veía que iba a ser un apasionado del fútbol, ya que muchos días se escapaba de clase para darle a la pelota por las calles del barrio con sus amigos. Jugador de las inferiores de Newells Old Boys, pronto marcharía de casa para hacer carrera en el deporte rey de Argentina. Jugaba de central y pese a tener poca técnica y no gran velocidad, destacaba por ser un jugador muy dominante al que no le hacían falta las palabras para dirigir al resto de compañeros, siempre pendiente de la táctica, de los errores, siempre pendiente de ser la extensión en el campo del entrenador, incluso a veces llegando a rebatir las propias órdenes del míster para cambiarlas y moldearlas a su visión. Como un obseso pasaba las tardes enteras leyendo y viendo noticias relacionadas con el fútbol. Todo esto colaboró para que el equipo de Bielsa tuviese grandes éxitos en las inferiores, gracias a esto muchos jugadores subieron al primer equipo, incluido entre ellos Marcelo. Jugó solamente 3 partidos y cuando vio que su fútbol no daba el nivel, decidió retirarse a la temprana edad de 26 años.

A partir de aquí todo lo que hizo fue relacionado con el fútbol, desde montar un kiosko para poder seguir la actualidad, hasta estudiar la carrera de preparador físico en la universidad con la intención de poder ponerlo en práctica en un futuro. Pero él era consciente que sin haber sido un gran futbolista era muy complicado poder llegar a ser un entrenador de élite por lo que opto por pedir consejo a Griguol. Este le aconsejó que cogiese un buen equipo de chavales y que fuera creciendo junto con ese equipo, así que ni corto ni perezoso se presentó en el entrenamiento de las inferiores de Newells donde Griffa seguía de coordinador y le dijo que quería entrenar con él, aceptando este su propuesta.

Aquí empieza la locura de Marcelo Bielsa, con su primer equipo de chavales de entre14 y 15 años. Griffa le encargó el reclutamiento de chavales por todo el país y Pochettino fue el primero. Aquí surgió una de las anécdotas más grandes de estos fichajes: Llegaron a Murphy –un pueblo con 4 mil habitantes ubicado a 150 kilómetros de Rosario– durante una fría madrugada de invierno para apoderarse de un apellido que terminaría valiendo la pena: Pochettino. “Debían ser las dos de la mañana. Tocamos la ventana, nos atendió la madre y dijo que estaba durmiendo el hijo. Empezamos a hablar de la soja porque yo tenía campos, pero a mí lo único que me importaba –reconoce Griffa– era conseguir a Pochettino. Estaba por firmar con Rosario Central. A la semana apareció el padre en el lugar donde los recibía y me dijo: ‘Aquí tiene el pase de mi hijo, usted se lo ganó'”. Metódico, a veces demasiado, revolucionó la manera de entrenar de todo el club pese a estar con chavales de 14 y 15 años. Pedía a sus jugadores que trajesen palos de escoba para utilizarlos a modo de estaca. Un pequeño ejemplo de lo que hoy en día es normal, pero que por aquel entonces no existía.

2132526w380Año tras año sus equipos lo ganaban todo. Es por ello que en 1990 Marcelo es nombrado entrenador de la primera plantilla de Newells, subiendo con él a 10 de los jugadores que tenía en el B, incluidos sus 2 centrales con los que formaba una alineación titular de tan solo 19 y 20 años, Berizzo y Pochettino. Comenzó marcando territorio y se llevó a todos sus jugadores profesionales a una gira de pretemporada en hoteles de 2 estrellas, lo cual llevó a un amago de plante por parte de la plantilla. También en sus inicios, siendo entrenador de Newell’s, el portero del equipo le reprochó que no concentrara a la plantilla. “Mientras usted duerme, yo estoy haciendo cosas para que el equipo mejore”.

Su primer reto fue hacerse valer con las estrellas que había. Al primero que quiso meter en capilla fue a Martino, jugador importantísimo para la hinchada y para el club pero que le gustaba poco correr. Tras una reunión con él,  pronto entendió el Tata Martino que o corría o con Bielsa pasaría más tiempo comiendo pipas que dándole al balón. Y para sorpresa del resto del grupo lo consiguió. Marcelo consiguió que Martino corriese. Como sería tónica general en todos los equipos en los que Bielsa ha entrenado, tuvo un difícil comienzo hasta que sus jugadores se adaptaron a su método. Comenzó perdiendo varios partidos hasta llegar al clásico rosarino frente a Central, el cual cambió todo. La noche previa, en la víspera de un clásico ante Rosario Central con el Apertura de 1990 en disputa, le preguntó a un jugador qué daría por ganar ese partido. “Todo, absolutamente todo”, respondió. A Bielsa no le pareció suficiente: “Si me aseguran ganar, me dejo cortar este dedo”, replicó. Newells consiguió ganar ese partido y haciendo que el quipo despegara hasta acabar conquistando el titulo de campeón Argentino durante esa temporada y la siguiente, resumiendo el éxito de ese equipo en un solo grito de Marcelo: “Newells carajo!”. Tras esto y pensando que no podría sacar más jugo a sus jugadores Bielsa dejó Newells para involucrarse en nuevos retos.

En junio de 1992, se fue al Atlas de México en el cual su primera misión fue la de reforzar la cantera como ya hiciera en Newells, haciendo muchísimas pruebas a muchísimos jóvenes de todo el país para intentar encontrar diamantes en bruto .Durante una temporada, prácticamente la mitad de la selección nacional de México estaba constituida por jugadores desarrollados por Bielsa, que fue una de las personas que transformó el trabajo con juveniles. Pese a todo su trabajo no se vio plasmado en grandes resultados en la clasificación

En 1995 se hizo cargo del América donde solo dirigió 32 encuentros, clasificando al equipo para la liguilla. De regreso al Atlas como director deportivo, continuó con su proyecto de formación de jugadores. El buen trabajo realizado en estos clubes le mereció la posibilidad de ponerse al mando de la Selección de México, oferta que rechazó.

En su paso como entrenador del Atlas sostuvo un encuentro con los Correcaminos, equipo que hoy milita en la liga de ascenso (segunda división) donde después del encuentro tuvo un enfrentamiento con árbitros y jugadores del equipo contrario y fue tanta la sorpresa de los presentes que ahí comprendieron el porqué del sobrenombre de “El loco”. Después de aquel incidente, a la gente de Ciudad Victoria le quedó grabado su apodo.

5a187c30b00d7_800x0

En 1997 decide volver a Argentina para entrenar a Velez y hacerlo campeón del torneo clausura. Mucho se habló de la supuesta mala relación del loco con una de las grandes estrellas del equipo, el portero paraguayo Chilavert, pero lo cierto es que ambos nos dejaron anécdotas muy graciosas: Se decía que chocaban mucho sus personalidades pero en un viaje del plantel hacia Jujuy el avión comenzó a moverse y el arquero y el DT -que iban al lado- se empezaron a poner nerviosos. En el medio de la turbulencia, Bielsa le pregunta a Chilavert:
-¿Chilavert, usted es feliz?

El propio Chilavert cuenta que en medio del viaje en avión, el entrenador le preguntó a la azafata:

-¿Usted le tiene confianza al piloto?

-Sí, claro, si no, no me hubiera subido al avión -lo tranquilizó la azafata, y agregó- Quédese tranquilo que vamos a tener un vuelo sin sobresaltos, señor.

Pero cuando el avión comenzó a sufrir turbulencias, Bielsa arremetió a los gritos y le dijo a la azafata: “¡Usted es una mentirosa! ¡Me mintió, me dijo que no iba a haber turbulencias!”

Su metodología le valió para recibir una oferta en 1998 (previo breve paso por el Espanyol) para dirigir a la selección Argentina en la fase de clasificación al mundial de 2002 en Corea y Japón. Durante esta época Argentina obtuvo los mejores registros de su historia en cuanto a goles y victorias. Innovó en la formación aplicando un desconocido 3-4-3 para la selección y dio rienda e importancia a jugadores talentosos como el burrito Ortega, el cual le volvía loco para hacerle entender sus instrucciones, tanto era así que en una ocasión comentó a su hermano, Rafael que al DT lo que más le preocupaba de Ortega era el poco tiempo que podía retener la atención del burrito. Una vez vio al entrenador sólo en el medio del campo y le preguntó:

-¿Qué te pasa?

-Estoy pensando en cómo hacerle entender a Ortega en 5 minutos un concepto futbolístico que lleva más de media hora explicar.

Según Verón, en una concentración con la selección argentina, Bielsa pidió a sus jugadores que votaran si querían jugar con defensa de tres o de cuatro. Ganó esta segunda opción, pero Bielsa les anunció el resultado a sus jugadores: “Esto demuestra lo que prefieren ustedes, pero les voy a anunciar que vamos a jugar con línea de tres”.

Durante toda su estancia al mando de la albiceleste, Marcelo residió en el complejo de Ezeiza, lugar de entrenamiento de la selección. Pasaba allí todos los días para dedicar el máximo tiempo a su trabajo. A menudo también se le podía ver haciendo footing por los alrededores, incluso a altas horas de la noche, mientras escuchaba charlas tácticas en sus auriculares. Una vez ocurrió que cuando Bielsa salió a correr de madrugada recibió el alto de la policía, pero el hizo caso omiso y siguió corriendo. Cuando se percató de la situación se ocultó detrás de un árbol y dijo: ¡No disparen, soy Bielsa!

5ac633f9c8edb

Pese a las grandes sensaciones que había dejado el equipo en la fase de clasificación, Argentina fracaso estrepitosamente en el mundial y cayó a las primeras de cambio en la fase de grupos. Este fracaso afecto muchísimo a Marcelo el cual se aisló en su casa de campo durante varios meses. Durante este tiempo Bielsa se obsesionó con su trabajo y no paro de leer sobre fútbol para dominarlo al completo, pero tuvo que dejar su retiro espiritual ya que según confesó se estaba volviendo loco, hablándose a sí mismo incluso.

En julio de 2004, Bielsa condujo al equipo hasta la instancia final de la Copa América celebrada en Perú. La final frente a Brasil se decidió por la tanda de penaltis al finalizar el partido con empate a dos goles. En los penales, la “Seleção” se proclamó campeona (4-2). 29​ Semanas después, en agosto, Bielsa llevó al combinado olímpico a ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. El equipo argentino se impuso con claridad en todos sus encuentros hasta alcanzar la final, donde derrotó a Paraguay por la mínima con gol de Carlos Tevéz, y así ganando todos los partidos disputados en el torneo olímpico.

Tras ganar a Perú en las eliminatorias para el Mundial 2006 (cuando Argentina se encontraba en puestos de clasificación), sorpresivamente decidió abandonar su cargo en el seleccionado argentino por cuestiones personales. ​ Sumó un total de 85 partidos (incluyendo a la selección argentina olímpica): ganó 56, empató 18 y perdió 11. Su sucesor en la Selección fue José Pekerman.

Estos años también nos dejaron varias anécdotas curiosas con varios jugadores de la selección. Una muy sonada fue con Redondo. Cuando asumió el cargo de seleccionador de Argentina, viajó para ver jugadores. En su cita con Redondo, fue muy directo con el entonces jugador del Real Madrid: “Usted no me gusta, pero tengo que venir a ver a todos”, comentó ni corto ni perezoso. En 2000, Simeone se proclamó campeón de la liga italiana. Sin embargo, a Bielsa no le gustaba el estilo de aquel equipo y no dudó en reprochárselo al Cholo. “¿Usted se da cuenta? Aparte de los hinchas nadie se va a acordar de ese campeonato. Ustedes no jugaban a nada”.

Poco más tarde en el 2007 Bielsa se hizo cargo de la selección de Chile en la que sería una de sus mejores etapas en cuanto a resultados se refiere. Maniático como durante toda su carrera, pasó varias noches clavando estacas en el campo de fútbol para que ningún operario lo pisara. En septiembre de 2008 dirigió a la selección sub 23 en el torneo de Chile y tras llegar a la final y perderla con Italia, Bielsa estalló en otra de sus locuras. Marcelo se acercó al termino del partido al seleccionador italiano para recriminarle la voluntad de juego que mostraron ese día el seleccionado transalpino: ” Eso no es fútbol, eso no es fútbol. ¡Todo pelotazos al 9! Eso no es fútbol. Ustedes, todo por arriba. Eso no es jugar, eso no es jugar.”

202344_1_597a76b628ded

Con la absoluta alcanzó los octavos de final del Mundial de 2010 ganando 2 de sus 3 partidos de la fase de grupos y cayendo dignamente en octavos de final, pese al resultado abultado de 3-0 frente a Brasil.

Durante su estancia en la selección chilena le pillaron las elecciones a la presidencia de la federación de fútbol y aseguró que si salía presidente Jorge Segovia, él dejaría la selección. Tras las elecciones y con las múltiples discrepancias que había por ambas partes Bielsa renunció a la selección, cosa que creó gran tristeza en la población Chilena.

Cabe destacar la mala relación que tuvo con la prensa , llegando en varias ocasiones incluso a abandonar las ruedas de prensa dejando a los periodistas allí plantados.

En 2011 Bielsa desembarca en una institución histórica de la Liga española: el Athletic Club de Bilbao. Con la llegada de Bielsa, el equipo cambió su estilo de juego, convirtiéndolo en un fútbol más vistoso y de toque. Durante las primeras fechas el conjunto vasco no terminaba de acostumbrarse al nuevo estilo de juego y los resultados en la liga no eran buenos. En cambio, en la Europa League si pudo solventar con éxito sus primeros compromisos. En cuanto el equipo se empezó a acostumbrar al nuevo estilo de juego, los resultados de liga comenzaron a mejorar considerablemente, tanto es así que desde la jornada 19 de ese torneo el Athletic peleó por puestos de Champions League, ​ mientras que los resultados en Europa League de cara a las siguientes jornadas continuaron siendo positivos, lo que llevaron al equipo a ubicarse primero del grupo F una vez jugados los 6 partidos.

Durante los primeros meses del año 2012 el Athletic se mostró sólido tanto en la Copa del Rey como en la UEFA Europa League, lo que llevó al club a clasificarse a la final en ambos campeonatos. Cabe destacar que el Athletic Club no había podido clasificarse para la final de la Europa League durante 35 años. Sin embargo, por la gran cantidad de partidos y la poca rotación realizada por Bielsa, el equipo llegó con un gran desgaste físico al final de la temporada, lo que  perjudicó al equipo, perdiendo las dos finales por goleada (0-3 ante el Atlético de Madrid en la Europa League e idéntico resultado ante el FC Barcelona en la final de la Copa del Rey).  En el último cuarto los resultados de liga decayeron y el equipo finalizó en el 10° puesto con 12 partidos ganados, 13 partidos empatados y otros 13 perdidos. A pesar de esto igualmente se logró plaza para la UEFA Europa League 2012-13 por el hecho de haber sido subcampeón de la Copa del Rey, ya que el FC Barcelona, campeón de la Copa, tenía un puesto asegurado para la Champions League 2012-13.

imagesAl iniciar su segunda temporada en el Athletic, Bielsa se preocupó especialmente por la mejora de las instalaciones de entrenamiento en Lezama. En vacaciones, telefoneaba diariamente desde Argentina para mantenerse al tanto del ritmo de avance de las obras. Al regresar, la situación era muy diferente a la que esperaba y tuvo un incidente con el jefe de obra que el propio Bielsa explicó ampliamente: “Ante la falta de otra autoridad de la empresa que hacía la obra, decidí hablar directamente con el jefe de obra, lo llamé a mi vestuario para decirle que las obras no estaban bien hechas, que no iban a estar en la fecha prevista y que sobre todo, eran un engaño y una estafa. Me produjo indignación que no se reconociera y comencé a decir cosas ofensivas. Luego lo tomé del cuerpo y lo saqué a la fuerza del lugar. Yo a este señor no le respeto, porque él hizo mal su trabajo. Cuando salió del lugar donde lo expulsé, dijo que lo había golpeado. No hizo ninguna denuncia policial, creo que presionado por su empresa o por el Athletic, quería evitar lo que yo estoy denunciando —Bielsa llegó a acudir a una comisaría de la Ertzaintza para autodenunciarse—. Tiene derecho a reclamar el trato que yo le di. Estoy haciendo algo que debería estar haciendo el Athletic Club. El club dirá que no he tenido paciencia, pero estoy tranquilo, tengo respuesta para todas esas críticas”.

El 3 de junio de 2012 se anunció la renovación del técnico argentino por un año más con el Athletic Club.​ La temporada comenzó con polémica debido a la marcha de Javi Martínez (el Bayern de Múnich pagó su cláusula de rescisión) y a la decisión de no renovar de Fernando Llorente. ​ Los resultados no acompañarían, ya que el Athletic se vio eliminado muy pronto tanto en la Europa League (en la misma fase de grupos) ​ como en la Copa del Rey (en dieciseisavos de final ante la SD Eibar) ​ y en la Liga estaba más cerca de las últimas posiciones que de las delanteras. Al seguir al frente del conjunto vasco, Bielsa alcanzó por primera vez los 100 partidos dirigiendo un equipo, coincidiendo con el derbi ante la Real Sociedad. Finalmente, el Athletic terminó la Liga como 12º clasificado. El 7 de junio de 2013, la directiva del club vizcaíno confirmó que no renovaría el contrato a Bielsa. Fue el último técnico que dirigió al Athletic Club en el antiguo estadio de San Mamés.

Su gran papel en el club bilbaíno le hizo valedor para recibir una oferta para ser el nuevo entrenador de unos de los clubes más históricos de Francia y único club de la Ligue 1 capaz de haber ganado un Champions League, el Olympique de Marsella. Allí protagonizó uno de los mejores comienzos de la historia del club marsellés ganando 8 partidos consecutivos en las 10 primeras jornadas y acabando la primera vuelta del campeonato en primera posición por delante del PSG. Pronto comulgó con la grada francesa convirtiéndose en ídolo y capitán del Velodrome. Por desgracia, el equipo decayó en la segunda parte del campeonato y acabó en cuarta posición clasificándose para la Europa League.

bielsa-sentado-en-nevera_e05fd619-bf61-4855-9626-f7e677f3217b

Al año siguiente y cuando Bielsa procedía a comenzar la segunda temporada, hubo rumores de que tuviera una oferta para dirigir a la selección Mexicana, cosa que Marcelo negó. Perdió el primer partido de liga y Bielsa presentó la dimisión como entrenador alegando diferencias con la directiva del club. La directiva aprovechó esto para intentar echar a la gente encima diciendo que había aceptado la oferta azteca, pero no lo consiguieron y hubo grandes protestas para intentar conseguir que Bielsa se quedase en el club. Pasados unos años, Bielsa confesó que había presentado la dimisión porque la directiva intento bajar un 10% el salario del cuerpo técnico. De seguro que aún los aficionados del Olympique se acuerdan de la época de Marcelo y de todo su trabajo, así de como seguía los partidos ya que lo hacía de una forma muy peculiar: lo hacía sentado fuera del área técnica sobre una nevera

Tras firmar un contrato en el 2016 con la Lazio, presentó la dimisión tan solo 3 días después de estampar su firma por no haberle traído 7 de los jugadores que tenían apalabrados, firmo por el Lille en 2017.

Fiel a su estilo emprendió una gran revolución con numerosas altas y bajas en el equipo para adaptarlo a su forma de entender el juego. Tras un buen partido de debut donde ganó por 3 a 0, el Lille empezó a caer hacia abajo en la clasificación hasta quedar cerca de los puestos de descenso. En Noviembre Bielsa viajó a Chile para visitar a su amigo enfermo terminal Luis Bonini el cual falleció días después de su visita. El viaje fue sin permiso del club, cosa que aprovecharon los dirigentes para despedirlo.

Hoy en día Bielsa entrena al Leeds United de la segunda división inglesa y ya se nota su mano. El equipo va líder con un estilo muy marcado e imbatido en los 6 primeros partidos de la competición.

Bielsa siempre ha sido un obsesionado de los detalles, y es que para ello se ha valido de todos los medios posibles para captar conocimientos sobre su trabajo. Su obsesión por las herramientas audiovisuales ha dado para un sinfín de anécdotas. Siendo seleccionador de Argentina, se llevó 7.000 vídeos al Mundial de Corea y Japón. Cuando llegó al Athletic, ya conocía los jugadores al dedillo. Antes de aterrizar en Bilbao se había visto los últimos 55 partidos del equipo. “42 partidos los vi dos veces cada uno”, replicó. En Marsella modificó un carrito de golf para incorporarle una pantalla de televisión y una pizarra y usarlos sobre el césped durante los entrenamientos. En otra etapa, instaló un reproductor de video en su vehículo para visionar el entrenamiento de vuelta a casa mientras uno de sus ayudantes conducía y es que… A lo loco se vive mejor.

Txorimalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s