SUBIDA A IRUMUGARRIETA

Aprovechando estos días de fiesta y con la intención de hacer algo de ejercicio para quemar un poco los excesos acumulados en el cuerpo, decidí realizar junto a otros 2 colegas la ascensión a Irumugarrieta. Está situado a unos 54 km de Iruña y tiene 1431 metros de altitud.

Emprendimos temprano la subida desde los rasos de Albi con una acogedora temperatura de unos 0 grados y la naturaleza helada por todas partes. El comienzo de la ascensión no es muy complicado ya que la inclinación no es muy pronunciada y los senderos a través del bosque Aralar están bastante bien, salvo algún que otro tramo en el que las rocas hacen presencia dificultando la pisada. Tras atravesar el bosque en cerca de una hora, llegamos a la explanada previa a la ascensión de la cima donde no hay ningún árbol y donde todo es bastante liso, y el camino agradable. La parte dura es la coronación de la cima donde tienes que andar con mucho ojo para pisar, ya que en todo momento te encuentras caminando sobre rocas, llegando a tener que apoyar en muchas ocasiones las manos. Una vez arriba, paramos para comer y disfrutar de las vistas. Tuvimos la suerte de tener un cielo sin apenas nubes y poder observar como la niebla tapaba toda la comarca de Iruña. Así como poder divisar los Pirineos navarros a lo lejos.

Tras disfrutar de lo más alto, decidimos emprender la bajada por una zona diferente a la que habíamos coronado la cima y debido a la similitud del paisaje nos perdimos teniendo que dar más vuelta de la esperada. La bajada es muchísimo más complicada que la subida, debido a las rocas por las que hay que bajar extremando las precauciones para no caerse.  Una vez pasado este tramo todo se hace mucho más sencillo, te adentras por el bosque entre hayas y robles, un paisaje típico de la tierra Navarra.

Con las piernas cargadas tras casi 5 horas de ruta, 16 km y un de desnivel positivo y negativo de 735 metros, tocaba volver a casa con los deberes hechos y la gratitud de haber conseguido el objetivo.

Txorimalo

Anuncios