Entrevista a Johnny Proctor

En esta ocasión entrevistamos al escocés Johnny Proctor, autor de la novela ‘Ninety’.

Naciste y te criaste en Fife una ciudad separada de Dundee por el puente Tay. ¿Cómo fue tu infancia allí? Y ¿Qué recuerdas de la primera vez que te llevaron a ver al Dundee United?

Como un niño que creció en Fife fue, como me imagino, exactamente igual que en el resto de Escocia, un caso de jugar al fútbol (o “fitba” como lo llamamos) desde el momento en que sales de casa  hasta que tus padres te llaman cuando empieza a oscurecer. Escocia es un país que está loco por el fútbol y para los niños de finales de los setenta y principios de los ochenta no teníamos mucho más que hacer que jugar el “hermoso juego” en nuestro tiempo libre. ¡Los casuals en el fútbol todavía no habían aparecido en escena y durante esa era más simple, el joven escocés promedio prácticamente vestía con la camiseta de su equipo de fútbol favorito y un par de Adidas! Debido a algunas (a mi modo de ver) complejidades vergonzosas de la cultura escocesa, cuando alguien asistía a una escuela católica, se asume que, al igual que el noventa y nueve por ciento de los demás, sería partidario del Celtic de Glasgow. Sin embargo, me llevaron a un partido del Dundee United en Tannadice Park contra Kilmarnock cuando yo tenía ocho años. ¡United ganó siete – cero y después de ese día solo iba a haber un equipo al que yo apoyaría!

 Creo que todos recordamos el primer partido al que asistimos con más detalle, pero a pesar de ver casi mil partidos de Dundee United durante décadas, todavía recuerdo ese partido mejor que algunos que he visto mucho más recientemente. El paseo al estadio junto a todos los demás aficionados. Que te levantasen sobre el torno y entrar en el estadio de forma gratuita, como sucedía con muchos niños en los partidos de fútbol. El hecho de que fuera un partido de invierno, se jugó con los focos encendidos. Las canciones que los fans del United cantaban, los aplausos y jaleos que acompañaban a cada gol que entraba. Aunque todavía faltaba mucho en la temporada, Dundee United fue uno de los equipos en disputa por ganar el campeonato junto con Aberdeen y Celtic, simplemente había un ambiente increíble en el estadio que solo puedes encontrar cuando un equipo gana cada semana. Recuerdo que el United anotó cinco de los siete goles en los últimos veinte minutos del partido. ¡Fue una locura!

Corría finales de 1980 y el Aberdeen jugaba en casa la segunda ronda de la antigua Copa de Europa contra el Liverpool de Bob Paisley. Los campeones escoceses contra los campeones ingleses. Se dice que aquel día los chicos escoceses vieron por primera vez a los casuals. ¿Qué opinas sobre esto?

Si bien hay una pequeña disputa entre Liverpool y Manchester United sobre quién comenzó la subcultura casual de fútbol en Gran Bretaña con los “scallies” de Liverpool y los “Perry boys” de Manchester, lo único que no está en discusión es que debido a que jugaban contra ellos en la competición europea, fue Aberdeen quien vio por primera vez un grupo de muchachos que llegarían a ser conocidos en todo el país como casuals. Un viejo amigo mío de aquella época estaba allí esa noche en Anfield y comentó lo mucho que sobresalían de todos los demás en cuanto a cortes de pelo y ropa de marca comprada en Europa. Teniendo en cuenta que los que habían venido antes en los partidos habían sido skinheads, esto solo servía para resaltar qué tan diferentes eran los grupos casuales con sus distintos estilos para vestirse con vestimenta cara y de gama alta. Yo era todavía relativamente joven entonces igual que la mayoria de los hooligans escoceses. Siguiendo esa experiencia en Liverpool, Aberdeen que era y sigue siendo considerada una zona rica de Escocia debido al petróleo, creó su propia firm, el ASC y se abasteció de ropa de marca, el resto fue historia para juego escocés.

Un caso curioso es el de Dundee, donde durante la temporada 83/84 se unían los chicos de la Dundee Soccer Crew, seguidores del Dundee FC, a los Tannadice Trendies los chicos del Dundee United. De esta unión nacía una firm conjunta llamada Dundee Utility. ¿Cómo surgió esta unión?

Para una respuesta definitiva a esto, me temo que tendría que dejarse en manos de los miembros fundadores originales de ambos equipos de fútbol en Dundee para que respondan, sin embargo, a primera vista, parece ser que fue una serie de razones las que hicieron surgir la formación del Dundee Utility. Dundee en general es una ciudad pequeña y, con toda honestidad, creo que si empezáramos completamente de cero con los equipos de fútbol en toda Escocia, solo habría un equipo en esta ciudad. Al tratarse de un área pequeña, todos parecen conocerse y no es que sea como en Glasgow, Dundee siempre ha parecido tener una rivalidad entre los dos equipos de la ciudad que ha sido más una rivalidad amistosa que una violenta. No hay segregación de los dos grupos de fans antes y después del derby de Dundee, y no es raro ver amigos, algunos de naranja del United y otros de azul oscuro del Dundee caminando juntos hacia el estadio. Siento que esta conexión hizo que en vez de ser rivales despiadados y pelearse en cada partido, los dos grupos se unieran. Debido a que prácticamente vivían uno junto al otro, si los hooligans de los dos equipos se hubiesen odiado, todos los días habrían ocasionado problemas y des de luego no solo en las cuatro veces por temporada que Dundee United y Dundee jugaban entre sí. También creo que los números fueron un catalizador para que los dos equipos se unieran. Cuando equipos como Aberdeen, Hibernian y los dos bandos de Glasgow venían a Dundee, siempre traían grandes firms con ellos y siendo realistas, probablemente se necesitaban una cantidad de fans como los del Utility para asegurarse de que cuando esos equipos viniesen a la ciudad de Dundee tuviesen algo en que pensar antes y después del partido.

¿Cuándo y cómo empezaste a juntarte con los chicos de la Dundee Utility?

Casualmente, antes de que la cultura casual llegara a Escocia, yo ya llevaba vistiendo la misma ropa de marca ya hacía años ya que mi madre me compraba ropa de Lacoste, Fila, Ellesse y Adidas. Con el paso del tiempo las firms empezaron a aparecer en los partidos por todo el país vestidos así, cada semana, y entonces me di cuenta de la gran putada que era vestirse con esa ropa y no formar parte de ninguna firm. Ir a los partidos en casa y a los de fuera para ver a mi equipo de fútbol, ​​solo aumentaba las probabilidades de recibir una paliza en la estación de tren o de camino hacia o volviendo del estadio. Al no vestir con los colores de mi equipo en los partidos como todos los demás casuals, hubo incluso varias ocasiones en las que casi me pegan los mismos miembros del Dundee Utility cuando me los cruzaba en partidos de fuera. Esto era debido a que vestía como ellos pero en realidad no estaba metido en la firm todavía. La apariencia de los casuals por aquel entonces era muy distintiva y era fácil detectar a otro hooligan y, naturalmente, si te cruzabas con una firm cuando vestías de esa manera, automáticamente asumirían que, debido a que no sabían quién eras, debías formar parte de otra firm. Era un completo campo de minas. ¡No fue hasta 1990 cuando conocí a miembros de la Utility firm de la manera que no quisieran arrancarme la cabeza! El Dundee United y el Aberdeen jugaban entre sí en la semifinal de nuestra versión de Copa del Rey. El partido fue en la sede neutral de Tynescastle Park en Edimburgo. Hubo muchos problemas ese día y fue después del partido cuando me crucé a los de la Dundee Utility. Después de haber abordado las típicas preguntas iniciales sobre quién era yo y el porqué de mi elección de ropa, finalmente me preguntaron si quería “ayudar con el tema de Aberdeen”. Como Aberdeen y Dundee estaban en la misma dirección, ambas firms salieron de Edimburgo en el mismo tren. Fue tan caótico como era de esperar. Hubo intentos de separar a las dos firms en diferentes vagones de tren, pero eso no fue del todo exitoso y en algún momento durante el viaje hubo grupos de hooligans que se separaron de los grupos que les tocaba para tratar de colarse en los otros vagones para tenerlas con los del otro equipo. A partir de ese día me gané el respeto en la Utility. Ciertamente no me reunía con ellos todas las semanas como los miembros más regulares de la firm, pero cada vez que me los encontraba antes o después de los partidos del United era difícil decir que no y me acababa juntando con la multitud en busca de un poco de maldad.

¿Cómo fueron esos primeros años de la escena Acid House en Escocia? Y ¿Cómo te viste involucrado en ella?

Los primeros años de Acid House en el Reino Unido fueron una revolución en el sentido de que Gran Bretaña nunca había visto antes nada igual. Creo que la última revolución real de los jóvenes de Gran Bretaña antes de Acid House fue la del punk, pero esas dos subculturas musicales no podrían haber sido más diferentes. Mientras que el punk permaneció “bajo tierra”, Acid House se transformó en el monstruo que hoy es y ha acabado desempeñando un papel muy importante en la cultura pop. ¿Cómo me involucré en la escena? Como en muchos casos, no es lo que sabes, sino a quién conoces. Me hice amigo de un DJ local (DJ Chink) que ya estaba involucrado en esta nueva escena que poco a poco había estado saliendo de los entornos habituales de pubs y clubes. Si no fuera por él, mis primeros días del Acid House podrían haberse deslizado fácilmente bajo mi radar. Como sabrás. No había internet, servicios de mensajería o redes sociales en ese entonces. Todo esto se basó en un simple boca a boca y, comprensiblemente, aquellos que ya estaban involucrados se mostraron cautelosos con respecto a quién le corrían la voz en un intento por mantener alejado al tipo equivocado de persona. Una vez que me integré en la escena, no pasó mucho tiempo antes de comenzar a hacer de DJ y luego organizar y promocionar mi  propia “House night” en Fife, que se llamó “Puls8”.

Entre mediados y finales de los 80 todos sabemos del impacto que tuvo el Acid House y la escena  Rave en Inglaterra, a lo que muchos tachan que fue una parte importante en la disminución de la violencia en el fútbol, unido a otros factores como el thatcherismo o las tragedias de Heysel, Hillsborough y Luton. ¿Qué impacto tuvo todo esto entre las firms escocesas?

La idea de que el Acid House “curase” al Reino Unido de su “problema con los hooligans” se ha exagerado un poco. Con el paso de los años se ha ido modificando para adaptarse a las narraciones de ciertas personas que miran hacia atrás con ojos nebulosos sobre cómo llegó el éxtasis y como si de repente el Millwall y el West Ham compartiesen una pista de baile sin ningún indicio de problemas entre los dos.

Si bien hubo casos en que las firms rivales dejaron de lado sus diferencias por una noche, ¡los hooligans son hooligans después de todo! El mejor ejemplo que puedo dar de esto es de aquí, en Escocia. Cuando la escena rave comenzaba a hacer su aparición, la Hibs Capital City Service atacó la discoteca de Fife “The Kronk” en una emboscada organizada que parecía casi militar. Esto se debió a que la discoteca era un lugar conocido de la firm casual de Dunfermline y había una amarga rivalidad entre ambos grupos de hooligans.

Realmente fue un ataque vicioso y fue la antítesis de la paz y el amor que proyectó Acid House. Por otro lado, puede que tengas razón con los otros problemas que has mencionado que hubiesen impactado en la cultura hooligan del fútbol. El partido Luton – Millwall ciertamente llegó a los titulares por todas las malas razones, pero incluso eso fue algo sin tanta importancia comparado con la famosa batalla campal entre los Rangers y el Celtic en Hampden Park cinco años antes. Con respecto a Thatcher, si me disculpan mi lenguaje no fue más que una bastarda. Odiaba Escocia des de antes de los partidos de fútbol y odiaba Escocia durante la época dorada de la cultura casual. Escocia sentía lo mismo por ella. Fue invitada a la final de la Copa escocesa de 1988 entre Celtic y Dundee United y, antes de que el partido empezara, se acercó a los jugadores en el terreno de juego. En una rara muestra de solidaridad de los fans del equipo contrario, una multitud de 74.000 le enseñó una tarjeta roja en protesta a una legislación que ella había hecho (the poll tax), un impuesto que lo puso primero solo para Escocia antes de hacerlo para el resto del Reino Unido. Para mí, el único incidente que afectó a las firms de todo el país fue, sin duda, la de Hillsborough, donde 96 fans del Liverpool fueron al partido y no volvieron a casa. Las nuevas leyes que se introdujeron como resultado de la tragedia obligó a los estadios a poner asientos en todo el nivel superior y, al quitar las gradas, pusieron fin de inmediato a los problemas dentro de los estadios.

Hablemos sobre tu novela Ninety y su protagonista Meet Zico, un chico de 16 años miembro de la Dundee Utility en los años 90 en pleno Acid House. ¿Qué similitud hay entre este personaje y tú?

¡Desde que se publicó Ninety, esa es una pregunta que me han preguntado muchas veces! Teniendo en cuenta el contenido del libro y de las situaciones en las que Zico termina, me ha asustado que algunas personas simplemente hayan asumido que la historia sea “ toda “ verdadera y que simplemente estaba documentando un período de mi vida de hace años. Esto, por supuesto, no es la realidad de ello, ¡afortunadamente! El libro es, como yo diría, una combinación de ficción y cosas reales que tuvieron lugar durante esos tiempos y que le corresponde al lector descubrir cuál es cuál. Me gustó la idea de un niño atraído por el glamour y el estatus de “ser un casual” solo para enredarse en un mundo en el que no tenía ni idea del lado malo que lo aguardaba. Si bien Zico no se basa en mí, pude aprovechar mis propias experiencias en las gradas y la cultura rave, tomar eso y ponerlo todo en la cabeza de un joven de dieciséis años que, como todos los adolescentes, cree que lo sabe todo, pero en realidad no sabe nada. Las similitudes entre el yo adolescente y Zico definitivamente están ahí, pero creo que la belleza de esto es que, muchos de los lectores de una cierta edad que compran el libro, fácilmente se sienten identificados y es como si podría haber estado escribiendo sobre ellos. Esto es algo de lo que he recibido un montón de comentarios positivos de ex casuals y ravers que lo han leído hasta este momento.

¿Cuál fue el motivo por el que decidiste escribir Ninety?

Había estado escribiendo para varios sitios web de moda y cultura, como Sabotage Times y Zani, y también para los infames hermanos Donnelly de Manchester para sus diversos blogs de marcas de ropa. Sin embargo, escribir artículos a veces puede ser frustrante. Uno pone mucho de sí mismo y se entrega en un artículo para luego no recibir mucho a cambio, si algo. Aun así, nunca había planeado escribir una novela. Simplemente sucedió. Estuve viendo una de mis películas favoritas, Quadrofenia. La película que sigue la vida de Jimmy the Mod y relata como su propia vida comienza a salirse de control cuando se une a la escena de la que siempre había querido formar parte. Esa película me dejó pensando en algo con lo que podría trabajar, involucrando a pandillas de algún tipo pero como actualizado. Al presenciar de primera mano el impacto que tuvo Acid House como movimiento musical underground en Escocia, sentí que podía combinar ambas culturas en la historia de Ninety. Las gradas y la cultura rave son dos cosas que están entrelazadas en la juventud británica y lo han estado durante décadas y sentí que habría suficiente demografía como para atraer en cuanto a lectores se refiere. En realidad, ni siquiera estaba seguro de si alguien realmente lo compraría, así que haber visto el amor en los foros y otras páginas web de las personas que lo han comprado ha sido increíble. ¡El hecho de que el emoticono de la portada llegase a ser estampado en una camiseta y que se haya vuelto realmente popular ha sido algo que definitivamente tampoco me esperaba!

Esta es una historia de fútbol, violencia, música, drogas y como no, también de amor ¿Cómo definirías el papel de Lisa en esta historia?

¿El papel de Lisa? Ella es el ejemplo clásico de por qué algunos hombres necesitan a una mujer para evitar que se descarrilen completamente de la vida. Sé que es cursi, pero el amor lo cambia todo para algunas personas y, gracias a que Zico se enamoró de Lisa, es lo que hace que se pregunte qué está haciendo con su vida y si está siguiendo el camino correcto o si solo es cuestión de tiempo de que le den una paliza de más o termine en la cárcel. ¡Y tampoco es que enamorándose luego la vida le sea más fácil para Zico, por supuesto!

¿Crees que a mediados de los años 80 había diferencia a la hora de vestir entre los casuals escoceses y los ingleses?

Cualquier diferencia en la vestimenta de los hooligans ingleses y los escoceses hubiera sido mínima. En Escocia, a las firms les gustaba vestirse tanto como a los casuales ingleses. Como hemos hablado muchas veces desde la perspectiva inglesa, tuvimos partidos regulares en toda Europa (en aquella época) en los tres torneos de la UEFA así que teníamos algunos viajes al extranjero donde había la oportunidad de comprar zapatillas deportivas y ropa de marca. Es cierto que íbamos un poco más atrasados que las firms inglesas. Al fin y al cabo Escocia no es un país tan grande, así que no era como si tuviéramos cientos de tiendas de ropa de marca por aquí, pero una vez nos dimos a conocer, estábamos a la par con Inglaterra en lo que la vestimenta se refiere.

¿Cuáles fueron los primeros DJs que hicieron bailar a aquellos jóvenes escoceses seguidores de la escena acid/rave? ¿Qué clubs dirías tú que fueron los de mayor éxito en esa época en toda Escocia?

Recordarlos, por razones obvias, es todo un desafío, pero sí, hay muchos momentos sobresalientes en la historia del Acid House escocés y la escena rave. Los Slam boys de Glasgow fueron instrumentales para muchos de ellos. Nos trajeron a Atlantis en el Sub Club, que coincidió con el año en que Glasgow recibió el estatus de capital europea de una Cultura que les otorgó una licencia para permanecer abiertos hasta las 5 de la madrugada, eso era prácticamente desconocido en el país.

También pusieron el “Slam in the Park”, que terminó siendo el precursor de lo que se convirtió en la “Slam Tent” que se encontraba en T in the park, el festival de música más grande de Escocia de cada verano. Slam in the park fue la primera fiesta legal al aire libre dentro de una tienda de campaña en un parque rural cerca de Glasgow. Podía alardear de poner a unos Djs como PA de 808 State junto a Jon Dasilva de The Hacienda y Alex Paterson de The Orb.

Alejándose del  Slam, estaba Pure at The Venue, en Edimburgo, que se convirtió en una leyenda de los clubes de Edimburgo que tendría a algunos de los DJs de techno más grandes del mundo pinchando allí, como Jeff Mills y Ritchie Hawtin, junto con los residentes semanales Twitch y Brainstorm. Si fuiste a Pure alguna vez, nunca volviste a ser el mismo después de haber ido por primera vez. Una experiencia verdaderamente magnífica estar dentro de una caja de sudor tan compacta como la de ese club. Pure, como el Sub Club & Atlantis fue uno de esos lugares que atrajo a discotequeros de todas partes. Tal fue el impacto de Pure en mí que le dediqué un capítulo entero en Ninety, donde los personajes principales lo visitan cerca del inicio de sus aventuras de la Acid House. Realmente hubiera sido un sacrilegio por mi parte no haber rendido homenaje a un club tan innovador, así de grande fue el impacto que tuvo en mí personalmente. Y sé que de eso no soy el único.

Más cerca de casa y en Fife, de donde soy yo, hay que pagar un toque a The Kronk, que incluso hoy en día la generación que tuvo la suerte de experimentarlo habla en voz baja sobre él. El Kronk no era un sitio que tuviera que poner DJs de sobrenombre para sobrevivir. Benny D, Timmsy y Lel eran suficientes para que una multitud comprometida y leal agotase las entradas cada semana.

Oyes lo difícil que es entrar en Berghain en Berlín hoy en día, pues esto es lo que pasaba en The Kronk. Entrar cada semana nunca estuvo garantizado y no importaba cuántas semanas consecutivas habías ido. El personal de seguridad subía y bajaba la larga cola de clubbers que esperaban para entrar, escogían personas al azar y les decían que hoy no iba a ser su noche y que se fueran para casa, pero que la semana siguiente regresasen a probar suerte otra vez.

Incluso cuando las cosas empezaron a moverse por encima de la superficie con las “raves” a gran escala, todavía hubo algunos eventos memorables hasta que las cosas empezaron a llegar a un punto de saturación, especialmente después de que los medios de comunicación se enterasen de lo que estaba pasando allí. El mejor ejemplo de esto fue Technodrome, que tuvo lugar en un campo de tiro en Ayrshire. Esto, cuando la escena House todavía era una subcultura secreta que solo una minoría conocía y apreciaba, con una multitud de cerca de 20 mil presentes, era una señal de cómo avanzaba la escena. Los autobuses llegaban de todas partes de Gran Bretaña, tan importantes eran esas raves para aquellos que las conocían. Con DJs que principalmente venían de Londres como Carl Cox, Dave Angel, Fabio, Grooverider y Andy Carroll en el legendario Quadrant Park en Liverpool junto con los PA de N. Joi & Shades of Rhythm, fue la primera gran concentración que el país había visto y en general hoy en día todavía es vista como la rave más importante por no mencionar la mejor de todas que haya habido jamás en Gran Bretaña.

Siguieron eventos a gran escala, y bastante buenos como Rezerection, Maelstrom Fantazia, pero nunca llegaron a alcanzar las alturas que proporcionaba Technodrome. Una mención especial también a los Streetrave boys from the west, que siempre intentaron brindar al cliente que pagaba una experiencia un poco distinta. En particular, su evento de Hogmanay “Eurodance” que tuvo lugar dentro de un aeropuerto internacional en Prestwick. Nunca supe cómo lograron conseguirlo, pero sin embargo, allí estábamos, dentro de un aeropuerto que, de otro modo, habría estado cerrado por unos días debido a la época del año. Todos bailando sobre los mostradores de facturación de la aerolínea, etc. Una experiencia verdaderamente surrealista pero inolvidable.

¿Piensas que habría existido la escena acid y rave sin la existencia del éxtasis y otras drogas de diseño?

Acid House no podría haber existido sin el Éxtasis y el Éxtasis no podría haber existido sin Acid House. La escena ha cambiado a lo largo de los años y en muchos aspectos, para peor. En algunas de las fiestas en las que estuve el año pasado, la mitad de la gente iba metida de Ketamina hasta el culo, no podían ni bailar bien. Pero las cosas siguen siendo igual que hace treinta años, desde ese verano de amor que trajo el Acid House al Reino Unido, los chavales siguen combinando la música electrónica con las drogas de Clase A y supongo que si el matrimonio entre la música house y las drogas tuviese que llegar a un punto de divorcio en algún momento, realmente ya hubiera pasado hace mucho tiempo. La música house y las drogas seguirán estando unidas por las caderas hasta el final de los tiempos.

¿Tienes planes de sacar más libros en un futuro?

Actualmente estoy llegando al final del primer borrador de Ninety Six, que recoge la historia seis años después y la historia es basada mucho más cerca de ti, en A Coruña que en Escocia. ¡Para no dar ningún spoiler a aquellos que todavía no han leído Ninety, no diré nada más por ahora! Ninety Six saldrá abril / mayo de este año.

Te voy a decir una serie de nombres de firms escocesas y quiero que me des tu opinión.

 -Aberdeen Soccer Casuals – Supongo que los originales pero pondría todo lo que tengo encima de la mesa que de este hecho que se generaría una disputa sobre ello. Siempre tuvieron un buen número de fans y se vestían bien. Siempre fueron bastante arrogantes en los tratos que personalmente tuve con ellos a lo largo de los años, pero se ganaron el derecho, supongo. Hubo una rivalidad especial entre el ASC y la Dundee Utility debido a la geografía y el hecho de que el Dundee United y el Aberdeen eran rivales en el campo, especialmente con ambos lados rompiendo el dominio futbolístico del “Old Firm” de Glasgow.

-Celtic Soccer Crew & Rangers Inter City Firm –Como era de esperar, ambos equipos tenían una buena participación de gente los sábados y al ser de Glasgow, que puede ser una ciudad difícil para crecer, no eran exactamente tímidos a la hora de pelear. En mi opinión, creo que ambas firms habrían recibido mucha más atención y respeto si no fuera por el hecho de que tanto los Rangers como los fans del Celtic (Scafers) en general tenían la reputación de emborracharse y causar problemas. ¿Esa pelea durante la final de la Copa de Escocia al estilo Juego de tronos, batalla de los bastardos de la que hablé? ¡Esa no fue entre los casuals!

-Saturday Service – Los chicos de Motherwell fueron una de las primeras firms que aparecieron en la escena casual escocesa. Me quitaron mis zapatillas deportivas una vez… A ver si me entiendes… ¡No están en mi lista de tarjetas de Navidad!

-Airdrie Section B – Debido a que a largo de los años generalmente han militado en diferentes ligas, el Dundee United y el Airdrie rara vez se han cruzado deportivamente o en pelea. Les empatamos en un partido de ida en los años noventa y hubó muchos altercados antes y después del partido.

-Capital City Service –Junto con Aberdeen, los Hibs eran de los que siempre tenías que ir con cuidado. ¡Los partidos de ida a Easter Road tenías que cruzar el infame “puente de la fatalidad” (“bridge of doom”) lo que hacía que fuesen ese tipo de partidos en los que necesitabas tener ojos con visión de trescientos sesenta grados! Brad Welsh, quien fue uno de los mejores muchachos de Hibs CCS proporcionó una de las citas para la portada interior de Ninety. Un tipo realmente bueno, pero alguien a quien no querías cruzarte en esos tiempos.

-Casual Soccer Firm –Una firm que, ya sea que lo vieran de esa manera o no, fue desbancada por sus vecinos de Edimburgo de la CCS. Aparte de eso, el CSF aun así podía atraer a un buen número de fans y que te dificultaba la vida al visitar el Tynescastle.

-Kirkcaldy Soccer Casuals –El KSC apenas se registraba en el mapa de los hooligans escoceses. Con Raith Rovers siendo su equipo de fútbol eso prácticamente descartó que la firm Kirkcaldy se enfrentara a cualquier tipo de firm de calidad. Me habría sorprendido si el hooligan ASC o CCS promedio hubiera oído hablar del KSC. La parte irónica de todo esto es que en aquellos tiempos yo vivía en Kirkcaldy y en ocasiones ir de un punto  A a un punto B, o incluso cuando intentaba ir de compras sin querer tener problemas muchas veces era un todo un reto.

-Love Street Division –El LSD era una pequeña firm de un equipo pequeño, el St Mirren, pero que en su día aún podían organizar un buen número de gente que fuera a un partido y dificultarle la vida a cualquiera que viniera a Paisley ese día.

Para terminar, ¿Qué marcas de ropa no faltan en tu armario?

Sé que esto es tan predecible como parece, pero CP Company, Ma Strum y Stone Island nunca van a faltar en mi armario. ¡Incluso cuando sea un jubilado y realmente sea inapropiado comprarlas! También le tengo mucho aprecio a Transalpino por las camisetas que van sacando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s