Byron Moreno: el justiciero ajusticiado

Si os nombro a Byron Moreno probablemente la gran mayoría de vosotros no sepa de quien estoy hablando, pero si os digo que fue el árbitro que mediante unas más que dudosas decisiones echó del mundial de Corea y Japón de 2002 a la Italia de Totti, Cannavaro y compañía, tal vez os venga un vago recuerdo a la cabeza sobre quien es dicho personaje.

 Lo ocurrido en aquellos octavos de final del Mundial fue escandaloso y muy sospechoso. Durante el partido los continuos errores de Byron impidieron que Italia pudiese ganar en los 90 minutos,  por lo que el partido tuvo que irse a la prórroga. No contento con eso, el colegiado ecuatoriano expulsó  mostrándole una segunda amarilla a Totti,  justificando que había simulado un penalti cuando realmente dicha acción había sido un penalti como una casa de grande. Como guinda a la más que sospechosa actuación de Byron, este anuló un gol legal en el minuto 120 de la prorroga a Italia para que justamente después, Corea marcase el gol de oro que eliminar a los azzurri. La FIFA decidió abrir una investigación que nunca llegaría a su fin para intentar esclarecer lo ocurrido. La sombra del amaño de apuestas siempre quedó presente en esta actuación. Y es que lo que ocurrió meses después no haría más que fortalecer dicha sospecha.

Tras el Mundial volvió a arbitrar en la liga de su país, Ecuador y siguió rodeado de escándalos. Promediaba una roja por partido, lo cual le sirvió como lema en su campaña para intentar ser concejal en su ciudad natal, Quito. Su lema fue “Saca tarjeta roja a la corrupción”. Todo un personaje que en ocasiones no solo se conformaba con reírse de los demás sino que también se reía de sí mismo.  En medio de su carrera electoral, le asignaron el que a posteriori sería el partido que acabaría con su carrera y es que si todo lo anteriormente ocurrido había sido grotesco,  lo que vendría en ese partido sería el culmen perfecto a su corrupta carrera arbitral. El partido se disputaba entre el Liga Deportiva Universitaria de Quito (el equipo con el que simpatizaba y de la ciudad en la que opositó para concejal) y el Barcelona Sporting Club. A falta de 1 minuto para llegar al 90, el Barcelona ganaba por 2-3 por lo que Byron Moreno decidió añadir 6 minutos, o bueno, mejor dicho decidió añadir hasta que la Liga Deportiva consiguiese darle la vuelta al marcador y ganase el partido por 4 a 3. Pasaron 6 y el Barcelona ganaba 2-3. 7 minuto y seguía igual. 8 y por fin empató el Liga. A los 12 consiguió darle la vuelta y sin ningún tipo de vergüenza fue entonces cuando pitó el final de partido. No contento con la broma en el acta del partido decidió anotar que los goles habían sido marcados en el minuto 89 y en el min 90. Y aun por encima perdió las elecciones. Le cayeron 20 encuentros de sanción, no por el escandaloso descuento, lo cual hacía más curiosa la sanción, sino por no saber redactar un acta.

Aprovechando el parón obligatorio en sus funciones decidió participar en un programa estilo Gran Hermano que se celebraba en Italia, país al que 6 meses antes había mandado para casa por decisión propia y no por decisión justa. Como para él antes estaba el dinero que el honor se expuso allí a todo tipo de burlas y a ser el bufón del reality. Fue el primer expulsado lógicamente pero también fue el concursante mejor pagado.

De vuelta a Ecuador y tras cumplir la sanción de 20 partidos volvió a arbitrar,  en su primer partido expulsó  a 4 jugadores lo que  le volvió a valer una nueva sanción, lo que viene siendo llegar y besar el santo. Dejo el arbitraje alegando que se sentía perseguido.

Tras esto comienza un ir y venir sin un rumbo fijo de su vida. Primero funda una academia de árbitros que poco más tarde cerró, luego comenzó a ser comentarista de fútbol en la TV y radios de su país haciendo la labor que hoy en día desempeña Iturralde para los medios españoles, de justiciero de los árbitros. Pero la vida vuelve a proporcionarle un golpe,  su hijo enferma y le detectan un soplo en el corazón por el cual tiene que ser intervenido de urgencia en una operación con un riesgo muy elevado. La operación no sale del todo como debería y su hijo queda con secuelas cerebrales de por vida. Pocos meses después fallece. Es en estos años en los que Byron Moreno comienza a viajar a EEUU acumula numerosas deudas debido al tratamiento al que se tuvo que someter su hijo,  antes y después de la operación. También debido al aborto que sufrió su mujer cuando estaba embarazada de 5 meses y que puso en peligro la vida de ella.

Debido a estas deudas, Byron comenzó a ser amenazado hasta el punto de poner en peligro la vida de su segundo hijo, Dylan. Este no era hijo biológico suyo pero era de su mujer y lo sentía como tal. Llegó a un trato obligado con la gente a quien adeudaba dinero. Debía de hacer de mula con un cargamento de heroína hacia EEUU para que la deuda quedase saldada y su hijo a salvo. Él pensó que al ser arbitro FIFA y andar haciendo viajes internacionales a menudo no tendría mayor problema en cumplir con su cometido. Tremendo error. 20 de Septiembre de 2010, Byron sale de Ecuador y llega a uno de los aeropuertos más importantes de EEUU, al JFK. Con él 6 kilos de heroína adheridos a su cuerpo con cintas, pero  alguien del aeropuerto decide hacer un chequeo aleatorio con la mala suerte de que cae en él. Byron intenta evitar lo inevitable alegando lo mismo que alega en Ecuador cuando va a ser cacheado, que ha sufrido una operación de estómago y por eso lleva una faja estética. Pero EEUU no es Ecuador y todo lo que tocan es acolchado por lo que es obligado a desnudarse descubriendo el objetivo del viaje del ex árbitro. Ahí es cuando se dio cuenta de que lo habían vendido. “Tu venias caído” le dijeron en la cárcel. Así se les llama a las personas que son entregadas a la DEA por los propios narcos para que se consuelen con algo o para que alguno de ellos a cambio consiga rebajar su condena. Byron fue condenado a 30 meses que finalmente fueron menos gracias a su buena conducta dentro de prisión. Solo fueron 30 meses y no más porque de los 6,2 kilos que le habían pedido trasportar solo el 17% era puro, dando fuerza así a la teoría de que simplemente fue entregado por los narcos para rebajarle la condena a alguno de los suyos. El escandalo llegó rápido a su país natal ya que allí siempre había sido una persona conocida, lo que creó un  gran revuelo.

Cuando salió de la cárcel, volvió a Ecuador y se instaló allí nuevamente. Ahora se dedica a arbitrar partidos amateurs…y todo lo que le propongan, como peleas de barro en una discoteca de su ciudad.

Txorimalo