Mad Dog Gravesen

El danés Thomas Gravesen acaba de publicar su biografía y seguro que dará que hablar. Sus actuaciones sobre el verde son  recordadas por su alta testosterona en cada acción y sus ganas de ganar cada duelo. No era el jugador más técnico pero si es uno de lo más recordados en los equipos por los que pasó en su extensa carrera,  ya que muchas veces era la extensión del aficionado, el que cuando había que defender el escudo de la camiseta lo hacía sin miramientos y sin pensar en las consecuencias de ir al límite y dejarlo todo en el campo, y fuera de el. Y eso es lo que nos cuenta el apodado “ogro” en su biografía.

Debutó como jugador en el equipo de su ciudad natal el humilde Velje en 1995, y tras dos buenas temporadas fichó por el Hamburgo en el que  cuajó grandes actuaciones que le sirvieron para dar el paso más importante de su carrera, fichar por el Everton.

En Inglaterra se convirtió en un “box to box” de manual llegando de área a área y abarcando casi la totalidad del terreno de juego con una siempre muy valorada alta intensidad. Gravesen moría en el campo durante los 90 minutos y por los suyos mataba. Y eso siempre es de buen gusto para el aficionado en general. Tal fue el protagonismo que copaba en los partidos que el por aquel entonces el director deportivo del Real Madrid, Arrigo Sacchi, decidió acometer su fichaje para el conjunto blanco a cambio de 3,5 millones de euros.

Llegó para cubrir las espaldas de los galácticos y así estos solo tuvieran que preocuparse de correr hacia adelante. Su fuerte carácter y peculiar manera de entender el fútbol fueron protagonistas en muchas tertulias deportivas,  pese a que paso más tiempo lesionado que jugando, ya que al ser naturista, Gravesen no tomaba medicamentos por lo que sus lesiones siempre eran de más lenta recuperación que las de sus compañeros.

Durante la pretemporada de la temporada 2006-2007 el “ogro” volvió a sacar la intensidad y su locura a paseo, el problema es que la sacó contra su compañero de equipo Robinho al que pegó un par de puñetazos. Este hecho hizo que el club blanco tomase medidas y lo mandase al Celtic de Glasgow,  que durante el invierno de esa misma temporada lo cedería al Everton.

En 2009 se retiró del fútbol tras estar varios meses sin equipo y pese a tener tan solo 32 años. Lejos de parecer una noticia negativa, Thomas invirtió en muchos negocios que le reportarían múltiples ganancias. Se dice que amasó alrededor de 100 millones gracias a estas inversiones, gracias a los cuales se fue a vivir a Las Vegas…en donde perdió 61 millones en una noche de póker.

Ahora en su biografía “Mad Dog Gravesen”, escrita por Chris Sweeney nos cuenta muchísimas locas anécdotas del jugador danés, como el día en que le arrancó un diente a Ronaldo de un golpe cuando se picó con él durante un entrenamiento. Thomas lo zarandeó y al levantarlo del suelo, le rompió el diente.

En la biografía nos deja muchísimos detalles de su forma de ser: “Necesito saber que el despertador suena a la mañana, de lo contrario nunca me iré a la cama. Anteriormente, tenía un período de tres a cuatro meses en los que no trabajaba. Solo dormía por la mañana y no podía dormir por la noche. Cambié completamente la noche por el día y pude notar claramente que mi juego estaba empeorando y mi condición empeoró”. Es por eso que el danés, al principio de su carrera, compaginaba el fútbol con un trabajo como vendedor de piezas para automóviles tal y como relata en el libro.

También nos cuenta como estando en el Everton, tuvo una pelea de fuegos artificiales con Wayne Rooney, también jugador de carácter duro. Relata cómo acabaron lanzándose cohetes a una distancia de poco más de cincuenta metros. David Moyes era el entrenador por aquella época y lo describe así: “Fue en un viejo gimnasio, de aproximadamente 60 yardas de largo. Thomas y Wayne, estaban disparando fuegos artificiales el uno al otro. Tenían grandes cohetes llenos de pólvora, sostenían un extremo y se disparaban el uno al otro”.

Aparte de locas anécdotas sobre su vida deportiva, también hay espacio para su vida más personal, recordando que estuvo emparejado con la actriz porno Kira Eggers.

Todo un personaje que bien merecía tener su propia autobiografía.

Txorimalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s