VIKTOR FISCHER: VOZ CONTRA LA HOMOFOBIA

Viktor Fischer es un jugador danés salido de la prolífera cantera del Ajax que juega de extremo izquierdo en uno de los equipos más famoso de la liga de su país, el F.C. Copenhague. Estas semanas saltó a primera plana de los periódicos nórdicos,  pero esta vez no fue por sus goles o asistencias a las que tiene acostumbrados a los aficionados del equipo de la capital, sino por salir en defensa del LGTB.

Su equipo se enfrentaba como visitante en la jornada 28 de la liga danesa al OB Odense,  y durante el partido percibió que la afición local no paraba de proferir cánticos homófobos hacia su persona. Los minutos pasaban, ni el club local ni el árbitro hicieron nada por que cesasen dichos insultos pero Viktor que siempre se ha caracterizado por no morderse la lengua, ya tenía decidido que en esta ocasión había que levantar la voz al acabar el partido, y así lo hizo. Posó frente a la prensa y decidió que no era momento de hablar sobre el partido: “La homofobia no debe ser aceptada y debe tratarse de la misma manera que el racismo. Espero que si la liga decide no intervenir, lo haga el OB Odense. Algunos dirán que debería de mirar hacia otro lado pero elijo no hacerlo porque espero que este tipo de canticos no se vuelvan a repetir”. Lanzó la pelota y pronto fue agarrada por muchas personas, recibió apoyo público de numerosos fans de su equipo y rivales, así como de políticos o representantes de la liga, hasta el jugador danés que actualmente juega en el Huddersfield Mathias Jorgensen reconoció que no era la primera vez que la afición del Odense se había comportado así, diciendo que él ya había escuchado dichos cánticos anteriormente.

Al OB Odense no le quedó otra que criticar y pedir perdón por esos cánticos, incluso llegó a sacar un comunicado conjunto con el F.C. Copenhague condenándolos, dejando la situación resuelta y en calma. Calma que precedería  a la tormenta. El mismo día del comunicado, el Brøndby IF, rival acérrimo del Copenhague, visitaba al Nordsjælland y cómo podía ser de esperar los aficionados visitantes aprovecharon para avivar la llama de la rivalidad entonando varias veces un “Fischer es gay allez!” que pronto correría como la pólvora por todo Dinamarca. El club tuvo que pedir perdón pero la federación no pasaría por alto el cántico y sería castigado con una multa de 3000 € para el club bajo amenaza de multa muchísimo más grave si se repiten, la misma que se le impondría al Odense, siendo así los 2 primeros clubes multados en Dinamarca por cánticos homófobos.

“He recibido cánticos en los que me llamaban homosexual, para mí ese no es el problema, me da igual que me llamen de una forma u otra, lo que es realmente grave es que el término “Homo-“ se utilice de forma despectiva, creo que no es un buen ejemplo de cultura para los jóvenes. Por eso lo he denunciado, porque creo que es una gran oportunidad para dar ejemplo y darle voz a este asunto” comentó Fischer.

A la semana siguiente y con el título en juego se disputaría el Brøndby IF vs F.C. Copenhague. Resultado: 1 a 2 para los de la capital. ¿Adivináis quién marcó el gol de la victoria? Correcto, Fischer. El karma ejerciendo como tal. Cabe reseñar que durante el partido no se profirieron cánticos anteriormente citados pero sí hubo un par de puñetazos a un aficionado visitante que portada una bandera del colectivo LGTBI,  llevados a cabo por un mismo aficionado de su equipo. Fischer alabó tras el partido la actitud de los aficionados locales, reconociendo que no se había producido ningún tipo de cantico en contra de la homosexualidad, pese a lo cual la federación danesa ha vuelto a abrir un expediente al Brøndby por la pelea con el aficionado que portaba la bandera.

En cualquier caso lo que el fútbol necesita es jugadores que sabiendo que tienen poder de dar palabra a estos hechos, lo hagan como lo hizo Viktor Fischer.

Txorimalo