En memoria de Tom, Clara y George Wharton

Habiendo tenido la tremenda suerte de haber sido seleccionado por Jason Dickinson para ser incluido en el libro del 150 aniversario de The Owls, WAWAW fans memories through the generation, me fascinó bastante leer que la primera persona mencionada era un tal Mr. Tom Wharton…

(Acerca de Mr. T. Wharton extraído del libro de Jason Dickinson).

“Parece apropiado que el primer episodio debería ser el de un aficionado tan entregado como Tom Wharton, que falleció en 1933 tras haber dedicado toda una vida al Wednesday. Lo que sigue es una entrevista con Tom en el Sheffield Mail en 1926”.

“Seguramente Tom Wharton sea el aficionado más fanático del Wednesday. Posiblemente también el hombre más feliz de Sheffield. No es un aficionado cualquiera, sino alguien que apoya al Wednesday en las buenas y en las malas. Durante 46 años ha asistido a todos los partidos que el Wednesday jugó en casa a excepción de uno solo. Esto fue debido a un problema grave de salud, pues hace falta que la cosa sea seria para impedir a Tom ir a ver jugar a su equipo. Alguna vez estando enfermo en la cama un sábado por la mañana se levantaba por la tarde para ir a Hillsborough. Pero esto solo son los partidos en casa, aún hay más. Tom ha seguido al Wednesday por casi todos los estadios de Inglaterra a excepción de solo tres. Por consiguiente el montón de programas de los partidos alcanza la altura un metro por lo menos, testigo de su paso con el Wednesday por diferentes ciudades. Los tres campos que le faltan aún son Stoke, Burnley y Newcastle.

El viejo Tom vive en el número 26 de Burnt Tree Lane en Sheffield, donde durante muchos años fue cristalero. Durante sus años de oficio fabricó miles de vasos y decantadores, ahora ya retirado de la cristalería y dedicando gran parte de su tiempo a contar historias y hazañas relacionadas con el Wednesday y en el Sheffield Arms Hotel, donde trabaja actualmente. Organizó una quedada en el hotel para ir ver la final de copa el sábado. El grupo partió hacia el estadio en el tren especial Sheffield mail, pero el viejo Tom no pudo conseguir una entrada para el partido. Aun así ha visto 27 finales de copa inglesa. La primera fue en 1890 cuando el Wednesday jugó contra el Blackburn Rovers y perdió seis a uno. Se trata de uno de los recuerdos memorables en la vida del viejo Tom. Era su primera vez en Londres, de la que aún habla hoy en día, a pesar de haber visto jugar al Wednesday en más de 1.500 ocasiones hasta entonces. El orgullo y emoción sobre el papel desempeñado por Hayden Morley, uno de los defensas del Wednesday, en la final aún no ha disminuido. Tom todavía habla del entusiasmo con el que la afición elevó a Morley a hombros tras la derrota.

Durante los primeros días de su afición por el Wednesday un grupo de unos 40-50 seguidores, incluido él mismo, siempre se reunían para ver jugar al equipo. Este grupo ha ido mermando su número con el tiempo hasta los ocho o nueve que quedan. Algunos de ellos se colocan en una esquina de The Kop cada sábado en los partidos que el Wednesday juega como local. Se les puede ver en la zona de Peristone Road en la “nueva grada”. Pero Mr. Wharton es sin lugar a dudas el más fiel y antiguo aficionado de todos ellos. Infinidad de veces son las que sea quedado sin voz de gritar, o de discutir en el campo con tipos el doble de grandes que él. No permite comentarios negativos sobre el Wednesday y cuando van perdiendo siempre dice que pronto van a remontar. Mr. Wharton tiene 72 años. Recientemente ha sido fotografiado junto a otros dos aficionados. Sus amigos son George Wood, de 69 años, y Mr. J. S. Redfern, de 74. Estos tres hombres han seguido a su equipo continuamente sin importar victorias o derrotas, los tres suman un total de 215 años. Mr. Wood es farolero y Mr. Redfern ha vivido en la “vieja tienda de morcillas” en Meadow Street durante 70 años”.

Habiendo leído lo anterior, más tarde descubrí en Twitter que Tom está enterrado en una tumba sin nombre en el cementerio de Wardsend, el cual está situado al final de la larga Livesey Street, detrás del Owlerton Stadium. Así que durante las pasadas Navidades, aprovechando mi tiempo libre, pensé que era buena idea buscar esta tumba oculta y olvidada del cementerio.

Tan pronto como cruzas el río Don a través del puente azul se puede ver gran parte de las lápidas de la gente que está enterrada allí, justo en frente a ti, bastante cubiertas por la maleza. Allí se localizan los restos de más de 30.000 hombres, mujeres y niños/as. Mientras se pasea a lo largo del camino hacia la cima de la pendiente uno puede ver cuán grande es realmente este lugar. De hecho, con todos los árboles que hay, difícilmente pueden verse los límites sin importar a qué dirección se mire. Merece la pena destacar también que Wardsend es uno de los dos únicos cementerios en Inglaterra que son atravesados y divididos a la mitad por una línea ferroviaria. Con lo cual hay que atravesar un segundo puente para llegar hasta la tumba de Mr. Wharton.

Sobre el cementerio… (extraído de https://wardsendcemetery.wordpress.com)

“Wardsend Cemetery, cementerio independiente no conectado a una iglesia, fue inaugurado el 21 de junio de 1857 como una ampliación del situado junto a St. Philip’s Church en Infirmary Road (actualmente demolido), después de que este se llenase por completo. De su propio dinero, el pastor Rev. John Livesey compró cinco acres de terreno en Wardsend y también contribuyó al coste de la construcción de una pequeña capilla y una casa para el sacristán.

Ambos cementerio y capilla, que fueron diseñados por los arquitectos locales Weightman, Hadfield & Goldie, fueron consagrados por el Arzobispo de York, Thomas Musgrave, el 5 de julio de 1859. Wardsend Cemetery tiene una particular influencia militar debido a su proximidad al acuartelamiento de Hillsborough.

En particular, en este cementerio descansan los restos de multitud de familias militares, además de muchas de las víctimas de la inundación de Sheffield de 1864. Otros epitafios de interés son varios dedicados a lectores de la Biblia, un miembro de la Iglesia Wesleyana de Philadelphia, el Secretario de la Asociación de Pesca con Caña de Sheffield, viudas denominadas como reliquias, y una referencia a un chico de 15 años que falleció trágicamente en un accidente en una mina de carbón.

Con el cambio de siglo, se habían realizado alrededor de 20.000 enterramientos y, llegados a 1901, dos acres más al otro lado de las vías fueron añadidos. Debido a esto, Wardsend Cemetery es uno de los dos únicos cementerios en Inglaterra atravesado por líneas de ferrocarril. El último entierro tuvo lugar en 1977, cuando se realizó el reentierro de los restos de una obra cerca de la catedral de Sheffield. El cementerio se cerró oficialmente en 1988. Sin embargo, desde mediados de la década de 1980, Wardsend Cemetery ha sido cada vez más descuidado, especialmente después de la demolición de la capilla y la casa de sacristán, dejando el cementerio prácticamente abandonado por la parroquia y las autoridades de la Iglesia.

Las autoridades locales asumieron la responsabilidad del mantenimiento del cementerio en 2010 y el Grupo de Amigos de Wardsend Cemetery ha jugado un papel importante en el mantenimiento y la investigación del cementerio en los últimos años”. Pasé una buena hora mirando y caminando a través de este fascinante bosque y tomando varias fotografías, incluyendo algunas del Estadio Hillsborough, que está a tiro de piedra y se puede ver si se sigue la corriente del río Don llegando hasta Scraith Wood, cerca de Herries Road, la cual tomo como inicio de mi camino de vuelta a casa…

El objetivo a largo plazo de todo esto no es solo publicitar en cierta medida Wardsend Cemetery y sus amigos, sino que también los aficionados del Wednesday le podamos ayudar y contribuir en todo lo posible y, con suerte, conseguirle una lápida en condiciones a Mr. Wharton, o al menos el reconocimiento que considero merece un aficionado como él. ¿Ojalá podamos comenzar una campaña de crowdfunding? Por solo £5 al año puedes convertirte en un amigo del cementerio, lo que también va destinado al mantenimiento general de Wardsend, además de otros beneficios que se incluyen. Se puede encontrar el formulario de solicitud en su página web.

Escribí el artículo anterior a principios de 2018 y pasaron 12 meses antes de que finalmente pudiera escribir el final de esta historia. Después de varias reuniones con Jason Dickinson, Howard Bayley y otros amigos de Wardsend, en el pub The Gardeners Rest, presentamos nuestro plan para recaudar £1.500 para la lápida, el suelo de la tumba y un letrero para colocar en el entrada al cementerio. Jason usó sus contactos en el Sheffield Wednesday para conseguir que el club pusiera el enlace de la campaña de crowdfunding en el sitio web del club y en el programa del día del partido, lo que llevó a los aficionados del Wednesday a donar la mayor parte del dinero que se necesitaba. El artículo que escribí también se incluyó en el periódico Sheffield Telegraph el 1 de febrero, y luego, en junio, Jason envió una versión actualizada a The Sheffield Star, una vez se había recaudado todo el dinero.

En nuestra última reunión decidimos lo que realmente se iba a escribir en la lápida. Agradecemos enormemente a Howard que lo organizó todo para que se hiciera y se ajustara a lo acordado (¡no es una proeza, ya que el cementerio se encuentra al costado de una de las muchas colinas de Sheffield!). Exactamente 12 meses después de mi primera visita, la tumba tiene ahora la lápida que creo que la familia Wharton se merece, 85 años después de la muerte de Tom. Debemos dar las gracias de corazón a todos aquellos que donaron para la campaña. A solo un corto paseo a pie desde el estadio de Hillsborough, realicé mi primera visita desde que se instaló la lápida y allí  coloqué un ramo de flores antes del partido en casa del miércoles contra Preston North End. Un partido del que estoy seguro que el viejo Tom se habría sentido orgulloso, una demostración de profesionalidad y fútbol que le dio a The Owls una victoria por 1-0, los primeros 3 puntos desde hacía un tiempo.

No es ciertamente una historia habitual y tampoco algo en lo que alguna vez pensé que estaría involucrado hace un año, pero he encontrado buenos amigos en Jason, Howard y los amigos de Wardsend, así que espero que esta no sea la última vez que compartimos una pinta juntos en el pub The Gardeners Rest. Echad un ojo a la cuenta de @WardsendCem en Twitter para los próximos eventos de 2019, especialmente el 23 de junio. Hay infinidad de historias fascinantes que contar sobre las personas cuyos restos descansas allí. Además, hay planes para hacer obras en este tramo de la orilla del río Don, que forma parte de Don Valley Way, conformando una caminata de 29 millas entre Doncaster y Sheffield, con senderos circulares en el camino. Pero lo más importante para mí es que conduce a Kelham Island, que tiene muchos cafés que sirven desayunos y los mejores pubs de real ale, una manera perfecta de terminar un paseo por la naturaleza en el centro de la ciudad más verde de Europa.

Glenn Poulton (@PoultonOwl) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s