La Mano de Dios

Esta novela se encuentra enmarcada en la llamada Serie Scott Manson, una colección de novelas basadas en las andanzas de un peculiar entrenador, medio escocés medio africano, que alterna su trabajo en los banquillos del fútbol inglés con su faceta de detective ocasional. Este libro es la segunda entrega tras la novela Mercado de Invierno de la que ya os hablé en este blog.

La-mano-de-Dios-de-Philip-Kerr-1080x675-1465987566

En este caso, la historia comienza con la muerte de un jugador ruso del London FC (equipo ficticio al que entrena el protagonista) en el estadio Georgios Karaiskakis en la previa de la Champions, jugando un partido contra el Olympiakos. A partir de ahí, Scott se pone su mono de investigador y se dedica a resolver el caso.

En el anterior artículo ya expliqué las filias políticas del autor de la obra, Philip Kerr, un liberal escocés unionista, fanático del Rangers y del Arsenal. Debido a ello, en su novela no faltan las críticas al gobierno griego y a la sociedad griega en general. Aunque, por otro lado, no se libran de sus “palos” los nazis de Amanecer Dorado, la policía griega, la homofobia en el fútbol y los racistas que pueblan las gradas de los diferentes estadios en los que se desarrolla la historia.

En este libro, el autor desarrolla la historia teniendo como escenario las huelgas en Grecia y la rivalidad entre Olympiakos y Panathinaikos. Al igual que en Mercado de Invierno, no faltan las referencias a equipos, jugadores, campos y entrenadores de futbol, críticas a los futbolistas, a los representantes, a los oligarcas dueños de equipos, a la UEFA… Vamos, que el autor no deja títere con cabeza.

La visión que Phillip tiene del fútbol no dista mucho de la mía. Se opone frontalmente al futbol moderno, aunque en temas políticos nuestras posturas están muy distantes. En el libro, el autor aprovecha para poner como ejemplo de clubs a los de la Bundesliga donde, por ley, el 51% del accionariado debe de pertenecer a los socios.

Personalmente me gustó más la primera entrega, supongo que debido a que soy un enfermo de la Premier League, liga en la que estaba ambientada, pero creo que todo futbolero amante de la novela negra está obligado a leer el libro.

Ahora toca esperar a que Phillip saque la tercera entrega de la saga, que por lo visto se va a llamar Falso 9 y está ambientada en Barcelona y en todo lo que rodea al Fútbol Club Barcelona, equipo que goza de sus simpatías.

Anuncios

Futbolistas de mi adolescencia: Martín Lasarte

Seguimos con los jugadores de mi adolescencia, en esta ocasión uno de mis defensas favoritos. Seguramente vi a mejores jugadores en su puesto, pero tengo grandes recuerdos de él por ser en mis primeros años en Riazor y por su entrega en el terreno de juego. Podría decir que fue a finales de mi infancia y principios de mi adolescencia, pero eso es lo de menos. Este defensa, con bigote como los de antes, no es otro que Martín Lasarte y jugó en el Deportivo de la Coruña desde la temporada 89 a la 92. El Depor fue su único equipo como jugador fuera de Uruguay. En su país como jugador vistió las camisetas de Rentistas y Nacional entre otros, logrando con este último en el año 1988 la copa Libertadores y la copa Internacional.

depor martin

Como jugador del Depor logró el ascenso a primera división en la temporada 90-91 y al año siguiente la permanencia. Como anécdota Arsenio le dijo al uruguayo, al que se abrazó emocionado tras la permanencia en el Villamarín -«Ay, Martín, cómo hemos sufrido». Esa temporada fue capitán deportivista y la última como jugador blanquiazul.

Como entrenador destacar que ascendió a la Real Sociedad a primera división. En Uruguay y en Chile fue campeón de liga con Nacional y Universidad de Chile respectivamente.

Martín sigue soñando con algún día entrenar al Deportivo, esperemos que así sea. Como dice el cantico que se le canta en Riazor “saca el machete, Lasarte, saca el machete”.

El Boston United y sus jóvenes alegres

El Boston United Football Club es un club de fútbol inglés fundado en 1933 en la villa de Boston, en el condado de Lincolnshire. Actualmente milita en la National League North.

En 2004 ficharon a Paul Gascoigne, considerado como uno de los mejores centrocampistas británicos de todos los tiempos, aunque como era de esperar tras ver su estado de forma abandonó el club después de solo cinco partidos. Aunque no podemos negar que su look de corte de pelo y perilla eran muy “gazza”.

gazza

El equipo del condado de Lincolnshire es conocido como The Pilgrims (Los Peregrinos) en honor a los peregrinos que navegaron a Nueva Inglaterra y fundaron Boston, Massachusetts. El barco que hay en su escudo hace referencia a dicho acontecimiento histórico.

Lo que me lleva a escribir este artículo es que el Boston United es uno de los pocos clubes en la Liga de Fútbol inglesa sin presencia de una firm o grupo hooligan organizado. Aun así a lo largo de los años ha habido diferentes incidentes, ya que el club cuenta con una base de aficionados jóvenes entre sus seguidores.

La primera temporada del club en la antigua tercera división del fútbol inglés los enfrentó contra sus rivales locales, el Lincoln City. El periódico local publicaba el siguiente titular “Welcome to the league”. Para este partido no podía faltar la firm del Lincoln City la llamada Lincoln Transit Elite, una firm de una ciudad pequeña pero con una buena reputación entre otras firms más grandes como la de Portsmouth, Hull City o Sheffield United, con las que han tenido enfrentamientos en su campo de Sincil Bank.

15624917_636460906560522_900615845531615232_n

Al menos 80 de los Lincoln Transit Elite viajaron hasta Boston para enfrentarse a los aficionados locales, tratando de romper el cordón policial para atacar a los hinchas del Boston. Ya en el campo los aficionados de Boston respondieron lanzando dos botes de humo sobre el terreno de juego. Después del partido hubo algunos altercados con la policía, estos no dudaron en sacar sus porras y usar gas para contener a los hooligans del Lincoln que se quedaron en la ciudad.

Para la temporada siguiente, los chicos de Boston visitaban Hull, el equipo local ganó el partido con un gol al final del partido, los chavales visitantes del cabreo no se lo pensaron e intentaron asaltar la grada local del antiguo campo del Hull city, de Boothferry Park. La acción de los hooligans locales fue rápida y violenta, reventando los 6 autocares que transportaban a los aficionados visitantes.

El 13 de junio de 2004 en el centro de la ciudad de Boston tras la derrota en la Eurocopa de la selección inglesa, la policía tuvo que intervenir en el pub Still para controlar unos incidentes en las que había metidas unas 100 personas. La cosa no acabo ahí ya que se extendió por otras partes de la ciudad. Los agentes locales se veían superados teniendo que pedir refuerzos al condado. Dos coches de policía fueron volcados y quemados, varias tiendas fueron saqueadas y otra fue incendiada. Treinta y nueve personas fueron arrestadas y varias fueron enviadas a prisión. Muchos de los condenados recibieron prohibiciones en todos los campos de fútbol del país por un máximo de siete años.

4178908940

Después de un un partido en Notts County, los aficionados de Boston se enfrentaron con los hools del Forest en la estación de tren de Nottingham. Actualmente se puede ver en las gradas de York Street algunas pancartas de Boston United y alguna de Boston boys pero poco mas que un grupo de amigos.

Como podéis haber leído, en Boston no había grupos organizados pero tampoco les hacía falta mucho para liarla. Y es que donde hay gente joven, hay fiesta asegurada.

A.C. Milan – HNK Rijeka

A veces los viajes de trabajo te permiten disfrutar de cosas que de otra forma sería más difícil realizar, y este es el caso.

Casualmente el viaje coincidió con un A.C. Milan – HNK Rijeka de Europa League, y tras mucho rebuscar por internet conseguí una entrada para la Curva Sud por 20 € (igualito que aquí…). Así que podría vivir en directo en San Siro un partido más que interesante conociendo a los croatas.

El día anterior al partido, tras dejar las cosas en el hotel me dirigí al Duomo y al Quartiere de la moda a echar un vistazo a ver si había gente de Armada ya por allí y de paso ver las famosas tiendas con sus prohibitivos precios. No pudo faltar la visita a la Flag Ship de Stone Island en Milano, la cual presentaba en el escaparate su Tank Shield Ghost Parka. De paso me fui a dar una vuelta por Excelsior Milano. Por desgracia, ni rastro de Armada.

Match day:

En el metro hacia San Siro realmente no había mucho ambiente de fútbol, creo que en Milán no lo consideraban un partido importante, como así pude comprobar más tarde por la asistencia a San Siro, y hasta que subió un grupo de gente de Armada Rijeka al metro. Parecía más un día de trabajo normal y corriente. Andando hacía San Siro había gente de Rieka en grupos pequeños y con estética típica de grupos del este (chandal, riñonera…) bebiendo tranquilamente. Tras un exhaustivo control de seguridad accedí a la Curva Sud. Me sorprendió ver colgadas las pancartas míticas de Fossa dei Leoni y Brigatte Rossonere una en cada corner, presidiendo la curva estaba la pancarta de Curva Sud Milano flanqueada por las de Vecchia Maniera y Estremi Rimedi, que parecen ser los grupos fuertes actualmente, aunque en la curva había multitud de grupos diferenciados pero al unísono en los cánticos y coreografías.

Por parte del Rijeka se desplazaron 4000 croatas que ocuparon toda la grada visitante. Mediada la segunda parte comenzó el show de pirotecnia encendiendo y lanzando bengalas a las gradas inferiores. Increíble la facilidad para pasar las bengalas a pesar del dispositivo de seguridad, para encenderlas y lanzarlas con total impunidad. Algo impensable en nuestras gradas.

El partido se puso de cara para el equipo local con un 2-0 en el marcador, empatando el Rijeka en los últimos minutos con la correspondiente alegría de los croatas. Pero en el descuento el Milán puso el tercer gol en el marcador para alegría de su afición y celebrándolo como solo los italianos saben hacer.

P.D. En Italia no todo es pizza. No dejéis de probar la piadina y el panzeroto si visitáis Milán.

Rotten​

IMG_7232IMG_7239IMG_7244IMG_7249IMG_7253

Futbolistas de mi adolescencia: Jorge Campos

Comienzo aquí una serie de artículos sobre algunos jugadores de mi adolescencia, a los que recuerdo por sus grandes cualidades futbolísticas o simplemente por otras de sus características.

Empezamos por la portería, donde unos de los más carismáticos fue sin duda el mismísimo Jorge Campos, portero/delantero mexicano de finales de los 80, de los 90 y de principios de este siglo.

campos

Nacido en la bonita Acapulco el 15 de octubre de 1966, digo portero/delantero porque jugaba en ambos puestos. Pero esto no era lo que más me llamaba la atención de chaval no, lo que me hacía seguir a este arquero goleador eran sus trajes de portero coloridos que el mismo diseñaba.

Un anuncio muy conocido de aquella época de Nike fue en el que un grupo de jugadores disputaban un partido frente al equipo del diablo en el coliseo romano. Jorge Campos era el portero de aquel equipo en el que estaban Éric Cantona, Alessandro Del Piero, Ronaldo, Rui Costa, Patrick Kluivert, Ian Wright, Tomas Brolin, Paolo Maldini, Edgar Davids y Luís Figo.

En la serie de dibujos animados japonesa “Super campeones”, el portero Ricardo Espadas está inspirada en la figura del Brody, apodo con el que se conocía a Jorge Campos.

Jorge-Campos

Él fue uno de los mejores porteros de la historia de México y de la CONCACAF. Acudió a tres mundiales con México ( USA 94, Francia 98 y Corea y Japón 2002). Sus registros goleadores fueron de 35 goles, una buena cifra ya que su puesto habitual era el de portero. En algunos partidos no era de extrañar que empezara de portero y acabara jugando en la posición más adelantada del equipo. Jugó en los clubes mejicanos de Atlante, Cruz Azul, Tigres, Puebla y Pumas. También jugo en los equipos estadounidenses de Chicago Fire y los Angeles Galaxy.

Hasta aquí una pequeña visión de uno de los porteros favoritos de mi adolescencia, ¡grande el Brody!.

Un estadio de barrio con historia

En mi visita hace unos días a tierras portuguesas, tuve la ocasión de visitar el estadio Mario Duarte donde juega el  Sport Clube Beira-Mar fundado en 1922 en la ciudad de Aveiro. Dicha ciudad es conocida como la “Venecia portuguesa” por sus canales que atraviesan el centro de la ciudad.

IMG_20170718_140404098_HDR

El primer nombre que tuvo este estadio apodado “El viejo”, con capacidad para unas 12.000 personas e inaugurado en 1935, fue el de Estadio Municipal de Aveiro. Se cambió en 1939 el nombre por el de Mario Duarte en honor a dicho deportista local fallecido ese año.

El campo estuvo cerrado durante 12 años, debido a que el Beira-Mar jugó en el nuevo estadio municipal con capacidad para unas 30.000 personas. Pero debido a problemas financieros y su bajada de categoría, actualmente juega  en la primera AF Aveiro (un equivalente a la tercera división), el club de Aveiro volvió al que fue su campo de toda la vida, donde sus aficionados consideran que es su casa, el campo de su barrio, el Mario Duarte, donde el mítico Eusebio jugó alguna vez.

Su grupo ultra llamado Ultras Auri-Negros pertenecía a la plataforma “Ultras Contra o Racismo (UCR)”, cuando dicha plataforma estaba activa hace años.

IMG_20170718_124732289_HDR

Llegamos por la mañana a las inmediaciones del estadio. Ya desde fuera se ve un campo antiguo, y lo es, tiene 85 años. Las puertas del recinto estaban abiertas, en la entrada había dos tíos hablando, nos saludamos. Al pasar estaba el bar, uno de esos de barrio con banderines colgados de diferentes equipos. En un expositor las camisetas a la venta del equipo local, enfrente la barra del bar, pedí un café solo y al momento entró uno de los tipos de fuera. Me preguntó de donde era, le dije de A Coruña del Depor, me preguntó si quería ver el campo por dentro, y le respondí que por supuesto. La señora que atendía el bar/tienda me dijo “abre esa puerta y entra”, con esa expresión como el que te invita a su casa. Mi hijo y yo abrimos la puerta, y nos encontramos un estadio vacío, descuidado, con la hierba alta (aún no empezó la temporada) pero con ese olor a historia, donde se han celebrado títulos pero también ha habido decepciones. Un estadio con dos gradas laterales, un fondo con asientos y otro sin ellos. Hierbajos creciendo entre los asientos, entre el cemento,… Paseamos mirando cada detalle e imaginándolo hasta arriba en uno de esos días importantes.

Me digo que volveré para ver un partido en esas gradas.

Al salir por la misma puerta que entramos, la del bar, mi pequeño acompañante coleccionista de camisetas me pide que le compre la camiseta de los auri-negros (apodo del Beira-Mar), que esa no la va a tener nadie. Yo acepto encantado.

IMG_20170718_125021304_HDRIMG_20170718_124952660_HDRIMG_20170718_124618188IMG_20170718_124200494_HDRIMG_20170718_125137477IMG_20170718_125129095_HDRIMG_20170718_125218827_HDRIMG_20170718_125232011_HDRIMG_20170718_125727103