On the road to Wembley (English version)

The third most prestigious knockout cup competition in the English Football League is the EFL Trophy. Annually competed for by the third and forth tiers of English football (EFL League One and EFL League Two). Presently it is generally known as the Checkatrade Trophy, from its current sponsorship deal. Since the 2016-17 season 16 under 21 teams from the first and second tiers (Premier League and EFL Championship) have been invited to enter. This is said to give some of the country’s youngest top players the chance to experience first team competitive football and help their progression.
However, this inclusion has caused a vast backlash from League One and League Two supporters and is known as the ‘B-Team boycott’. As a result the majority of matches have recorded very low attendances and generally labelled the competition as a joke and irrelevant. Whatever your opinion of the EFL Trophy it is an opportunity to see your team compete for silverware with a Wembley final and gain much needed income.
The competition’s format starts with Round 1, 16 regional groups of 4 teams. Only one per group of the invited U21 teams. The 4 group teams will play each other once, either home or away and the top 2 progress to the next knockout stage. Although the invited U21 only play group matches away. If after 90 minutes the game is drawn a penalty shoot out takes place awarding an extra point to the winning team.
Knockout Rounds 2 & 3 are still drawn on a regional basis. Teams who played in the group stages will not be drawn against each other.
Round 4 (Quarter finals) the regional draw is dropped and all teams are entered to draw each other.
Semi-finals are a one match tie home and away and as like the previous knockout rounds if after 90 minutes the score is tied then it progresses straight to penalty’s. However in the Final 30 minutes extra time will be played before penalty’s if needed.
Currently in League One, Portsmouth FC are the most successful club on the south coast of England. Bournemouth, Brighton and our much hated rivals Southampton (scum) are Premiership teams. However Pompey’s honours are greater than those three clubs combined. Our history is rich and colourful, good and bad. We are extremely proud of our beloved football club with a reputation throughout the country as very passionate and dedicated fans. In the past 10 years alone we have won the FA Cup (still to this day holding the biggest New Wembley attendance of 89,874 against Cardiff City), played in the premiership, suffered at the hands of corrupt ownership and entered administration twice, relegated 3 times in 4 consecutive seasons. Created a community trust and saved the club from closure. Unfortunately two seasons ago after being crowned League Two champions we voted to sell 100% shares to private American owners, something I strongly disagree with and voted against. Without a doubt securing promotion to League One against Notts County in the 2016-17 season was my proudest moment as a Pompey fan, as we had achieved this as a 100% community owned club. Voting to sell has left some what of a bad taste in my mouth. But as someone once said to me ‘it’s possible to divorce your wife but not your team’. I can certainly say one thing for sure being a Pompey fan is never boring.

At this moment in the 2018-19 season we are positioned fourth in the league. From September to December we were riding high at the top of the league. However, the January transfer window meant we lost 5 on loan players and seriously disrupted our form. Until this weekend just past we had not recorded a win in the league dropping us to the fourth position. Believing we could end the season with automatic promotion it is now a feeling of hoping we at least make the end of season play-offs. Time will tell what our league season outcome will be.
Unbeaten in every match of the Checkatrade Trophy we entered the semi-final drawn away against Bury FC. Who are currently 2nd in League 2. Bury is 250 miles (400km) distance from Portsmouth. A journey that should take 4 hours but was actually close to 6 hours due to the over congestion and many roadworks scattered over the British road network. The attendance for the match was 3,900 which 452 was us Pompey fans. The first half of the match was a tight affair with a 0-0 score heading into the second half. Three Portsmouth goals in the 61, 64 and 77 minutes in the second half has secured us a place in the March 31st final at Wembley.

Our opponents in the final is yet to be decided. Bristol Rovers will play Sunderland this week to decide that outcome. Both teams also from League one. Details released this week have indicated that an allocation of just under 40,000 tickets will be available to us for the final. Also awarded the home changing room we will be housed in the west side of the stadium. Giving us preference of wearing our home strip of blue, white and red. Despite many still planning to boycott the tournament and Wembley final I am pretty confident that we will sell the majority of our allocated tickets if not all. Sunderland are currently 3rd in League one and Bristol Rovers are 21st. However I would personally prefer Sunderland to progress to the final. Purely for the reason that Sunderland would bring a vast more amount of supporters than Bristol Rovers, contributing to a well attended final with a great atmosphere.

North Harbour
‘up the blues’

Mad Dog Gravesen

El danés Thomas Gravesen acaba de publicar su biografía y seguro que dará que hablar. Sus actuaciones sobre el verde son  recordadas por su alta testosterona en cada acción y sus ganas de ganar cada duelo. No era el jugador más técnico pero si es uno de lo más recordados en los equipos por los que pasó en su extensa carrera,  ya que muchas veces era la extensión del aficionado, el que cuando había que defender el escudo de la camiseta lo hacía sin miramientos y sin pensar en las consecuencias de ir al límite y dejarlo todo en el campo, y fuera de el. Y eso es lo que nos cuenta el apodado “ogro” en su biografía.

Debutó como jugador en el equipo de su ciudad natal el humilde Velje en 1995, y tras dos buenas temporadas fichó por el Hamburgo en el que  cuajó grandes actuaciones que le sirvieron para dar el paso más importante de su carrera, fichar por el Everton.

En Inglaterra se convirtió en un “box to box” de manual llegando de área a área y abarcando casi la totalidad del terreno de juego con una siempre muy valorada alta intensidad. Gravesen moría en el campo durante los 90 minutos y por los suyos mataba. Y eso siempre es de buen gusto para el aficionado en general. Tal fue el protagonismo que copaba en los partidos que el por aquel entonces el director deportivo del Real Madrid, Arrigo Sacchi, decidió acometer su fichaje para el conjunto blanco a cambio de 3,5 millones de euros.

Llegó para cubrir las espaldas de los galácticos y así estos solo tuvieran que preocuparse de correr hacia adelante. Su fuerte carácter y peculiar manera de entender el fútbol fueron protagonistas en muchas tertulias deportivas,  pese a que paso más tiempo lesionado que jugando, ya que al ser naturista, Gravesen no tomaba medicamentos por lo que sus lesiones siempre eran de más lenta recuperación que las de sus compañeros.

Durante la pretemporada de la temporada 2006-2007 el “ogro” volvió a sacar la intensidad y su locura a paseo, el problema es que la sacó contra su compañero de equipo Robinho al que pegó un par de puñetazos. Este hecho hizo que el club blanco tomase medidas y lo mandase al Celtic de Glasgow,  que durante el invierno de esa misma temporada lo cedería al Everton.

En 2009 se retiró del fútbol tras estar varios meses sin equipo y pese a tener tan solo 32 años. Lejos de parecer una noticia negativa, Thomas invirtió en muchos negocios que le reportarían múltiples ganancias. Se dice que amasó alrededor de 100 millones gracias a estas inversiones, gracias a los cuales se fue a vivir a Las Vegas…en donde perdió 61 millones en una noche de póker.

Ahora en su biografía “Mad Dog Gravesen”, escrita por Chris Sweeney nos cuenta muchísimas locas anécdotas del jugador danés, como el día en que le arrancó un diente a Ronaldo de un golpe cuando se picó con él durante un entrenamiento. Thomas lo zarandeó y al levantarlo del suelo, le rompió el diente.

En la biografía nos deja muchísimos detalles de su forma de ser: “Necesito saber que el despertador suena a la mañana, de lo contrario nunca me iré a la cama. Anteriormente, tenía un período de tres a cuatro meses en los que no trabajaba. Solo dormía por la mañana y no podía dormir por la noche. Cambié completamente la noche por el día y pude notar claramente que mi juego estaba empeorando y mi condición empeoró”. Es por eso que el danés, al principio de su carrera, compaginaba el fútbol con un trabajo como vendedor de piezas para automóviles tal y como relata en el libro.

También nos cuenta como estando en el Everton, tuvo una pelea de fuegos artificiales con Wayne Rooney, también jugador de carácter duro. Relata cómo acabaron lanzándose cohetes a una distancia de poco más de cincuenta metros. David Moyes era el entrenador por aquella época y lo describe así: “Fue en un viejo gimnasio, de aproximadamente 60 yardas de largo. Thomas y Wayne, estaban disparando fuegos artificiales el uno al otro. Tenían grandes cohetes llenos de pólvora, sostenían un extremo y se disparaban el uno al otro”.

Aparte de locas anécdotas sobre su vida deportiva, también hay espacio para su vida más personal, recordando que estuvo emparejado con la actriz porno Kira Eggers.

Todo un personaje que bien merecía tener su propia autobiografía.

Txorimalo

Entrevista a Joan Capdevila

Sales de tu pueblo natal Tárrega, de apenas 16.000 habitantes a Barcelona para enrolarte en las filas del Espanyol a una edad muy joven y consigues debutar en primera división con apenas 20 años. ¿Cómo llevaste un cambio tan grande en todos los aspectos?

El cambio de salir de un pueblo a una ciudad es grande, pero siempre es una motivación empezar un proyecto nuevo cargado de ilusiones y sueños. Yo llegaba a Barcelona que para mí ese cambio era como ir a Nueva York. Al principio fue duro separarme de mi familia con 20 años pero rápido tuve q aprender a apañármelas.

Mi padre tenía un Renault 12 y como le daba reparo se compró un Suzuki Baleno para llevarme allí, que grande mi padre.

Joan, de todos los equipos que has jugado en tu vida hay una afición con la que has mantenido una gran amistad y dentro de esta afición con un grupo en particular, los Riazor Blues. Explícales a nuestros lectores como surgió esta relación.

La relación con los Riazor Blues fue una cosa progresiva. A Coruña es una ciudad muy cómoda y la gente es cercana y amable. Siempre tuve la oportunidad de acercarme a la afición. Después con el tiempo surgió una amistad que todavía perdura hoy.

Jamás olvidare todo lo que hicieron por mi estando en el club e incluso cuando me fui. Ojala perdure mucho más tiempo igual que con Old Faces,

El 6 de marzo de 2002 el Real Madrid cumplía 100 años y el conjunto gallego del Deportivo llegaba como invitado para la fiesta. Pero lo que sucedió aquella noche quedará para la historia. Explícales a nuestros lectores que pasó ese día y como lo viviste.

Aquel día nunca lo olvidaré en mi vida, llegábamos de invitados y la liamos parda. Ver a toda esa afición animándonos, cantando ya en el calentamiento fue increíble. Ver a tanta gente contenta fue mejor q levantar la copa.

Mira si lo daban por hecho en Madrid que cuando llegamos a la cena aún estaban las banderitas del Real Madrid, tuvieron que quitarlas rápidamente.

Ya en la celebración en una discoteca apareció Lendoiro contentillo, imagina como acabo aquello, todos con unas copas de más.

Campeón de Europa y del Mundo con la selección española, eso lo sabe todo el mundo. Cuéntanos alguna anécdota no escrita de tu época con la selección española.

Alguna anécdota que recuerdo era que antes de los partidos nos reuníamos todos en mi habitación para tomar croissants con leche.

El día que ganamos la Eurocopa fuimos a celebrarlo a un pub de Innsbruck, y el difunto de Luis Aragonés se puso a bailar encima de la barra, era un tío que se implicó mucho con nosotros, era uno más. La verdad que me sorprendió mucho verlo bailar ese día.

Aparte de los equipos de la liga, también jugaste en el Santa Coloma de Andorra, el Lierse belga y el Benfica. Pero nos llama más la atención tu aventura en la India y más concretamente en el equipo del North East United. Cuéntanos cómo fue esa experiencia tanto futbolísticamente como en la vida cotidiana.

Pues la verdad nunca pensé que algún día jugaría en la India. Estaba en Brasil de comentarista en el mundial y allí me hicieron la oferta de poder jugar en la India. Así que en dos días firme el contrato y alargue mi pasión de seguir jugando al fútbol.

Allí la vida es otra cosa, con poco o nada se conforman, la vida es muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Me vino bien tener esa cura de humildad.

Recuerdo que cuando íbamos a entrenar en el coche y se cruzaba una vaca teníamos que pararnos y esperar que cruzara la carretera. No se pueden tocar ya que son sagradas. Luego veías a Elefantes pasear por la calle como si nada, gente bañándose en cubos de agua súper felices. Hasta vi a gente viviendo en los árboles.

Otra cosa que me llamó la atención era ver a tanta gente en los establecimientos, a rebosar.

Fue una experiencia única haber podido jugar en un país como la India.

Muchos niños tienen la ilusión de algún día poder imitar a sus ídolos y convertirse en futbolistas profesionales. ¿Has tenido una vida tan fácil como la gente puede pensar?

Nada es fácil en la vida, detrás de cada jugador de elite hay un camino lleno de sacrificios. Sobre todo cuando estas lejos de la familia,  eso a veces no se lleva bien.

Jugáis en enormes estadios y frente a miles de personas con todo lo que ello implica en cuanto a presión y estrés. ¿Te ha pasado en algún partido que te haya ganado esa presión antes de salir a jugar? ¿En dónde?

Sinceramente en ningún estadio me ha podido la presión, pero si que tengo que reconocer que me gustaba jugar en estadios enormes. El que más San Siro, con el Depor tuve la suerte de jugar tres veces allí, increíble.

AC Milan’s Gennaro Gattuso (r) gets away from Deportivo La Coruna’s Joan Capdevila (l) (Photo by Tony Marshall/EMPICS via Getty Images)

Hace medio año que Juan Mata arrancó su proyecto Common Goal con el objetivo de que todos los futbolistas donaran al menos el 1% de su sueldo para un fondo colectivo que utiliza el fútbol como herramienta de cambio. Sólo 6 futbolistas españoles se han unido a esta iniciativa. ¿No te parece que pese a los salarios, pocos se involucran en asuntos sociales

Si la verdad es que sí. Los jugadores deberían ser más solidarios, pero eso también va en cada persona. Es un tema muy personal.

De todos los jugadores con los que has jugado, ¿Cuáles han sido los tres mejores? Y ¿por qué?

Los tres mejores jugadores con los que he tenido el placer de jugar son Juan Carlos Valeron, Djalminha y Santi Cazorla.

Cuando estaba en el Depor lo que veía hacer a Djalma me dejaba boca abierto. Luego ahí estaba Valeron un mago del balón. Y Cazorla aún no se ha día de hoy con que pierna le pega mejor.

He sido afortunado de poder jugar con ellos.

¿Cuál sería el once ideal de Capdevila de los jugadores que has visto?

Casillas, Ramos, Pique, Puyol, Roberto Carlos, Iniesta, Xavi, Cazorla, Messi, Valeron y Cristiano Ronaldo.

Eres un fanático de Barricada y se te ha visto por varios conciertos dándolo todo junto al Drogas y su banda. ¿Con qué canción te sientes más identificado? ¿Por qué?

Barricada siempre lo escuchaba antes de los partidos para motivarme. Mi canción favorita es Deja que esto no acabe nunca.

Ahora que estás retirado del fútbol profesional, ¿Cómo es el día a día en tu vida, desde que te levantas hasta que se acuestas?

Ahora principalmente mi vida pasa por estar más tiempo con la familia, sobre todo con mis hijos. Fueron muchos años de aquí para allá y ahora lo que apetece es eso.

Actualmente estoy colaborando en programas deportivos relacionados con el fútbol y recuperándome de una lesión de rodilla, porque para matar el gusanillo  quiero seguir jugando al fútbol en veteranos.

En abril me sacaré el carnet de entrenador de fútbol y veremos si de verdad sirvo para esto, y quien sabe si algún día vuelvo A Coruña…

Carta blanca

Agradecer a toda A Coruña, al Depor y a Galicia el trato q me dieron en esos 7 maravillosos años de mi vida, en el cual crecí como profesional y sobretodo como persona. Galicia es una tierra q me encanta.

¡Tengo ganas de vivir un derbi gallego pronto!

GRACIAS A CORUÑA, GRACIAS DEPOR!!

FORZA DEPOR!!

Byron Moreno: el justiciero ajusticiado

Si os nombro a Byron Moreno probablemente la gran mayoría de vosotros no sepa de quien estoy hablando, pero si os digo que fue el árbitro que mediante unas más que dudosas decisiones echó del mundial de Corea y Japón de 2002 a la Italia de Totti, Cannavaro y compañía, tal vez os venga un vago recuerdo a la cabeza sobre quien es dicho personaje.

 Lo ocurrido en aquellos octavos de final del Mundial fue escandaloso y muy sospechoso. Durante el partido los continuos errores de Byron impidieron que Italia pudiese ganar en los 90 minutos,  por lo que el partido tuvo que irse a la prórroga. No contento con eso, el colegiado ecuatoriano expulsó  mostrándole una segunda amarilla a Totti,  justificando que había simulado un penalti cuando realmente dicha acción había sido un penalti como una casa de grande. Como guinda a la más que sospechosa actuación de Byron, este anuló un gol legal en el minuto 120 de la prorroga a Italia para que justamente después, Corea marcase el gol de oro que eliminar a los azzurri. La FIFA decidió abrir una investigación que nunca llegaría a su fin para intentar esclarecer lo ocurrido. La sombra del amaño de apuestas siempre quedó presente en esta actuación. Y es que lo que ocurrió meses después no haría más que fortalecer dicha sospecha.

Tras el Mundial volvió a arbitrar en la liga de su país, Ecuador y siguió rodeado de escándalos. Promediaba una roja por partido, lo cual le sirvió como lema en su campaña para intentar ser concejal en su ciudad natal, Quito. Su lema fue “Saca tarjeta roja a la corrupción”. Todo un personaje que en ocasiones no solo se conformaba con reírse de los demás sino que también se reía de sí mismo.  En medio de su carrera electoral, le asignaron el que a posteriori sería el partido que acabaría con su carrera y es que si todo lo anteriormente ocurrido había sido grotesco,  lo que vendría en ese partido sería el culmen perfecto a su corrupta carrera arbitral. El partido se disputaba entre el Liga Deportiva Universitaria de Quito (el equipo con el que simpatizaba y de la ciudad en la que opositó para concejal) y el Barcelona Sporting Club. A falta de 1 minuto para llegar al 90, el Barcelona ganaba por 2-3 por lo que Byron Moreno decidió añadir 6 minutos, o bueno, mejor dicho decidió añadir hasta que la Liga Deportiva consiguiese darle la vuelta al marcador y ganase el partido por 4 a 3. Pasaron 6 y el Barcelona ganaba 2-3. 7 minuto y seguía igual. 8 y por fin empató el Liga. A los 12 consiguió darle la vuelta y sin ningún tipo de vergüenza fue entonces cuando pitó el final de partido. No contento con la broma en el acta del partido decidió anotar que los goles habían sido marcados en el minuto 89 y en el min 90. Y aun por encima perdió las elecciones. Le cayeron 20 encuentros de sanción, no por el escandaloso descuento, lo cual hacía más curiosa la sanción, sino por no saber redactar un acta.

Aprovechando el parón obligatorio en sus funciones decidió participar en un programa estilo Gran Hermano que se celebraba en Italia, país al que 6 meses antes había mandado para casa por decisión propia y no por decisión justa. Como para él antes estaba el dinero que el honor se expuso allí a todo tipo de burlas y a ser el bufón del reality. Fue el primer expulsado lógicamente pero también fue el concursante mejor pagado.

De vuelta a Ecuador y tras cumplir la sanción de 20 partidos volvió a arbitrar,  en su primer partido expulsó  a 4 jugadores lo que  le volvió a valer una nueva sanción, lo que viene siendo llegar y besar el santo. Dejo el arbitraje alegando que se sentía perseguido.

Tras esto comienza un ir y venir sin un rumbo fijo de su vida. Primero funda una academia de árbitros que poco más tarde cerró, luego comenzó a ser comentarista de fútbol en la TV y radios de su país haciendo la labor que hoy en día desempeña Iturralde para los medios españoles, de justiciero de los árbitros. Pero la vida vuelve a proporcionarle un golpe,  su hijo enferma y le detectan un soplo en el corazón por el cual tiene que ser intervenido de urgencia en una operación con un riesgo muy elevado. La operación no sale del todo como debería y su hijo queda con secuelas cerebrales de por vida. Pocos meses después fallece. Es en estos años en los que Byron Moreno comienza a viajar a EEUU acumula numerosas deudas debido al tratamiento al que se tuvo que someter su hijo,  antes y después de la operación. También debido al aborto que sufrió su mujer cuando estaba embarazada de 5 meses y que puso en peligro la vida de ella.

Debido a estas deudas, Byron comenzó a ser amenazado hasta el punto de poner en peligro la vida de su segundo hijo, Dylan. Este no era hijo biológico suyo pero era de su mujer y lo sentía como tal. Llegó a un trato obligado con la gente a quien adeudaba dinero. Debía de hacer de mula con un cargamento de heroína hacia EEUU para que la deuda quedase saldada y su hijo a salvo. Él pensó que al ser arbitro FIFA y andar haciendo viajes internacionales a menudo no tendría mayor problema en cumplir con su cometido. Tremendo error. 20 de Septiembre de 2010, Byron sale de Ecuador y llega a uno de los aeropuertos más importantes de EEUU, al JFK. Con él 6 kilos de heroína adheridos a su cuerpo con cintas, pero  alguien del aeropuerto decide hacer un chequeo aleatorio con la mala suerte de que cae en él. Byron intenta evitar lo inevitable alegando lo mismo que alega en Ecuador cuando va a ser cacheado, que ha sufrido una operación de estómago y por eso lleva una faja estética. Pero EEUU no es Ecuador y todo lo que tocan es acolchado por lo que es obligado a desnudarse descubriendo el objetivo del viaje del ex árbitro. Ahí es cuando se dio cuenta de que lo habían vendido. “Tu venias caído” le dijeron en la cárcel. Así se les llama a las personas que son entregadas a la DEA por los propios narcos para que se consuelen con algo o para que alguno de ellos a cambio consiga rebajar su condena. Byron fue condenado a 30 meses que finalmente fueron menos gracias a su buena conducta dentro de prisión. Solo fueron 30 meses y no más porque de los 6,2 kilos que le habían pedido trasportar solo el 17% era puro, dando fuerza así a la teoría de que simplemente fue entregado por los narcos para rebajarle la condena a alguno de los suyos. El escandalo llegó rápido a su país natal ya que allí siempre había sido una persona conocida, lo que creó un  gran revuelo.

Cuando salió de la cárcel, volvió a Ecuador y se instaló allí nuevamente. Ahora se dedica a arbitrar partidos amateurs…y todo lo que le propongan, como peleas de barro en una discoteca de su ciudad.

Txorimalo

Luton Town 3 Portsmouth 2

Ayer jugaba en Luton el equipo de nuestro amigo y colaborador North Harbour, el Portsmouth. Unas 2h en coche separan ambas ciudades, asi que nuestro amigo y unos cuantos valientes se fueron en bus hasta Luton para ver cómo su equipo segundo clasificado en la League One jugaba en casa del primero. Luego de alrededor  150 km y unas 3h en el autocar y con un clima típico inglés llegaban a Kenilworth Road. Partido duro que llegaba al minuto 85 con empate a dos goles. Un minuto más tarde George Moncur le daba la victoria al equipo local. Ahora tocaba volver a la ciudad del condado de Hampshire.

NI CODIGOS NI AMISTAD, COBRAN TODOS

El Club Atlético Platense es un club argentino de fútbol que hoy milita en la segunda división (nacional B), nacido en el año 1905 en el barrio porteño de Recoleta, pero que años más tarde se mudaría al glorioso barrio de SAAVEDRA.

Soy de PLATENSE, así con mayúsculas, ”el calamar”, ”el marron”,”el fantasma del descenso” (como nos apodó una vez la prensa) o “los tirapiedras” (como nos llaman nuestros rivales).

Somos un club pequeño pero de gran historia, 114 años de historia de los cuales 75 años fueron en primera división, estos últimos años alternando entre la segunda y tercera división (actualmente en segunda, campeones en 2018).

El club es mi vida, mi religión, mi familia ,mis amigos ,es el aire que respiro, un estado de la mente que no se puede describir con palabras, nunca ganamos un título de nada, pero no me importa, esto no se trata de triunfos sino de sentimientos.

Mi historia con este sentimiento data desde el día de mi nacimiento, por herencia de mi padre, al vivir en el barrio no había otra opción que ser CALAMAR.

Mi adolescencia fue dura, a los 12 años me mudé a 400 km por lo cual hinchas de Platense éramos muchos menos. Cargadas y maltratos sufrí por esta razón, hoy lo llaman bullying, en esa época no existía, por lo tanto tuve que aprender a defenderme, hacerme respetar y dejar siempre bien parado el honor de mi club. No ganábamos nunca en la cancha (en mi adolescencia Platense estaba en primera división).

 Como dije antes ,club pequeño pero con mucho “aguante”, combates con los clubes más grandes del país, Boca, River… los 80`s y 90`s fueron la época dorada de la violencia deportiva y nuestra fiel barra estaba siempre al pie del cañón, lista para combatir.

Club odiado por casi todo el fútbol argentino, apodados  “los fantasmas del descenso” por salvarnos todos los años y mandar a algún otro equipo a la segunda división. Creo que ser odiado por todos es de las cosas que más me gusta, no hacemos amistades con ningún club, tenemos dos o tres hinchadas con las que hay digamos “buena relación” pero amistades jamás, ” PLATENSE AGUANTA SOLO!!

La Banda más fiel considera enemigos a las barras bravas de, Chacarita Juniors, Argentinos Juniors, Tigre, Lanús, Gimnasia de La Plata, Temperley, Huracán, River Plate, Estudiantes de Buenos Aires, Vélez Sarsfield, Ferro, All Boys, Nueva Chicago, Quilmes, Atlanta, Deportivo Morón, Deportivo Español, Defensores de Belgrano, Excursionistas, Deportivo Laferrere, Almirante Brown, Banfield y Belgrano (Córdoba).

La violencia en el fútbol argentino era moneda corriente, en todos los partidos, todos los fines de semanas había incidentes. Hoy es muy difícil que las peleas sean con hinchadas contrarias ya que hace unos años que los partidos se juegan solo con público local a causa de la muerte de un hincha de Tigre en un partido contra Nueva Chicago.

Igualmente las barras argentinas siempre se las ingenian para alimentar la sed de violencia, ya sea contra la policía o una modalidad que ya lleva un tiempo que son las peleas dentro de la misma hinchadas, yo sé que es raro de entender pero es tal cual lo leen.

El tema es muy complejo por estos lados, cada equipo suele tener hasta dos o tres facciones de barras bravas, todas se disputan el liderazgo, la que  tenga el liderazgo es la que más dinero le va a entrar y este dinero sale de negocios ilegales obviamente, reventa de entradas, dinero de las personas que cuidan autos en las cercanías de los estadios, venta de drogas y hasta son fuerzas de choque de los partidos políticos.

La política juega un papel muy importante dentro del fútbol, acá no pasa como en Europa por ser de izquierda o de derecha, acá el que más dinero aporte a la barra se le apoya.

Se dejó un poco de lado el amor a la camiseta en el fútbol argentino y entraron en juego los negocios, los barras son empresarios de la delincuencia pero los que sufrimos las consecuencias somos los hinchas de verdad que queremos ver a nuestros equipos de local y visitante, tomarnos unas cervezas, fumarnos unos porros, alguna que otra pelea y robo de camiseta o bandera esporádica.

Stefan Edberg

Sunderland’til I die

Debido al tiempo libre que siempre suele haber en navidad, me decidí a ver la serie documental futbolera “Sunderland’til I die” que podemos encontrar en Netflix. Consta de 8 capítulos y nos narra la temporada 2017-2018 de este histórico club inglés situado al Noroeste del país, a tan solo media hora en coche de sus más acérrimos rivales, Newcastle.

El Sunderland  es un club histórico de Inglaterra debido a sus 140 años de historia y a que ha conseguido ganar en 6 ocasiones la liga y en 2 ocasiones la FA cup (lo equivalente a la copa del Rey). Si tuviese que compararlo para que os hicieseis una idea, lo compararía con el Athletic Club de Bilbao.

Durante sus 8 capítulos nos muestra el sufrimiento de una ciudad que vive por y para su equipo. Que cae en depresión con sus derrotas y que llora de alegría con sus victorias. Nos enseña las entrañas del club desde como se prepara la pretemporada, como se digieren los resultados o como se realizan los fichajes. Y sobre todo nos muestra la relación tan estrecha y espiritual que hay entre el club y la ciudad obrera e industrial que es Sunderland. Siempre narrado en primera persona, pasando por testimonios del manager general, jugadores, empleados del club o simples aficionados.

La verdad que con el transcurso del documental empiezas a empatizar con el club y el sufrimiento de sus aficionados, ya que tras el descenso consumado a la championship (segunda división) la anterior temporada, el equipo parte con el objetivo de volver a alcanzar la máxima categoría. Te das cuenta que si algo puede salir mal en el club, acabará sucediendo. Y así es como lo que empieza siendo una temporada ilusionante, acaba siendo un fracaso de temporada, en la que por tercera vez en toda su historia acaba con el equipo descendiendo a la tercera división inglesa. Para mí lo mejor de la serie, aparte de que te muestran el club y todas sus parcelas tal y como son,  es que consigue que el espectador se meta en el sufrimiento del fiel aficionado del Sunderland, haciéndote desear firmemente que las derrotas que se van dando partido tras partido, tornen en victorias.

Se rumorea que el equipo de Netflix también está grabando actualmente para hacer una segunda temporada de la serie documental, y es que ha tenido bastante impacto sobre todo en las islas. Tal es así que ayer se jugó un Sundeland vs Newcastle sub21 en el cual los cerca de 3000 aficionados de las urracas desplazados para animar a su filial entonaron un cantico que decía “Os vimos llorar en Netflix” en referencia a dicha serie. No sé si se realizará esta segunda temporada, lo que sí sé es que los aficionados del Sunderland nunca van a abandonar a su equipo, independientemente de la categoría en la que este como se puede concluir vista la serie, y es que ya no solo ellos, estoy seguro que muchos de los que han visto la serie estarán pendientes y esbozarán una pequeña sonrisa si el equipo consigue el ascenso este año, servidor incluido.

Como dice el cántico más famoso de su hinchada “¡Sunderland’ til I die!”.

Txorimalo

Iruña, La Mancha y el Superclásico…

Cuando salió el horario del Albacete-Osasuna, nos planteamos dos amiguetes bajar a la capital Manchega para jalear a los nuestros. El plan era bajar a Albacete por la mañana, ver el partido, disfrutar de la noche albaceteña y al día siguiente volvernos para nuestra querida capital. Pero el viernes a última hora de la tarde nos surge la posibilidad de adquirir dos entradas para el River-Boca final de la Copa Libertadores que se jugaba el domingo. A pesar de que nos oponíamos a que ese partido se jugara en Madrid, decidimos tragarnos nuestros principios, y acudir al partido.

Lo que en un principio se presentaba como un tranquilo fin de semana familiar prenavideño en la fría Iruña, acabó convirtiéndose en una auténtica “Tourné” por las Castillas para ver dos partidos de fútbol en 24 horas.

El sábado por la mañana poníamos rumbo a Castilla la Mancha. Del viaje poco que comentar, casi 6 horas en coche del tirón, que llevamos de la manera más digna posible.

Llegada al campo 20 minutos antes de que abrieran taquillas, pillamos las entradas y para el apartamento. Nos llamó la atención la fila tan grande que había para pillar entradas, y es que la buena situación del equipo local, sumada a la oferta que hacían al publico albaceteño (entradas a 10 €), provocó que el personal se animara a bajar al Carlos Belmonte.

Dejamos las cosas en al apartamento, y nos fuimos a tomar algo por la calle Concepción, zona de marcha de la capital manchega, y la verdad es que para ser poco más de las cuatro de la tarde, el ambiente que allí había era espectacular, de hecho, hubo un momento que nos planteamos el no ir al partido, y quedarnos allí disfrutando de la marcha manchega.

Tras un par de copas, decidimos bajar al campo. Pillamos un taxi, y la conversación con el chofer fue de lo más interesante, se trataba de un socio de Albacete, de los de toda la vida, que se ponía loco hablando de sus conciudadanos y de cómo estos pasaban del Alba, poniendo por delante al Madrid, el Barça o al Atleti. Para que os hagáis una idea de como está el tema  allí, preguntamos a varias personas donde estaba el campo, y a la tercera nos lo supieron decir.

Una vez donde el campo, tomamos la última, y de ahí a las grada con los cerca de un centenar de rojillos que  acompañaban al equipo.  Del partido poco que comentar, se adelantó Osasuna, remontó el Albacete, y a 10 minutos para el final empató Osasuna, que estuvo a punto de llevarse el partido al quedarse el cuadro manchego con nueve jugadores.

Tras el partido, nos retienen 45 minutos y vuelta para el centro sin ningún tipo de problema.

Cena en La bella Burguesa, una hamburguesería en el centro de Albacete, que cuenta con una carta bastante completa, con hamburguesas de diferentes carnes, y un surtido muy variado de entrantes, y platos para picar.  Servidor se inclinó por una hamburguesa de Buey Angus  que estaba deliciosa. 

Una vez saciada el hambre, nos dirigimos a tomar un par de copas antes de irnos a dormir, y es que al día siguiente teníamos una gran jornada por delante.

Primero, dejándonos asesorar por los rojillos desplazados a Albacete, probamos suerte en el TNT Rock & Beer, garito Heavy de los de toda la vida. Tras pedir “Balas Blancas” de Barricada y apurar la cerveza, nos fuimos a la otra opción que nos habían recomendado, el Ruta 66.

Si bien el TNT nos resultó demasiado metalero, el Route 66 nos gustó bastante más.  Temas de Kortatu, Mano Negra, La Polla, o Skalariak, hizo que nos remontáramos a la Iruña del siglo pasado. Tras echar unas cuantas cervezas allí, y después de dudar mucho, decidimos irnos para casa para poder disfrutar de todo lo que nos esperaba el día siguiente. Justo antes de llegar a casa, nos encontramos por la zona de copas con el ídolo local y ex jugador de Osasuna, el Toro Acuña.

Suena el despertador a las 8:30, a pesar del mal temple y de la resaca, nos levantamos, nos pegamos una ducha y fuimos a desayunar.

Tras el almuerzo en condiciones, pusimos rumbo a Madrid, no sin antes parar en una fábrica de navajas.

La industria cuchillera en Albacete, da sustento a más de 2000 familias. Hablamos de uno de los sectores industriales más importante en la región. De Albacete es la mítica firma de cubiertos Arcos, que seguro tendréis por casa, y como esta, varias decenas más de casas que se dedican a la fabricación artesana y en menor escala de todo tipo de cuchillos y navajas. Al igual que en Navarra contamos con la denominación de origen de la Ternera de Navarra, en Albacete,  el ayuntamiento ha creado el sello AB cuchillería de Albacete que concede a talleres y fabricantes de cuchillos de la provincia para que puedan utilizarlo como distintivo de garantía y calidad. La marca registrada en 2006 es compartida por diversas empresas albaceteñas que mantienen el espíritu de la cuchillería de Albacete como estandarte para defenderse de los productos importados que a menudo no identifican su origen y logran competir de forma fraudulenta con los verdaderos cuchillos y navajas de Albacete. Evidentemente, este sello solo puede ir marcado en aquellos productos fabricados en la provincia, quedando excluidos aquellos que se comercialicen, pero sean fabricados por terceros, incluyendo aquí los de importación.

La fábrica de navajas en la que paramos se llamaba Navarro, y estaba al lado de una gasolinera en la autovía de Alicante. Buscando por Internet, vi que había una cuchillería con el mismo nombre en Oiartzun, pero se trataban de dos negocios completamente diferentes, ya que este último estaba enfocado completamente a la cuchillería de cocina. La verdad es que entrar a la fábrica era una locura, ya que teníamos ante nosotros una multitud de navajas y cuchillos de todo tipo, cuyo precio oscilaba entre los 10 y los varios cientos de euros.

Tras pasar más de media hora allí mirando cuchillos, servidor se decantó por una navaja Joker deportiva acero Mova 1.4166, hoja de 7 centímetros, seguro y cachas de olivo. La verdad es que un gozada de cuchillo, pequeño y muy discreto. La dependienta, nos preguntó si íbamos a Madrid al partido, y al decirle que sí, nos pidió que guardáramos el ticket de compra, ya que según ella, el día iba a estar complicado allí…

Una vez ya “armados”, pusimos rumbo a Madrid, última escala del viaje para poder disfrutar del “superclásico” y de su previa.

Por la autovía no paramos de ver coches y autobuses de argentinos de todos los rincones de la península que se dirigían a la capital de estado, lo que nos hacía presagiar, lo que al final pudimos confirmar, y es que muchos de los argentinos que vivieron el superclásico, venían de diferentes lugares de la península.

Sinceramente, no seguí muy de cerca el tema de cómo se tomó la decisión de jugar la final en Bernabeú, y desconozco lo motivos para ello, pero lo que es cierto es que me enteré de que definitivamente se iba a jugar el partido en Madrid 4 días antes, y por supuesto, en ese momento ni se me pasó por la cabeza que al final iba a acabar asistiendo al partido.

La verdad es que jugar una final a miles de kilómetros del estadio donde debería celebrarse porque hayan apedreado un autobús, me parece increíble, indignante y asqueroso, puedo entender que se juegue a puerta cerrada, en otro campo de Buenos Aires, o que incluso den el partido por perdido a River, pero que les hagan jugar el partido en Europa…

Desconozco los trapicheos que se traen Floren, la Conmebol y la FIFA, pero me imagino que sus jugosos motivos tendrán para tomar esa decisión.

Dicho esto, me trago mis principios y sigo narrando el día.

Aparcamos el coche en la castellana, a la altura donde estaba cortada, que coincidía con la Fan Zone de Boca. Para el partido se habían habilitado dos Fan Zones, una en Nuevo Ministerios, donde se encontraban los seguidores de Boca, y otra en la Plaza de Cuzco para los seguidores Millonarios. Entre medio, miles de maderos a caballo, a pie, en camionetas, en tanquetas, en coche, de paisano y de uniforme…. Y es que los medios de comunicación habían calentado el tema de tal manera, que parecía que lo que se iba a producir en Madrid iba a dejar la “batalla de Marsella” entre rusos e ingleses como una pelea de patio. No hace falta que os explique cómo es “periodismo” en el estado.

Tras un rato de chafardeo por la zona xeneize, llegamos a la conclusión de que el 99 % del personal que había allí, o era rico, o venía de algún lugar de la península. Cierto es que vimos a algún grupillo de barras sueltos a su bola, que sí que tenían peor pinta, pero como digo eran minoría frente a la mayoría de aficionados, eso sí, ruidosos, pero no conflictivos.

Viendo que allí poco había que hacer, nos fuimos un rato al centro a comer algo.

Tras comer, nos dimos una vuelta por la parte sur del Bernabeu, donde había mayoría de seguidores de Boca. La verdad es que no pude resistirme a dar un garbeo por Marceliano,  mi sorpresa fue grande, al ver que allí, a 3 horas de que empezara el partido, la presencia de Ultras madridistas era nula. Pensaba que harían acto de presencia, pero lo único que había eran Bosteros tomando sus cervezas tranquilamente. 

De allí nos dirigimos a la fan zone de River en la parte norte de la castellana, dando un grandísimo rodeo, ya que la mayoría de calles estaban cortadas por el perímetro de seguridad qué se había desplegado alrededor del estadio madridista.

En la Fan Zone de River, pues parecido a la de Boca, pero posiblemente con más gente pudiente y menos “peligrosos” sueltos. Mucho cántico, mucha bandera y paraguas, pero poca tensión.

Bajamos con ellos para el Bernabeu, y nos metimos a un bar a tomar algo, casualidad, un inglés con su familia tomando una cerveza con su gorra Lacoste y su jersey Stone Island. 

Dos horas antes de que comenzara el partido y viendo que la gente de River bajaba para el campo, decidimos pasar el perímetro de seguridad y acercarnos al Bernabéu. Para entrar en el perímetro, había que tener entrada. Primero, hacían pasar a grupos de unas 50 personas, y luego uno por uno, independientemente de la edad, el sexo, o las pintas que llevabas, te cacheaban de arriba abajo.

Me llamaron la atención unos seguidores de boca vestidos de fantasmas con una B en grande pintada en el pecho, en referencia al descenso de River de hace unas temporadas.

Una vez dentro del perímetro estuvimos tomando algo en algún bar del Bernabéu, y con una hora de antelación nos metimos en el estadio. Mi compañero de correrías me convenció de que en Argentina la gente entra pronto al estadio para animar. La verdad es que en este caso, éramos minoría los que estábamos dentro.

Nuestras localidades estaban en zona neutral pero más cerca de la Zona de Boca. 

La verdad es que el sitio era espectacular, muy cerca del campo y con una perspectiva perfecta para ver el partido, nada que ver con mis dos anteriores visitas al Bernabéu siguiendo a mi querido Osasuna, donde mi ubicación fue en la zona visitante a varias decenas de metros sobre el terreno de juego.

Poco a poco se fue llenando el campo, a la izquierda los Xeneices, y a la derecha los millonarios.

Comienzan los cánticos, barren los bosteros por goleada, seguramente influía el tenerlos más cerca.Eran continuos los cánticos haciendo referencia al descenso, y mofas varias.

Comienza la megafonía a nombrar a los jugadores de uno y otro equipo, pero lo único que se escucha es el nombre seguido de un brutal puuuutooo!!!

Comienza el partido, en lo deportivo prácticamente nada que comentar, entradas dignas de ser juzgadas por el tribunal de derechos humanos de la Haya, ataques estáticos, y pérdidas de tiempo varias, en una falta se me ocurrió cronometrar desde que pitó el árbitro hasta que se sacó pasaron 5 minutos 23 segundos…

En la grada seguía mandando Boca, la verdad es que la pasión que le ponen al animar, no la he visto en ningún estadio, anima igual un niño de 10 que un abuelo de 80, es espectacular, sumado a insultos perfectamente hilvanados que podrían pasar perfectamente por poemas… Hijodelaremilputasidosodemierdalaconchadetumadre!!! En la parte superior de la zona de Boca, y un poco apartados, se podía ver a un grupo con muchas pancartas de la 12, que tuvo algún rifirrafe con los seguratas y que no paraban de cantar, entiendo que se trataba del núcleo más duro de la hinchada xeneize, En la parte de River no se veía ningún núcleo conflictivo.

Minuto 43 y marca gol Boca, lo que provoca el éxtasis en las gradas, yo tenía a una cuadrilla de veteranos y adinerados bosteros que acabaron abrazados y llorando a moco tendido.

Descanso y comienza la segunda parte, la afición de River, se funde y solo se oye a los seguidores de Boca. Llega el minuto 67, y por fin empata Pratto, lo que provoca el delirio de los “millonarios”. Varios seguidores de River celebran el gol detrás de nosotros sin que haya ningún tipo de problema.

Terminan los 90 minutos y nos vamos a la prórroga. Comienza el tiempo añadido y Wilmar Barrios, ve la segunda amarilla por una entrada por la que en Europa le hubieran tenido 4 meses apartado, balón divido, entra con la plancha por delante, y no satisfecho con eso pisa al rival… Me gusta el fútbol de contacto y reconozco que disfruté con el fútbol “canchero” que vi en el Bernabéu.

A partir de aquí, poco que contar, superioridad absoluta de River, que consigue ponerse por delante. Flipante Andrada, portero de Boca que a 7 minutos del final y desoyendo las ordenes de su entrenador sube a rematar todos los córners de su equipo, perdiendo solo de un gol.

En una de estas jugadas, River mete el tercero y se acaba el partido.

A partir de ahí locura en la zona de los millonarios y desolación en la de los bosteros.

Termina el partido y sin esperar a que levanten la copa nos vamos a la zona de Nuevos Ministerios a por el coche, que aún nos quedaban unas cuantas horas de coche hasta nuestra querida Iruña.

A la salida del partido, tranquilidad absoluta, coche y para casa.

La verdad es que se me ha quedado un sabor agridulce con la experiencia vivida. Me ha impactado la pasión con la que viven el fútbol los argentinos, esa pasión es independiente de la edad, el sexo o el nivel económico del aficionado, están completamente locos por el futbol. Nunca he visto nada igual en cualquier campo de todos los que he visitado. La parte negativa, pues que el jugar un partido a miles de kilómetros de Buenos Aires ha provocado que solo las élites bonaerenses y argentinos afincados en España y algún que otro país europeo hayan podido disfrutar de este partido, evitando de esta manera que el aficionado menos pudiente, pero seguramente más pasional se quedara en su casa. Eso, sumado al increíble despliegue policial jaleado y justificado por prensa y políticos varios, hace que un River vs Boca final de la Libertadores se convierta en un circo para turistas y periodistas.

The Fir

Estadios de fútbol curiosos

Acostumbrados a los grandes estadios de las grandes ligas europeas y de las potencias mundiales, no dejan de llamar la atención aquellos estadios que alejados de las cámaras y los patrocinios de grandes entidades, consiguen conservar gran parte de la esencia del fútbol, ese que se juega en cualquier parte si hay ganas de hacerlo. Y es que hay muchísimos estadios que pese a las adversidades del terreno o simplemente del espacio, consiguen erigirse como grandes y bonitos espacios para la práctica de nuestro tan amado deporte. A continuación os dejo unas pequeñas muestras de algunos de estos estadios:

ESTADIO EIDI , ISLAS FEROE

Construido en 1942 en las Islas Feroe, está rodeado completamente por el Océano Atlántico, tanto es así que los equipos deben de viajar en barco para poder acceder a él. Es un estadio muy aislado donde el aire juega muchas veces malas pasadas a los jugadores y donde apenas hay sitio para los espectadores que quieran ver los partidos de los equipos semi-profesionales que juegan allí. ¿Cuántos balones se habrá tragado ya el agua?.

PARQUE MESCHERSKY, MOSCU

Difícil de encontrar debido a que está perdido en este bosque del norte de la ciudad rusa de Moscú. Estuvo abandonado hasta cerca del 2005 cuando se emprendió su remodelación. Todo un lujo poder darle unas patadas al balón rodeado de naturaleza y aire limpio.

PARQUE ADIDAS FUTSAL, JAPON

¿A quién no le molaría jugar en un rascacielos con la ciudad a sus pies? Pues en Tokio esto es posible. Se encuentra en la azotea del centro comercial  Tokyu Toyoko y en él juegan los más importantes equipos de futbol sala de la ciudad.  También se disputa un curioso torneo llamado “Beer cup” que como su propio nombre indica, gira en torno a la cerveza. En dicho torneo los jugadores beben cerveza antes, durante y después de los partidos. Mal asunto si no pretenden darle con el balón a alguno de los miles de transeúntes que pasan por la calle de abajo…

ESTADIO OTTMAR HITZFIELD, SUIZA

Es el campo más alto de Europa gracias a sus 2000 metros de altitud. Lleva el nombre del ex seleccionador Suizo Ottmar Hitzfield, debido a su altitud y la imposibilidad de que crezca hierba natural debido a las condiciones atmosféricas. El campo es de césped artificial y sirve de local al equipo FC Gspon. Para poder acceder a él hay que valerse del teleférico, y las colinas sirven de gradas para los valientes espectadores que deciden acudir.

ESTADIO SILVESTRE CARRILLO, CANARIAS

Es el estadio donde el C.D Mensajero de la Isla de la Palma ejerce de local.  Fue construido  sobre un edificio de oficinas situado en la ladera de una montaña que rodea  Sta Cruz de La Palma. Tiene capacidad para 6000 espectadores y recibe el nombre de Silvestre Carrillo en honor al socio del C.D.Mensajero  el cual donó los terrenos para su construcción.

MARINA BAY , SINGAPUR

Este estadio de Singapur cuenta con solo una grada en tierra firme con capacidad para albergar a 30.000 espectadores, también se utiliza para el gran premio de fórmula 1 de Singapur, pasando la pista de los bólidos entre la grada y el campo de fútbol. Lo que es el rectángulo del campo de fútbol, se ubica sobre una plataforma flotante con capacidad para soportar 1070 toneladas.

GOSPIN DOLAC, CROACIA

Situado en un entorno mágico, rodeado de laderas e incluso un lago natural. Está en la cara interna de una montaña de piedra y cuenta con capacidad para 4000 espectadores, en el que ejerce de local el equipo profesional NK Imotski de la segunda división croata.

MMABATO STAIDUM, SUDAFRICA

Sus gradas parecen estar realizadas a piezas y en escalones con intención de aprovechar todo el espacio disponible. Sus extrañas gradas son independientes entre ellas y no están orientadas hacia el terreno de juego, parecen estar mirando las unas a las otras. Fue diseñado y construido por soviéticos, tiene capacidad para casi cerca de 60.000 espectadores.

IGRALIATE BATARIJA, CROACIA

Es el único estadio del mundo situado entre dos monumentos históricos declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco: el castillo de Camarlengo y la torre de San Marco. Alberga los partidos de local del NHK Trogir.

VOZDOVAK STADIUM, SERBIA

Acoge al FK Vozdovac, equipo de la máxima división en la liga serbia. Está ubicado en la parte alta de un centro comercial, fue construido en el 2013. Tiene capacidad para 5200 espectadores en sus gradas y muchos más para los fanáticos de las compras. Quien quiera derrochar y luego ver un partido de fútbol sin apenas moverse del sitio, ya no tiene excusa…

KOH PANYEE , TAILANDIA

Sin duda uno de los campos de futbol más inverosímiles y extraños del planeta. Está situado en el pueblo de Koh Panyee (de aquí el nombre del campo), una pequeña isla de Tailandia con una minúscula superficie terrestre.  Este pueblo de pescadores es tremendamente futbolero, se dice que por la estelar actuación del gran Diego en el mundial de México 86  y debido a que todo el pueblo se encuentra sobre pilotes de madera encima del mar y las casas se comieron la poca playa que había, los pescadores tiraron de ingenio para construir un pequeño campo de fútbol flotante mediante maderas y restos de barcos. El único problema es que el balón se vaya al agua pero los jugadores se lo toman con filosofía “¡Un chapuzón recupera los músculos del calor!”. Y quien no sepa nadar, ya sabe, que tenga mejor toque para no sacarla del campo.

Txorimalo

#Eyesonthecity, Manchester & London. Andrew Henderson

La serie de CP. Company Eyes on the City nos presenta para este otoño/invierno 2018 una interpretación del Campeón Mundial Freestyle de Fútbol, Andrew Henderson. Como ya publicamos en otro artículo la serie Eyes on the City presenta la innovación y la experimentación con videos y fotos de personas a través de entornos urbanos.

Andrew creció en Cornwall con un gran talento y motivación para el deporte. Una terrible fractura en la pierna no frenó el amor de Andrew por el deporte, sino que alimentó su deseo de triunfar. Después de decidir centrarse en el freestyle, rápidamente pasó de ser un joven prodigio a ganar su primer título mundial en 2011.

El impulso, el talento y la motivación de Andrew lo llevaron a ganar dos títulos mundiales más y numerosas competiciones, convirtiéndose en el futbolista de freestyle más exitoso que jamás haya existido. Es el actual campeón del mundo y también lleva varios años seguidos como campeón del Reino Unido.

En febrero de este año estuvo en Madrid  en casa de Cristino Ronaldo para un spot publicitario y ambos intercambiaron malabares, y como era de esperar el jugador portugués actualmente en la  Juventus se quedó sorprendido por la técnica de Andrew.